Por qué un vuelo a Miami cuesta ya hasta $1.000.000

Por qué un vuelo a Miami cuesta ya hasta $1.000.000

La devaluación del peso, los altos impuestos y la falta de oferta de vuelos, con una demanda fuerte, hace que haya pasajes con valores insólitos para viajar. Si el pasajero necesitan asegurarse fecha de salida y regreso determinada, un ticket puede costar u$s6.000.

Horacio Alonso

Horacio Alonso

En la Argentina se ha perdido noción de los precios y, por distintos motivos, el valor de un producto o un servicio escala a cifras desorbitantes. Desde un simple sándwich de miga, que puede costar más de $100, hasta un auto del segmento chico, que se acerca a los $2.000.000. En materia de pasajes aéreos, también se encuentran valores impensados.

Por ejemplo, volar a un destino codiciado para los argentinos, como es Miami, en las próximas semanas, puede demandar hasta un millón de pesos. Es cierto que se puede conseguir a menor precio, según la flexibilidad de los pasajeros, pero hacerlo en el fecha deseada y de la forma que el comprador quiere, puede deparar sorpresas.

Hay diferentes causas que generan este despropósito. La cuestión cambiaria es un factor importante. Con la devaluación del peso, un servicio que se rige por el dólar, tiene un impacto en la cantidad de ceros que acumula.

Por el dinero que se necesitaban hace dos años para comprar un pasaje a Italia, unos $60.000, hoy sólo se puede acceder a un ticket para viajar a un destino como San Martin de los Andes, para los próximos días, si se quiere aprovechar la última nieve del año. Por Aerolíneas Argentina, la única compañía que vuela a esa ciudad, cuesta $40.000 o más.

En los ejemplos más extremos que aparecen en los sitios de ventas de pasajes, un ticket para ese destino, con salida en septiembre puede superar los U$S6.000.

Otro punto que encarece el pasaje son los impuestos. Además de los tributos que tradicionalmente pagan, desde hace dos años hay que sumarle el Impuestos PAIS y el adelanto de Ganancias. Eso hace que la cotización oficial de $103 salte a $170, con esa carga fiscal adicional.

Un tercer factor que es que más está castigando a los servicios aéreos es la restricción de vuelos que hay. La demanda para volar al exterior, a cualquier destino, supera ampliamente la oferta de vuelos por el cepo aéreo dispuesto por el Gobierno nacional por cuestiones sanitarias.

Este es algo que sucede en la Argentina. En la mayoría de los países, la apertura de los cielos es mucho mayor. Hoy, el número de vuelos internacionales que hay en el país es de poco más del 10% respecto a lo que había antes de la pandemia.

Ante esta situación, con una cantidad de asientos limitada, los precios de los pasajes se disparan.

Al haber menos servicios, las posibilidades para el viajero se reducen. Es por eso que si una persona necesita volar un día determinado y regresar en una fecha precisa, tiene que apelar a combinaciones que encarecen el viaje.

Como no hay disponibilidad, tal vez tenga que sacar un pasaje de ida en una compañía y comprar un pasaje de vuela en otra, que tenga el servicio autorizado para entrar al país, porque sigue vigente el cupo diario de personas para regresar. Hay cientos o miles de varados que aguardan la aprobación de vuelos.

Es por eso que, en esos sitios de viajes, aparecen pasajes para salir a finar de septiembre a Miami por más de $1.000.000.

Un motivo que se desprende de esta restricción tiene que ver con la falta de divisas que tiene el país y que se grava si aumenta la cantidad de argentinos que viajen al exterior. Con estos precios y las complicaciones para regresar, son menos los que se animan

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?