Los beneficios impositivos de Uruguay que tientan a los empresarios argentinos

Los beneficios impositivos de Uruguay que tientan a los empresarios argentinos

El presidente Luis Lacalle Pou ya puso en marcha su intención de extender al doble el período de "vacaciones fiscales" en el que los extranjeros, además de obtener la residencia fiscal de una manera más simple, estarán exentos de varios impuestos durante 10 años.

MDZ Dinero

MDZ Dinero

Por medio de un decreto que indica que todos los extranjeros que quieran tener su residencia fiscal en su país a partir del 1 de julio lo podrán hacer de una manera más sencilla, el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, comenzó a cumplir la promesa de flexibilizar las regulaciones impositivas con el fin de atraer a ciudadanos y empresarios argentinos.

Quienes deseen este beneficio simplemente deberán residir allí 60 días al año y tener una propiedad cuyo valor no sea menor a los 377.000 dólares, dejando atrás los 1,7 millones que solían pedirse hasta la administración de Lacalle Pou. Ese monto, en realidad, no está fijado en dólares sino en Unidades Indexadas (UI), que es una medida de valor que se ajusta por la inflación, similar a la UVA utilizada en la Argentina.

Tal como publicó el diario El Observador, la residencia fiscal no está acotada para aquellos extranjeros que tengan una propiedad sino que también será habilitada para quienes estén pensando en radicar un negocio.

Para este grupo, la residencia también será otorgada para aquel que invierta USD 1,6 millones -hasta ahora era casi de USD 5 millones- y generen a partir de julio de este año al menos 15 puestos de trabajo directos.

En paralelo a este decreto que pretende incrementar la cantidad de residencias fiscales para extranjeros, el oficialismo enviará al Congreso de Uruguay un proyecto de ley en donde buscará ampliar lo que en el vecino país se denomina "vacaciones fiscales" que es un beneficio para los extranjeros.

Las “vacaciones fiscales” son una exoneración por cinco años para que los extranjeros no paguen el impuesto a la Renta -algo similar al impuesto a las Ganancias de la Argentina- por los rendimientos que obtenga por los intereses de los depósitos bancarios, dividendos de acciones, bonos, obligaciones o títulos de renta fija, entre otros.

Con el proyecto de ley, la administración de Lacalle Pou busca extenderlo al doble y que las “vacaciones fiscales” se extiendan a 10 años. Dicho de otro modo: los argentinos que tomen la residencia fiscal uruguaya, por 10 años no pagarán Impuesto a las Ganancias, ni impuesto Cedular ni Impuesto sobre los Bienes Personales.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?