Protesta portuaria, contagios y falta de piezas complican producción de autos

Protesta portuaria, contagios y falta de piezas complican producción de autos

Desde la semana pasada, Mercedes Benz, Nissan y Renault tuvieron que suspender la producción por conflicto en el puerto de Buenos Aires. El problema se suma al ausentismo por contagios y la falta de piezas por trabas a importaciones. Se pone en duda objetivo de producir este año 450.000 0km.

Horacio Alonso

Horacio Alonso

Desde la semana pasada, tres automotrices suspendieron la actividad en sus plantas por la falta de piezas a raíz de un conflicto gremial en el puerto de la ciudad de Buenos Aires. Nissan y Renault dejaron de producir el miércoles último y, al día siguiente, se sumó la alemana Mercedes-Benz.

La protesta parecía haber llegado a su fin durante el fin de semana, tanto es así que en estas empresas planificaron retomar las operaciones pero, esta mañana, más de un centenar de trabajadores volvieron a impedir la entrada y salida de camiones de las terminales portuaria, lo que tiende inestable el reinicio de la producción.

Mercedes Benz, por ejemplo, retomó la actividad hoy de su modelo Sprinter. Esto se debe a que la planta está ubicada en el gran Buenos Aires, lo que la beneficia por la proximidad con el puerto porteño. En Renault, lograron retirar algunos camiones que están camino a Córdoba, para fabricar la pickup Alaskan, pero se estaba evaluando el reinicio de la producción en cuanto lleguen esos insumos, según cómo evolucione la protesta en estas horas en Buenos Aires. Nissan logró sacar, en las últimas horas, 11 de los 35 contenedores que tenía frenados en los depósitos aduaneros. De esta manera, mañana volvería a poner en marcha la línea de producción de la pickup Frontier, en Córdoba, para recién llegar el jueves al ritmo normal.

Pasado el mediodía, los manifestantes se retiraron del ingreso a las terminales portuarias por lo que, en principio, la situación se estaría normalizando. Sin embargo, en el sector automotor siguen minuto a minuto lo que sucede con gran incertidumbre. Este es el clima que se vive en la industria que debe cambiar los planes fabriles, permanentemente, ante los numerosos imprevistos que enfrenta. De esta manera, el objetivo de fabricación de 450.000 unidades previsto para este año será una meta difícil de cumplir en este contexto.

Además, de este conflicto gremial, el abastecimiento de piezas es inestable por los problemas que hay para importar, sumado al alto nivel de ausentismo por los contagios por coronavirus.

La semana pasada, Toyota tuvo que suspender el turno tarde de fabricación ante la cantidad de personal con coronavirus o aislado por contacto estrecho y seguirá así por, al menos, otra semana.

El panorama es similar en otras terminales. Según fuentes del sector, el ausentismo en automotrices y autopartistas supera, en algunos casos, el 20%. Este ya es un porcentaje muy elevado pero lo que preocupa es que siga creciendo. Además, hay que tener en cuenta que las fábricas venían trabajando con paradas de planta permanentes por la falta de piezas.

Volkswagen implementó un cronograma, desde el lunes de la semana pasada hasta fin de mes, con rebaja de 50% en el ritmo de actividad del turno tarde y compensación los sábados. Fiat redujo de 330 a 300 vehículos por día el ritmo de actividad en la planta de Córdoba. Ford está con licencia por vacaciones de personal, por cinco semanas, hasta el 28 de abril pero ya está previendo que el regreso podría tener un elevado ausentismo.

General Motors, en Santa Fe, tendrá la planta parada hasta desde el lunes próximo hasta el 16 de mayo. Licencia a la mayoría del personal y una pequeña parte quedará asignada a adelanto de trabajos en la línea de producción para el nuevo modelo que se lanzará el año próximo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?