Cómo invertir siendo conservador

Cómo invertir siendo conservador

Los inversores que no toleran el alto riesgo y la volatilidad deben armar una cartera de inversión basada, principalmente, en activos de renta fija.

Inversor Global

Inversor Global

Por Gonzalo Andrés Castillo

Al momento de armar una cartera de inversión, es muy importante conocer cuál es nuestro perfil de inversor para poder seleccionar los activos que más se adapten a nuestras características. En caso de ser conservador, es decir, no tener una alta tolerancia al riesgo, hay que seguir una serie de recomendaciones.

Invertir en activos de renta fija

En primer lugar, los inversores conservadores deberían optar por comprar activos de renta fija como los títulos públicos o las obligaciones negociables. Estos instrumentos financieros representan deuda que emiten los gobiernos y las empresas, respectivamente, y que adquieren los inversores a cambio de un interés.

En Argentina, debido al preocupante historial de defaults que acarrea el Estado, lo más sensato sería optar directamente por bonos que estén a cargo de compañías de alta calidad crediticia.

Actualmente, hay diversos tipos. En primer lugar, están las obligaciones negociables de tasa fija, las cuales pueden ser en pesos o en dólares y retornan un interés fijo, por ejemplo, un 9% anual. A su vez, existen activos de tasa variable que, como indica su nombre, otorgan interés que no es fijo. Por ejemplo, hoy en día, los más populares son los que siguen la inflación (bonos CER) y los que dependen de la devaluación oficial (dollar linked).

La principal características de estos instrumentos financieros es que el interés ya está prestablecido y no presentan mucha volatilidad en el mercado secundario, por lo que son ideales para inversores conservadores.

Suscribir a fondos comunes de inversión

Por otro lado, un inversor de este tipo podría optar por la suscripción a un fondo común de inversión. Este vehículo financiero reúne el dinero de muchos inversores, conocidos como “cuotapartistas”, y lo invierte según los diferentes objetivos.

Por ejemplo, en caso de que los inversores sean conservadores, los fondos de inversión pueden invertir en obligaciones negociables o bien en plazos fijos y cauciones. De esta forma, se garantiza una baja volatilidad y un rendimiento estable a lo largo del tiempo.

Independientemente de los activos que se escojan para armar una cartera de inversión conservadora, es necesario abrir una cuenta comitente en una sociedad de bolsa que esté regulada por la Comisión Nacional de Valores. Debido a que existen muchas, se recomienda navegar por el ranking BYMA que muestra las más grandes.

Posteriormente, hay que depositar los fondos deseados desde una cuenta bancaria del mismo titular y listo, ya será posible suscribir a fondos comunes de inversión o comprar obligaciones negociables para obtener rendimientos en el largo plazo sin tener una alta exposición al riesgo.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?