Opinión

A quiénes se refiere Javier Milei cuando habla de la "gente de bien”

Un concepto de discurso para ser más específico, hace referencia a la acción que ejecuta una persona cuando habla ante un público y emite un mensaje previamente preparado.

Patricia Nigro viernes, 9 de febrero de 2024 · 07:24 hs
A quiénes se refiere Javier Milei cuando habla de la "gente de bien”
Javier Milei habla de "gente de bien" Foto: MDZ

Cuando se analizan los discursos de los políticos, es especialmente importante tener en cuenta la situación comunicativa en la que se producen. Esto es: quién habla (el rol que desempeña en ese momento, su condición jerárquica, el capital simbólico de su palabra, como diría Pierre Bourdieu), asimismo, debemos considerar dónde se dice lo que se dice, en qué momento, ante qué
auditorio. Cuando habla un presidente a su pueblo, no es lo mismo que una charla entre vecinos. Su responsabilidad comunicativa es mucho mayor.

Cada vez que Javier Milei dice “gente de bien”, no puedo dejar de preguntarme a quiénes se refiere

Bien y mal son categorías éticas que se asocian inmediatamente y uno piensa que, si gobierna para la gente de bien, deja
afuera a la gente de mal (¿existe eso?, ¿o existimos personas con momentos muy malos y otros, no tanto?). El léxico político nunca es gratuito, aunque el orador no se dé cuenta. Ya en los años 90 en Colombia se veía a esta expresión como una frase polarizadora que incluía a algunos y dejaba afuera a otros .

El léxico político nunca es gratuito, aunque el orador no se dé cuenta. Foto: MDZ.

No hay que confundir “gente de bien” con “gente buena”

Una humilde preposición cambia el sentido. Ser buena persona incluye, seguramente, la honestidad, la generosidad, la preocupación por los demás. Tampoco, esta expresión debe confundirse con “pertenecer a una familia bien” que, en España
y en México, como aquí, hacen referencia a una posición social y económica. Cito un párrafo de "La Semana" de Colombia: “Pero más allá de “gente de bien”, lo que debería haber en estos momentos de crisis son personas que respeten las leyes, valoren la institucionalidad, los recursos, que no vandalicen, que apoyen o generen empleo, entre otros valores que podrían contribuir a salir
adelante de la situación en la que está el país, y no ser parte de un discurso de odio que solo beneficia a unos pocos.”

Casi todos los autores consultados, prefieren que se hable de personas en general para evitar ese sesgo polarizante que se produce nada menos cuando el presidente Javier Milei dice, por ejemplo, que el ajuste no lo paga la “gente de bien”. Ahora, tengo mis dudas. Porque la realidad me dice que el ajuste lo pagamos, en primer lugar, la gente que trabaja, que paga sus impuestos, que intenta darle una vida más digna a sus hijos, que quiere una patria que prospere, que no quiere chicos con hambre y sin educación, o jubilados humillados cuando comparan su recibo con el de los exfuncionarios. Veo, también, que la llamada “casta” (concepto ambiguo, porque debe de haber buenos políticos) sigue con sus privilegios intactos y no parece que estuviera sufriendo mucho el ajuste que necesita este país para terminar con la inflación, según el propio presidente.

Por eso elegí el título para este artículo. ¿Es usted, soy yo, “gente de bien”, en el discurso del presidente? Voy a quedarme pensando para no responder a esa pregunta…

Patricia Nigro.

* Patricia Nigro. Escuela de Posgrados en Comunicación de la Universidad Austral.

Archivado en