Los 2 principales riesgos de invertir en bonos corporativos

Los 2 principales riesgos de invertir en bonos corporativos

Aunque se trata de la inversión del momento, la compra de obligaciones negociables conlleva un par de riesgos que deben ser contemplados.

Inversor Global

Inversor Global

En los últimos tiempos, se han puesto de moda las obligaciones negociables o bonos corporativos como alternativa de inversión para ganar una renta en dólares. Si bien son grandes instrumentos financieros y sumamente rentables, conllevan una serie de riesgos que hay que tener en cuenta antes de colocar dinero en ellas.

Poca liquidez

A diferencia de otros activos como las acciones o los títulos públicos, la gran mayoría de las obligaciones negociables no cuenta con una alta liquidez en el mercado secundario.

Esto significa que, como no se operan con frecuencia, el volumen de transacciones es muy bajo, lo que ocasiona que la entrada y, principalmente, la salida, sean costosas y complicadas.

Normalmente, estos instrumentos financieros son atractivos debido a la renta que retornan trimestralmente, por lo que sus inversores no suelen desprenderse de ellos de manera frecuente.

La única forma de no sufrir de este inconveniente es comprando los bonos corporativos y manteniéndolos en cartera hasta la fecha de vencimiento, en la cual se devuelve el capital completo y la inversión termina.

Riesgo de incumplimiento

Otro de los riesgos que sufren las ONs es el incumplimiento por parte del deudor. Al tratarse de deuda que emiten las empresas y que los inversores adquieren a cambio de una tasa de interés, los bonos pueden llegar a caer en default o cesación de pagos, lo que significa que, en este caso, la compañía decide no pagar su deuda, por lo que el tenedor de la misma pierde todo el dinero.

A su vez, en un escenario más favorable, lo que puede suceder es que las obligaciones se reestructuran, o, en otras palabras, se modifican las condiciones del acuerdo por lo que pueden llegar a retornar una menor renta, tener una mayor duración de vencimiento, ser cambiadas directamente por otro bono, etc.

De todas formas, gran parte de las empresas que emiten deuda tiene una alta calidad crediticia y un buen historial de cumplimiento, lo que se traduce en una mayor probabilidad de que la inversión salga como fue planeada.

 A pesar de estos riesgos, los bonos corporativos siguen siendo una buena alternativa de inversión para colocar pesos o dólares y gozar de una renta periódica con el paso del tiempo.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?