Pese a la prohibición y los riesgos, el cigarrillo electrónico se vende cada vez más en Mendoza

La Anmat prohibió los cigarrillos electrónicos en 2011 y ratificó la decisión en 2016. En los últimos meses se han reportado en Estados Unidos, al menos, 6 muertes por el uso de estos dispositivos, pero en nuestra provincia los comercios aseguran desconocer la prohibición y aseguran que los e-cigarettes o vapers se venden cada vez más.

Pablo Villarruel

Los cigarrillos electrónicos son cada vez más populares a pesar de sus riesgos y la prohibición de la Anmat

Getty Images

La adicción al cigarrillo sigue siendo una de las principales causas de enfermedades respiratorias, pero desde hace varios años y cada vez con más popularidad, la preferencia de los fumadores fue volcándose a los cigarrillos electrónicos, también conocidos como e-cigarette o vapers.

Mendoza no ha sido la excepción pese a la prohibición que la Asociación Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) publicó en 2011 y ratificó en 2016 (PDF al final de la nota) y a las muertes relacionadas con el uso de estos dispositivos que vienen sucediendo en Estados Unidos.

Estas muertes de fumadores de cigarrillos electrónicos encendieron las alarmas en todo el mundo y la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) volvió a pronunciarse en contra de estos aparatos, ya que "representan una amenaza a la salud respiratoria y permiten la inhalación de otras sustancias que suman potenciales toxicidades".

algunos de los dispositivos que ofrecen en mendoza

El conglomerado de profesionales que se dedica a la salud de las vías respiratorias en nuestro país, además instó a la Anmat y a las autoridades correspondientes a ser "enérgicos en la prohibición vigente de venta y publicidad de estos productos", algo que pareciera lejos de ocurrir.

En nuestra provincia los cigarrillos electrónicos o vapeadores son extremadamente fáciles de conseguir, ya sea a través de Internet o de varios locales que los ofrecen en el microcentro mendocino. MDZ realizó una recorrida por estos lugares y, en la mayoría de los casos, se topó con un panorama poco claro de quienes los comercializan y en todos los casos prefirieron mantenerse en el anonimato.

"Siempre ha estado sobre el mito sobre eso. No se si realmente hay estudios porque tendría que haber personas que fumen durante 10 o 15 años y verificar si verdaderamente le hace mal o desarrollan alguna patología", expresó el vendedor de uno de los locales tras ser consultado sobre los riesgos de estos dispositivos.

los locales también ofrecen una gran variedad de esencias

La mayoría de los usuarios proyecta en el uso del vapeador una instancia previa a dejar de fumar, pero los especialistas descartan que esto suceda realmente. "Al vaper lo entienden menos dañino, además hay esencias que vienen sin nicotina, sólo con algún sabor. La gente lo pide bastante, por lo general los que quieren dejar de fumar. Empiezan fumando con seis miligramos de nicotina hasta llegar a cero", aseguraron en el primer lugar de consulta.

En una tradicional galería de calle San Martín hay, por lo menos, dos locales que comercializan cigarrillos electrónicos y una gran cantidad de esencias con distintos sabores para su carga, ya que el dispositivo, a través de calor, transforma esas esencias en el vapor que luego será inhalado.

“Vienen muchos chicos jóvenes a buscarlo como una moda y muchos familiares de personas muy fumadoras con la intención de comprarlo para que esa persona empiece a dejar de fumar, pero la realidad es que la mayoría de los negocios no tienen buena información para orientar a las personas y que compren un equipo legítimo”, confió la vendedora de uno de los locales consultados en el paseo de compras.

los vendedores en mendoza dicen desconocer la prohibición de la anmat

“Lo más probable es que por los negocios del centro la gente se tope con equipos truchos o clones que funcionan un tiempo o no tienen la vida útil de un equipo original. Yo vapeo y puedo asesorar de otra manera a la gente y creo que ese servicio es el que falta acá en Mendoza”, amplió la joven.

Al ser consultada sobre la prohibición de la Anmat que pesa sobre estos aparatos, se inclinó por el desconocimiento generalizado de la normativa que por la decisión consciente de transgredir la medida. “Acá hay muchos que desconocen esa prohibición. En Buenos Aires pasaron algunas cosas al respecto y la gente que está en el rubro tomó las medidas correspondientes”.

“Yo creo que el vaper es más sano que el cigarrillo tradicional porque uno puede empezar con cierto consumo de nicotina y después lo puede ir reduciendo hasta vapear alguna esencia sin nicotina. Al principio se recomienda empezar con algo de nicotina para controlar la ansiedad y no recaer en el cigarrillo. Para mí es muy beneficioso”, concluyó la vendedora y usuaria de vaper.

La recorrida en busca del panorama sobre el conocimiento real y el consumo de los cigarrillos electrónicos en nuestra provincia llegó hasta una de las tabaquerías más tradicionales de la ciudad. Allí el propietario se mostró bastante avezado en el tema, se confesó vapeador y ponderó la modalidad para fumar muy por encima de los cigarrillos industriales o armados.

“Los casos de muertes relacionados con los vapers en Estados Unidos pueden llegar a ser así, pero no se dice que ahí o en Europa la mayoría de la gente usa aceite de cannabis para vapear y el aceite no es para ese uso porque es tóxico. Nosotros tenemos esencias de 'Glicerina Propilenglicol' que son para consumo, pero si al vaper se lo usa con aceite o hace esa mezcla seguramente es peligroso”, comenzó explicando el dueño de la tienda que ofrece de todo para los fumadores.

“El vaper es menos perjudicial que el cigarrillo porque estas sustancias son un poco más naturales, teniendo en cuenta que cualquier cosa que llevemos a nuestros pulmones y no sea oxígeno va en contra de nuestra naturaleza humana. Es una alternativa más saludable y muy efectiva para dejar de fumar, pero si yo soy el señor ‘Marlboro’ no me gustaría que me jodan el negocio”, aseveró sugiriendo un posible boicot hacia el aparato por parte de las grandes tabacaleras.

“Acá en Mendoza yo no conozco a nadie que se haya muerto por vapear. Yo creo que atrás de toda esta limitación al vaper están las grandes tabacaleras cuyos bolsillos están siendo tocados porque, por ejemplo, cada vez más la gente está fumando cigarrillos armados por el precio de los industriales y no me extrañaría que ahora busquen algo para perjudicar a los armados”, continuó.

Al igual que la protagonista del testimonio anterior, el propietario de este local también se confesó orgullosamente usuario del vaper. “Siempre fumé y hace tres años solo vapeo y la verdad es que me siento mucho mejor que cuando fumaba cigarrillos. A mi me cambió y creo que esa es la tendencia”, finalizó, al tiempo en que también se volcó hacia el desconocimiento de la prohibición de la Anmat para comercializar estos dispositivos.

Los documentos de la Anmat y de la AAMR sobre los cigarrillos electrónicos

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?