Juicio por jurado: la acusada justificó por qué mató a su marido

Este lunes comenzó el juicio por jurados que tiene a Claudia Jaquelina Cortez Tarabay (49) sentada en el banquillo de los acusados. En la primera parte de la jornada, la mujer dio su versión de lo ocurrido el 28 de junio del año pasado, cuando ultimó de una puñalada a su pareja, Carlos Pelayes (48)

mdz judiciales

La espera en la explanada del Palacio de Justicia.

Alf Ponce / MDZ

Este lunes comenzó en Mendoza un juicio por jurado que será un verdadero desafío para los 12 ciudadanos encargados de impartir justicia. En el banquillo de los acusados está sentada Claudia Jaquelina Cortez Tarabay (49), quien el 28 de junio del año pasado asesinó de una puñalada a su esposo, Carlos Ernesto Pelayes (48), en el barrio Villa Jovita de Godoy Cruz.

Inicialmente se pensó que se trataba de una muerte natural a raíz de que la acusada lavó el cuerpo y la habitación para hacer pasar el deceso del hombre por un infarto. Sin embargo, en los exámenes posteriores que realizó Policía Científica descubrieron que el cuerpo presentaba una herida cortopunzante debajo de la clavícula.

En la primera jornada del juicio, las partes presentaron sus alegatos iniciales y la acusada contó su versión de lo ocurrido ante el jurado popular. La mujer aseguró que el día del crimen su esposo intentó abusar de ella, la golpeó, la tiró contra un mueble y, en ese momento, para defenderse agarró un pequeño cuchillo y se lo clavó en el pecho.

Además, la mujer señaló que fueron muchos los episodios de violencia que sufrió durante los 35 años en que convivió con Pelayes, a quien no denunciaba por temor a que vuelva al penal a raíz de su frondoso prontuario. Entre los episodios que relató, recordó que una vez terminó internada en el hospital Lagomaggiore luego de que se le prendiera fuego el pelo al ser empujada contra el horno por su pareja.

La defensa de Cortez no discute la autoría del asesinato, pero sostienen que se trató de legítima defensa. Aseguran que la mujer se defendió de uno de los habituales ataques que sufría por parte de Pelayes e intentarán demostrar durante el juicio que fue víctima de violencia de género durante los 35 años en los que convivió con su pareja.

Se espera que en la segunda parte de la jornada de hoy brinden su testimonio los hijos de la pareja, quienes podrían confirmar los episodios violentos relatados por la acusada. 

La imputación que pesa sobre Cortez es la de homicidio agravado por el vínculo, por lo cual en caso de ser considerada culpable será condenada a prisión perpetua. No obstante, se espera un proceso con varios matices que podría desembocar en el primer veredicto absolutorio de la provincia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?