Inflación

Una por una, las razones detrás del impresionante aumento del pollo, los huevos y la carne

En el contexto de la gripe aviar ya se han registrado importantes aumentos en los huevos y el pollo, frente a un contexto económico incierto. La carne también sufrió incrementos en febrero. Productos que en 2022 corrieron por detrás de la inflación, tienen un fuerte impacto en la mesa local.

Diana Chiani
Diana Chiani jueves, 9 de marzo de 2023 · 15:18 hs
Una por una, las razones detrás del impresionante aumento del pollo, los huevos y la carne
Foto: Onmv.

El aumento de los precios de los alimentos es –por su condición de bienes necesarios- el que más impacta en la economía familiar. En especial en los sectores menos favorecidos que deben destinar buena o toda parte de sus ingresos a comprar comida. Este mes se registró un fuerte movimiento en productos como pollo, huevos y carnes –que aportan proteínas- y que el año pasado habían subido a un ritmo menor que el resto de la inflación.

A días de que el Indec publique sus datos, el Índice de Precios al Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires (IPCBA) registró en febrero un incremento de 7,7% en el rubro alimentos y bebidas no alcohólicas. Su principal motor: Carnes y derivados que subieron 15,2%. En Mendoza, en tanto, el Índice que releva la consultora Evaluecon mostró un alza de 37% para el rubro alimentos y bebidas.

Pese a que la gripe aviar aún no llega a todas las granjas del país, la Nación mira con preocupación los sacrificios de pollos en criaderos de Mar del Plata y Rosario; principalmente, lo que se ha comenzado a trasladar a precios. A esta altura, en el país se cuentan unos 200 000 animales sacrificados y cierre de exportaciones que, por el momento, se han volcado al mercado interno.

Saltos de precios

Aunque no siempre son industrias asociadas, la situación en las granjas ya ha impactado fuerte en el aumento del maple de huevo, que en las últimas semanas subió más de 40%. Costaba $700 y su precio ya supera los $1000 en algunos locales de Mendoza. Los últimos días, incluso, se han registrado nuevos incrementos y hay negocios en los que un maple pasó de $1200 a $1500. Así, lo que hasta hace poco era una proteína sana y relativamente barata, hoy no lo es.

“La carne de pollo es más económica que la vacuna, si se tiene en cuenta que un kilo de pollo fresco producido en Mendoza cuesta unos $680 y, congelado cerca de $500”, expresó Antonio Olmo, de avícola Luján. El empresario puntualizó que los precios entre septiembre y febrero han tenido un incremento de 46%; lo que no alcanza aún la inflación del resto de los productos. Esta diferencia podría sumar a la mayor demanda de pollo en relación a las otras carnes.

Adriana Rovira, propietaria de una despensa que vende milanesas de pollo y productos similares, contó a MDZ que en los últimos tres días, la caja de 20 kilos llegó más cara. Mientras el lunes pagó unos $9.580, el martes desembolsó casi $9900. La sorpresa la recibió el miércoles cuando tuvo que pagar el mismo producto a unos $11.200; con un salto en un día más de 13%.

Adriana comentó que mientras algunos de sus clientes ya ni preguntan el precio por estar “acostumbrados” a la inflación, a muchos otros no les queda otra que restringir cantidades a la hora de comprar. La mujer agregó que las justificaciones de los aumentos hoy tienen que ver con que “no hay suficiente cantidad de pollos”, pero que otras veces ha estado relacionada con los incrementos de las naftas. Siem pre hay un argumento....

Por último, la carne vacuna comenzó en enero su movimiento alcista ya que su precio también había quedado relegado en comparación con otros productos de la economía y de la alimentación. Entonces subió entre 20% y 30% durante algunas semanas.

En la actualidad Rubén Pontel, de la Cámara de Matarifes y Abasteros de Mendoza, señaló que el sector recibió los últimos aumentos diez días atrás y que, desde entonces, no ha habido ni se esperan movimientos en el corto plazo.

Perspectivas inciertas

En un contexto inflacionario es difícil prever qué pasará con los precios. Sin embargo, al parecer, las carnes y los huevos podrían continuar hacia arriba, debido al contexto en granjas, feedlots y el campo en general. A las dificultades que podría presentar el avance de la gripe aviar, se suma el incremento de los cereales; principal alimento de pollos y vacas.

En palabras de Olmos, mientras el pollo subió desde septiembre un 46%, el alimento balanceado lo hizo un 75%. Se prevé que el precio de los cereales en general continúe hacia arriba, con el consiguiente impacto en el producto final.

Esto, sin contar la situación que plantea la gripe aviar que anticipa escasez e incertidumbre y ya ha comenzado a golpear el precio de alimentos ricos en proteínas que funcionan como alternativa y posibilidad a la carne vacuna que, pese a su valor desactualizado, cuesta el doble que el pollo.

Archivado en