La esposa del turista asesinado en Brasil contó cómo fue el ataque

Emilia Cano, la pareja de Roberto Barizone, brindó detalles sobre cómo fue el intento de asalto que le provocó la muerte a su esposo. "Nos querían robar las riñoneras y mi hija vio como lo apuñalaban con una faca", recordó entre lágrimas.

mdz policiales

daniel barizone

Daniel Barizone (65) fue asesinado en una playa de Salvador de Bahía de dos puñaladas en un intento de asalto, en una de las principales zonas turísticas de esa ciudad brasileña.

Emilia Cano, esposa de Barizone, estaba junto a él y a su hija cuando ocurrió el crimen. En comunicación con El Doce, la mujer contó detalles del momento de desesperación que vivió junto a su familia.

"Vinimos el jueves pasado. Desde el faro se ve el atardecer y decidimos ir. Salimos a las 17, fuimos los tres rápido porque sabíamos que es inseguro, pero nunca pensamos que tanto", explicó la mujer sobre la visita al popular faro de Itapuã donde se produjo el crimen.

"Estuvimos diez minutos. Teníamos los celulares en la riñonera. Mi marido me dice 'vamos que se está poniendo oscuro' y se adelantó", recordó la mujer, y continuó: "Mi marido grita 'socorro, auxilio' y cuando me doy vuelta veo que salen corriendo dos negros mulatos, de pronto uno volvió y me quiso sacar la riñonera. Me tiró la remera, me la rompió y mi marido vino a ayudarme. Mi hija vio cuando le clavaron una faca".

Tras el ataque, el delincuente y su cómplice huyeron corriendo con la riñonera que tenía 200 reales. También se llevaron un par de celulares.

"Ahí me empieza a decir 'me muero, me muero'. Pensamos que era algo superficial, vinieron dos hombres, lo tiraron boca abajo y veo que sangraba mucho. Busqué una remera y le empecé a apretar la herida, a pedir una ambulancia, no sabía qué hacer", añadió la esposa de Barizone.

La mujer contó que recibió ayuda de dos hombres en el lugar y se quejó por las demoras en la llegada de la asistencia médica. “Con una remera le empecé a apretar la herida, y pedía que llamen a una ambulancia o a un médico”, relató.

“Vino la Policía y querían más que todo saber cómo ocurrió y mi marido seguía en el suelo. Cuando llegaron los médicos, lo asistieron de una forma rudimentaria, pero había perdido mucha sangre”, se lamentó la mujer.

“La policía colaboró, pero hace falta más seguridad. Ellos saben que va el turista”, se quejó la mujer, quien relató que en medio del dolor por la pérdida se encontraban realizando los trámites para regresar al país.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?