Todos libres: el crimen del hincha de la Lepra quedó sin detenidos

Todos libres: el crimen del hincha de la Lepra quedó sin detenidos

Los cuatro acusados de participar en el homicidio de Gabriel Osvaldo "Gabito" Videla recuperaron la libertad este viernes. Se consideró que no hay pruebas que justifiquen su detención. Seguirán imputados, pero su situación procesal mejoró sensiblemente. Todos los detalles.

Facundo García

Facundo García

Este viernes liberaron a los cuatro imputados por el crimen de Gabriel Osvaldo "Gabito" Videla, quien fue asesinado de 5 tiros en la noche del 23 de enero, cuando se festejaba en el Parque San Martín el 108ª aniversario del club Independiente Rivadavia. Así lo confirmó la jueza María Espínola. En consecuencia, Facundo Alexis Olivera, Leonardo y Enzo Robledo e Iván Gómez ya no están entre rejas. 

Hacía tiempo que las defensas venían cuestionando algunas líneas investigativas de la fiscalía. Y finalmente esta semana el asunto decantó, por lo que los acusados seguirán sometidos a proceso hasta que se dicte -o no- su eventual sobreseimiento, pero lo harán en libertad.

En diálogo con este diario, Guillermo Nievas, abogado defensor de Olivera, explicó que desde su perspectiva "no existen pruebas de que los acusados hayan querido escapar en el Ford Falcon, como se dijo".

"Tampoco se demostró que ellos dispararon", dice Nievas

Para el letrado, las cámaras de seguridad de la zona no captaron que los sujetos estuvieran huyendo del sitio donde se produjo el tiroteo. "Y mucho menos se demostró que hubiesen disparado armas. En el caso de Olivera, él estaba entre mucha gente, por lo que cualquier otro elemento que estuviera a cinco metros de él podría haberle dejado rastros en las manos", argumentó.  

Noche de balacera

Aquella noche, todo el mundo sabía que se iban a juntar cientos o miles de simpatizantes de la Lepra. "Todavía nos preguntamos por qué había tan poca policía en la zona", critica Nievas. Eso permitió que el tiroteo se extendiera y que en la confusión se mezclaran los tantos

"Mi defendido estaba encerrado por una afirmación en potencial"

Nievas asegura que en esa confusión se acusó injustamente a su defendido. "A los cuatro muchachos les encontraron supuestos restos de disparos. No obstante, los peritos luego confirmaron que esos rastros podían producirse por otros factores. Lo que quiero indicar es que la prueba objetiva con la que se encerró, por ejemplo, a Olivera, se basaba en una situación potencial. Si hubieran hecho un rastreo en otra gente que estuvo allí esa noche, hubieran hallado los mismos elementos".

Así es como hace dos días Olivera -"que era soldado voluntario y a causa del proceso judicial perdió su trabajo"- brindó una declaración indagatoria particularmente determinante. Nievas explica: "entonces yo pedí el cese de la prisión preventiva, porque estamos encerrando a gente contra la cual no hay ni una sola prueba".

Los cuatro acusados pagaron una fianza de 100 mil pesos y quedaron libres, aunque seguirán sometidos a proceso. 

Duda inquietante

Antes de concluir la charla, Nievas se refiere a una curiosa situación. Afirma que su defendido, Olivera, fue capturado por la Policía el 23 de enero a las 23.32. Más tarde, cuando se revisó su teléfono, figuraba la foto de una persona ensangrentada en el piso, presuntamente "Gabito" ya muerto por los balazos.

"Supongo que puede ser la foto del joven que recibió los disparos -apunta el abogado-. Pero atención: esas fotos que aparecieron en el celular son del día 24. ¡En ese momento, mi detenido no tenía en su poder el teléfono!".

La pregunta, siguiendo la hipótesis que propone Nievas, es quién puso esas imágenes ahí y con qué fin.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?