Fabio Capello recordó el día que le preguntaron por Ronaldo Nazario y lo liquidó: "No entrenaba, le gustaban mucho..."

Fabio Capello recordó el día que le preguntaron por Ronaldo Nazario y lo liquidó: "No entrenaba, le gustaban mucho..."

El ex entrenador, que estuvo al frente del Real Madrid en dos ciclos, dirigió al brasilero en la temporada 2006/07 donde lo dejó irse a mitad de torneo.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Considerado uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol, Ronaldo Nazario se convirtió en una verdadera leyenda dentro del deporte. Jugó cuatro Mundiales con la camiseta de Brasil y logró gritar campeón en dos de ellas, además de jugar en los mejores equipos del mundo. Además de la magia que desplegaba dentro del campo, el exjugador es muy recordado por las cuestiones extra futbolísticas que también marcaron su currículum. 

El DT se coronó campeón dos veces de La Liga.

En este último punto fue el que se focalizó Fabio Capello para hablar de su experiencia justo al brasilero. Ambos coincidieron cuando, en la temporada 2006/07 el DT comenzó su segundo ciclo en el Merengue y O Fenómeno era parte del equipo plagado de estrellas de la Casa Blanca.

“Recuerdo que Silvio Berlusconi me llamó para preguntarme cómo estaba Ronaldo. Le dije que ni siquiera se entrenaba y que le gustaban mucho las fiestas y las mujeres, por lo que contratarlo para el Milan sería un error”, recordó sobre el ciclo en el que coincidieron en el fútbol español. Además, en su diálogo en el Festival dello Sport de la ciudad de Trento, añadió: “Al día siguiente vi los titulares de los periódicos: ‘Ronaldo, en Milán’. Fue muy divertido”.

Al DT no le afectó en nada la salida del brasilero a mitad de temporada: “La decisión de despedir a Ronaldo y fichar a Cassano ayudó a crear un espíritu ganador en el equipo. Le recuperamos nueve puntos al Barcelona en la recta final de diez partidos y todavía estoy orgulloso de eso”.

Sobre lo que significó dirigir el Real Madrid y tener en el Santiago Bernabéu su casa, Capello sentenció: “El Bernabéu es un santuario, las responsabilidades eran enormes. El Madrid es el equipo que más se ha quedado en mi corazón porque tuve que construirlo trayendo jugadores que pensaba que podían marcar la diferencia. Tenía cuatro jugadores de 20 años en el primer equipo, traje a Seedorf de la Sampdoria y a Roberto Carlos para la defensa...”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?