Al rojo vivo: las internas en el Atlético de Madrid, con De Paul como personaje principal

Al rojo vivo: las internas en el Atlético de Madrid, con De Paul como personaje principal

Según informan desde España, el clima en el equipo del "Cholo" Simeone es pésimo y sería una de las claves del mal rendimiento.

Redacción MDZ Online

El Atlético de Madrid es, a día de hoy, un barco de lujo que tiene muchos agujeros, lo que incrementa las posibilidades de su hundimiento. Lejos quedaron esas temporadas en las que Diego “El Cholo” Simeone tenía un plantel con menos figuras que sus dos principales rivales en España, Barcelona y Real Madrid, y en las que terminar en la tercera posición de la Liga española, con un puesto asegurado para Champions League, era suficiente. En esta temporada, el Aleti está lejos de pelear en todas las competencias, las críticas a Simeone, incluso del nieto de Vicente Calderón, son cada vez más elevadas, el rendimiento del equipo es muy bajo y, ahora, reportan que hay graves problemas en el vestuario colchonero, con Rodrigo De Paul como uno de los focos del conflicto.

Joao Félix y un retrato del presente del Atlético

Salvo los nombres propios, poco queda en el Atlético de Madrid de ese equipo que, en mayo de 2021, salió campeón de España por primera vez desde 2014. A ese muy buen equipo, que tenía a Luis Suárez y Ángel Correa como dos de sus principales figuras, se le sumaron refuerzos de gran calibre como De Paul y Antoine Griezmann por 35 millones de euros y un préstamo desde Barcelona con una tarifa de 10 millones de euros, respectivamente.  Estos dos jugadores llegaron para convertir al “Colchonero” en un gran candidato a ser bicampeón de la Liga (nunca logró dos Ligas consecutivas, con excepción de su primer campeonato, en 1940) y a, al menos, pelear hasta las fases finales de la Champions, pero, según el diario madrileño Marca, lo único que provocaron estas incorporaciones han sido divisiones en el vestuario.

De Paul llegó a Madrid proveniente del Udinese de Italia

Al mediocampista de la Selección Argentina se le acusa de llegar con un rol de estrella que no ha caído bien en el seno de los históricos del equipo de Simeone y, además, se “robó” a Suárez con su amistad, que tiene a Lionel Messi como mediador. 

Por otra parte, Griezmann, que llegó al estrellato mundial gracias a su paso por el Atlético entre 2014 y 2018, se reencontró con viejos amigos, como el capitán Koke, pero no gustó nada que Simeone sentara a Ángel Correa, que marcó nueve goles (incluyendo el del título en la última fecha frente al Valladolid) y dio ocho asistencias en la 2020/21, para hacerlo jugar a él. “Es una cuestión de meritocracia”, informa el diario antes citado. Además, otro punto de discordia entre los pesos pesados es el sueldo alto que cobra Griezmann

Griezmann tuvo dos lesiones musculares en lo que va de la temporada

Como sucede en muchos clubes grandes de Europa, los vestuarios son integrados por jugadores de distintas nacionalidades. En el Atlético, esto ha llevado a que se formen distintos “clanes”, como si de un juego de mesa de estrategia se tratase. Por un lado, están el grupo de los balcánicos, entre los que están el montenegrino Stefan Savic y una de las grandes estrellas del equipo, el arquero esloveno Jan Oblak. Por otro, la conexión del idioma portugués, conformada por João Felix, joven jugador por el que pagaron 120 millones de euros y sólo ha jugado 12 partidos de 20 por Liga, Matheus Cunha, Renan Lodi y Felipe, a los que se les suma Thomas Lemar y Yannick Ferreira Carrasco.

El clima no es el mejor en el Colchonero

Encima de esta situación de miradas cruzadas, celos y clanes, el Atlético de Madrid está teniendo una pésima campaña en todos los frentes; está cuarto en La Liga, a 16 puntos del Real Madrid, pero con la misma cantidad de puntos que la Real Sociedad, que lo eliminó de la Copa del Rey hace pocos días, y fue eliminado en semifinales de la Supercopa de España. A este pobre rendimiento a nivel local, se le suma la sufrida clasificación a octavos de final de la Champions League por apenas dos puntos de diferencia. Si se suman estos dos factores, el resultado que se obtiene es un cóctel por explotar, o un barco a punto de tocar fondo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?