Mar del Plata

Herencia familiar: la otra pasión de Emiliano "Dibu" Martínez

Es una actividad que heredó de su padre, Alberto "Beto" Martínez, y la practicaron en distintos países.

Federico Bruno
Federico Bruno miércoles, 17 de abril de 2024 · 10:57 hs
Herencia familiar: la otra pasión de Emiliano "Dibu" Martínez
"Dibu" Martínez junto a su padre, de quien heredó su otra pasión Foto: NA

Emiliano "Dibu" Martínez continúa su carrera brillante en el Aston Villa y la Selección argentina de fútbol, pero nunca abandonó una pasión que heredó de su padre, Alberto, reconocido en Mar del Plata como un avezado pescador. El padre del arquero campeón del mundo dedicaba todo su tiempo libre al fútbol hasta que su hermano lo comenzó a llevar a pescar, y fue un camino sin retorno. Después se encargó de contagiar esa pasión a sus amigos y sus hijos. 

"Empecé a pescar a los 16 años, me metió mi hermano y yo a veces lo acompañaba. No lo cambio por nada y ahora, vaya donde vaya, si no me llevo una cañita no soy yo", expresó "Beto" en el programa de Youtube del Club de Pesca de Mar del Plata

Aunque disfruta de los más de 40 kilómetos de costa de la ciudad, junto a sus hijos "Dibu" y su hermano mayor, Alejandro,y ahora también con sus nietos, reconoce a la Escollera norte como su lugar favorito y se volvió un embajador del lugar. 

Siempre con una caña, el papá de "Dibu" Martínez - Foto: Instagram 
@albertomartinez3036

Con gestiones que llevó junto al intendente Guillermo Montenegro y uno de los funcionarios de su gabinete, Fernando Muro, amigo personal de su hijo mayor, impulsaron una puesta en valor de la escollera, pintaron gran parte de la zona con una donación del empresario Cristian Pugliese, y colocaron baños y cuatro cestos de residuos. 

El patriarca realiza pesca con devolución y lo que más le gusta pescar son los tiburones. A la hora de la cocina, considera que el pescado que más le gusta cocinar es la palometa. "Le saco las vísceras y va a la parrilla, con mucho limón, una papa natural, nada de pimienta; me gusta comer el pescado con gusto a pescado", resumió en una entrevista al medio citado, tras un torneo en el club ubicado en el muelle de pescadores donde se ganó uno de los premios. 

"El lugar donde más me gustó pescar en Europa fue en Portugal, fuimos con Emi y él compró dos cañas. Una la tengo conmigo acá, en mi casa, nos cansamos de agarrar peces chiquitos, de costa", dijo el padre del arquero campeón del mundo, que ya se prepara para viajar a Estados Unidos en la Copa América, y allí irá en busca de "agarrar un pez espada o algún otro grande". 

Incluso en su estadía en Qatar, durante el último mundial, también salió a pescar con su familia y un puñado de amigos, y allí recuerda que sacó "unos atunes y un pez como el lenguado pero un poco más gordo".

"Beto" Martínez y su nieto, en la Escollera Norte - Foto Instagram @albertomartinez3036

El récord de los tiburones que capturó "Beto" Martínez, hasta el momento, fue un ejemplar de más de 170 kilos, y todavía recuerda una vez que peleó más de seis horas con lo que él cree que pudo ser "un tiburón, una raya o una tortuga gigante" pero se rompió la línea "de un momento para otro". 

"Yo a Emi no lo disfruté mucho porque se fue a los 11 años. Es muy duro perderte las fiestas, momentos importantes. Por dentro es como que tenés una sequía porque tu chico se fue temprano, pero cuando estuvimos juntos a él le gustaba mucho pescar a ir a cazar. Ha agarrado chuchos grandes y corvinas", contó el hombre, visiblemente emocionado. 

En otra de las anécdotas del "Dibu" pescador, reconoció que "es muy tranquilo pero tiene sus locuras, una vez agarró un chucho y quiso levantar la caña para sacarlo rápido y la terminó quebrando", 

"Hace muchos años saqué un tiburón, estábamos con Ale, su hermano, y le dije 'mirá si estuviera Emi'", contó el pescador que disfruta cada vez que se reencuentra con sus nietos de la Laguna de Punta Mogotes y otros lugares que le remiten a su infancia.

El proyecto del hermano de "Dibu" Martínez que busca salvar vidas

De bajo perfil, con un parecido asombroso a su hermano, Alejandro tiene un taller mecánico, es piloto de 1/4 milla, las carreras de aceleración en circuitos controlados, y lleva adelante una militancia activa por la responsabilidad de los conductores.

Por esto les contó a distintos funcionarios locales sobre "cómo practicar este hermoso deporte de la manera más segura" con la idea de realizar "picadas" controladas y quitarlas de la vía pública.

El piloto les contó a Montenegro y Muro las bondades del 1/4 milla, un deporte que crece a pasos agigantados en el territorio nacional donde los autos queman las gomas en la partida y aceleran sobre una línea recta de 400 metros.

El hermano de "Dibu", amante de los autos y la velocidad - Foto: Instagram @alemartinez_1990

También les explicó que contar con un lugar adecuado para practicarlo, ayudaría a prevenir accidentes y brindar seguridad tanto a los conductores como al público que disfruta de estas carreras.

En un proyecto turístico donde se busca promocionar a Mar del Plata como una ciudad de "turismo de 12 meses", sumarle este tipo de atracciones también ayudaría a atraer a nuevos veraneantes y a potenciar la descentralización de las vacaciones de invierno y de verano. Sin embargo, no hubo fechas estimativas para el tratamiento de un proyecto de estas características en el Concejo Deliberante ni una potencial alianza con privados.

De esta manera, la creación de una pista especial para estos eventos podría volverse la insignia de la política de seguridad municipal y plegarse a otras propuestas similares, como por ejemplo la que tuvo como sede el autódromo local, donde a través de la autorización de su dueño, lograron que abra sus puertas en jornadas especiales para quienes corren picadas.

Archivado en