Caso Aliaga: adelanto exclusivo de la necropsia e imágenes del crimen

Caso Aliaga: adelanto exclusivo de la necropsia e imágenes del crimen

MDZ accedió en exclusiva a nuevo material de la investigación que intenta averiguar qué pasó con el empresario Diego Aliaga. El informe preliminar de los forenses ratifica que las lesiones son compatibles con una "asfixia mecánica". Detalles y fotos de un caso que conmueve a la provincia y el país.

Facundo García

Facundo García

El Cuerpo Médico Forense presentó hace pocos días el informe preliminar de la necropsia de Diego Aliaga. El estudio -al que pudo acceder en exclusiva MDZ- es un adelanto, pero deja en claro la principal causa de su muerte. Además, en algunas de las imágenes que se exhiben en esta nota pueden verse diversos objetos hallados junto al cadáver del empresario. 

El texto forma parte de la instrucción que conduce el fiscal Fernando Alcaraz, en un expediente a cargo del juez Marcelo Garnica. Informa que los restos exhibían con signos de putrefacción general, con moretones "distribuidos anárquicamente" en distintas partes. Vale decir que el cuerpo mostraba numerosos golpes, lo que sugiere que la víctima puede haber sido presionada para que firmara o contara algo

No se observaron, en cambio, balas ni cortes de arma blanca; aunque sí heridas en la piel de la pierna y espalda del lado izquierdo. Aparentemente ninguno de los huesos estaba lesionado, pero sí había signos evidentes de asfixia mecánica. Todo indica que alguien impidió que Aliaga respirara durante un tiempo lo suficientemente prolongado como para causar su deceso.

Certificado de defunción de Aliaga. Dice que murió "aproximadamente" el 3 de agosto. Pero ese dato deberá ser corroborado.

El cuerpo fue encontrado el 10 de septiembre en un terreno de Costa de Araujo (Lavalle), unos tres kilómetros campo adentro. Tenía una remera en la boca (foto) y una cinta para que el cautivo no gritara (foto 2). Una especie de vincha de polar circundaba su cráneo, y debajo había una bufanda atada con fuerza, a tal punto que dejó una marca nítida en la cabeza.

Aliaga estaba solo con un bóxer negro y envuelto en una especie de frazada, más una lona cubreasientos que, según uno de los investigadores, era idéntica a otra que se halló en la calle Jujuy 840, sitio donde -se cree- habría estado secuestrado el hombre.

La vincha hallada junto al cuerpo. 
La cinta que cubría parte de la cabeza.
La remera hallada en el lugar.

El caso

El 28 de julio, Diego Aliaga y su "socio" Diego Barrera quedaron en encontrarse en Bandera de Los Andes 9846 (Rodeo de la Cruz, Guaymallén), donde habían planeado montar una clínica para personas discapacitadas.

Desde temprano pasaban cosas en ese enorme predio. A las 7 llegó Barrera. A las 8.22, las cámaras tomaron a dos sujetos que se arrimaron a la vereda, revisaron los alrededores y regresaron adentro como controlando el entorno. Llegaron más vehículos. Y entre las 8.36 y las 8.42, ingresó una combi Mercedes Benz Sprinter de color anaranjado que será una clave.

Aliaga arribó a la cita a eso de las 9.50. Entró, pero nunca se lo vio salir. Lo que sí salió es la combi anaranjada donde -según la hipótesis de la fiscalía- puede haber estado Aliaga, ya reducido por sus captores.

Ese vehículo atravesó Guaymallén y se metió en la Cuarta por la Rotonda del Avión, ocultándose en un garaje ubicado sobre calle Jujuy al 840 (Cuarta Sección, Ciudad). Es el espacio donde se guardaban los rodados de la empresa "Solcito", que es administrada por Barrera y su familia.

Es probable que Aliaga haya permanecido encerrado allí. Sea como fuere, el 30 de julio a las 12.56, mientras Gonzalo -el hermano de Aliaga- estaba haciendo la denuncia por la desaparición, alguien se comunicó con él por teléfono y con "una voz que parecía fingida" le exigió un millón de dólares a cambio de la liberación del empresario.

Por alguna razón no volvieron a llamarlo. Aliaga fue asesinado y trasladado al campo Lavallino, hasta donde llegaron luego los efectivos policiales y representantes de la Justicia Federal. En la causa hay cinco imputados que permanecen detenidos.

Colaboración: Jorge Caloiro.

Para aportes o comentarios, puede escribir a fgarcia@mdzol.com

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?