Temporada 2024

Maxi Jonas: el fotógrafo que alcanzó fama mundial retratando a las ballenas

Nació en Buenos Aires pero se siente patagónico. Cómo es vivir en una de las zonas más australes del planeta y el desafío diario de mostrar al mundo una fauna extraordinaria.

Mauro Sturman
Mauro Sturman miércoles, 17 de abril de 2024 · 15:50 hs
Maxi Jonas: el fotógrafo que alcanzó fama mundial retratando a las ballenas
Turistas observan una ballena franca austral Foto: Gentileza Maximiliano Jonas

La Patagonia es uno de los sitios más maravillosos del mundo. Hogar de pingüinos, lobos y elefantes marinos, ballenas, orcas, guanacos, zorros y pumas, el austral territorio nacional regala a sus visitantes paisajes inolvidables y retratos que se graban en la retina para siempre. Quienes la habitan, la describen como un lugar lleno de magia con el que resulta casi imposible no entablar una profunda conexión. A los cuatro años de edad, Maximiliano Federico Jonas llegó junto a sus padres hasta Trelew, una de las ciudades más representativas del sur. Aún no sabía que se volvería y mucho menos que sus imágenes recorrerían el mundo.

"Soy fotógrafo desde los 20 años, como hobbie al principio y como medio de vida luego. Empecé trabajando para un diario, hacia fotos de policiales en mis inicios. Pero bueno, al vivir acá lo que en principio era cubrir una noticia de llegada de ballenas o pingüinos , terminó siendo una gran pasión", cuenta Maxi a MDZ, para quien el arribo a temprana edad decantó en que sienta a la Patagonia como su tierra. De hecho, nunca más se fue y hace 18 años que eligió a Puerto Madryn para establecerse. 

Cientos de pingüinos contemplan el atardecer.
Foto: Maxi Jonas

La ciudad en la que vive hoy le cambió totalmente la perspectiva. "Cuando me instalé en Puerto Madryn empecé a ver la fauna de otra manera. Ni hablar de las ballenas, uno convive con ellas acá, y ahí empecé a deslumbrarme cada día. Lo que comenzó como una nota periodística de "llegaron las ballenas", terminó siendo un sorprenderse a diario con su inmensidad, con sus conductas, buscar las diferentes condiciones de luz, buscar los distintos comportamientos, como interactúan con nosotros y con su entorno", señala el fotógrafo que hoy acumula más de 100 mil seguidores entre Instagram y X

Fue sobre las playas de arena que componen la Península Valdés, el área natural que se creó en 1983 y que a partir de 1999 fue designada por la Unesco como Patrimonio Natural de la Humanidad, donde Jonas comenzó a tomar notoriedad por la calidad de sus fotografías, incluso, muchas de ellas se volvieron virales. Sobre la fama que fue al alcanzando, sostiene que "la gente comenzó a recibir el mensaje, a entender lo que vivimos los que tenemos la suerte de ser vecinos de las ballenas y demás animales de este paraíso único. Muchas veces no me doy cuenta de hasta donde se puede llegar con una foto o video, de hecho cuando los hago no estoy pensando en eso, solamente me da mucha alegría y orgullo. Mientras mas gente de cualquier punto del planeta se emocione y conozca un poco más de nuestro lugar, seguramente seremos cada vez más los que queramos cuidar y preservar. Uno suele no amar ni cuidar lo que no conoce o no sabe que existe".

Una imagen icónica del fotógrafo
Foto: Maxi Jonas

Cada año, el sur es escenario de la temporada de avistaje de ballenas. Los animales llegan a la costa de Puerto Madryn y Península Valdés en mayo y se quedan hasta diciembre. En ese lapso de tiempo aprovechan para reproducirse y alimentar a sus crías. Maxi lleva años observando ese fenómeno que atrae a miles de turistas hasta las costas patagónicas. Sobre su experiencia, afirma que "es algo que te cambia la cabeza para siempre. No es solamente ir y hacer un avistaje embarcado. Vivir la experiencia de contemplarlas desde una playa, mirarlas por horas , ver como están con sus crías, son animales increíbles, a mi me llenan de paz, de emoción, ver algo tan grande, tan frágil y tan cerca nuestro".

La naturaleza en su máximo esplendor.
Foto: Maxi Jonas

Desde los cuatro años, la Patagonia se convirtió en un lugar especial para el fotógrafo, que encontró en la tranquilidad del sur un hogar para desarrollar la pasión que descubrió de adulto. "Que cuidemos estos lugares es clave para las generaciones que vienen, la flora y fauna que convive con nosotros desde la costa a la cordillera, sin tanta presencia humana es algo realmente único en el mundo, aquí viene gente de todas partes del planeta en busca de esta experiencia, que no existe mas en casi ningún lado", cierra Jonas.

 

 

Archivado en