Calentamiento global

El motivo por el que los centros de esquí están en riesgo en Argentina

El calentamiento global afecta a los parques de nieve de formas diversas. Algunos han acortado de temporadas y ya hubo uno que dejó de funcionar.

Anabel González Ocáterli
Anabel González Ocáterli miércoles, 2 de agosto de 2023 · 11:17 hs
El motivo por el que los centros de esquí están en riesgo en Argentina
Centros de esquí Cerro Catedral está transitando una buena temporada de nieve. Foto: Télam

Por efecto del cambio climático, que es producto del calentamiento global, los centros de esquí del país transitan tiempos de imprevisibilidad. Aunque, con situaciones diversas, es cada vez más difícil establecer fechas de inicio o cierre de temporada y se requiere una inversión extra para asegurarles calidad y cantidad de nieve a quienes disfrutan el esquiar.

Aunque agosto es el mes fuerte del esquí en el país, hay centros que ya han cerrado sus puertas; debido a la escasez de precipitaciones níveas y a las altas temperaturas que terminaron de derretir el bello manto blanco en las pistas. Otros, ubicados en zonas frías, aún transitan una buena temporada; en parte porque continúan teniendo buenas nevadas; pero también gracias a que cuentan con el complemento de la nieve artificial que refuerza y mantiene la base natural.

Indicios del cambio climático

Además de que la nieve se derrite antes, por impacto del calentamiento global este año se observaron precipitaciones en forma de lluvia en vez de nieve en Alta Montaña. Incluso hubo presencia de aludes en algunas provincias, algo que es propio del verano, pero no suele ocurrir en invierno. La precipitación de agua no congelada es “consecuencia del incremento de la altura de la isoterma de 0°C”, explica Juan Rivera, investigador adjunto del Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas). En este sentido, el meteorólogo que trabaja con proyecciones de largo plazo advierte que es necesario “plantear medidas de mitigación para reducir los impactos del cambio climático, las cuales deben realizarse lo más rápido posible”.

Rivera asegura que por el calentamiento global, “podrían modificarse los patrones de circulación atmosférica a escala regional, generando un desplazamiento hacia el sur en las trayectorias de los sistemas de mal tiempo, lo cual ocasionaría una merma en las precipitaciones invernales a futuro”.

Esquema explicativo de la Isoterma 0º C. / Foto: Reporte Anual de la Evolución del Clima en Chile.

Sobre los cambios tanto en las temperaturas como en las precipitaciones proyectados a futuro el investigador que trabaja en el Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla), con sede en Mendoza, explicó: “Dependen fuertemente del escenario de emisiones de gases de efecto invernadero considerado”. Es decir que “mientras mayores las emisiones, mayores los incrementos en las temperaturas y mayores las reducciones en las precipitaciones”, dijo Rivera a MDZ

Un efecto del cambio climático, expone la especialista en desertificación, Elena Abraham, también investigadora del Conicet, es la imprevisibilidad de las precipitaciones. De modo que una temporada puede haber exceso de precipitaciones y otras una tremenda escasez, con variaciones significativas. Pero algo que no tiene vistas a detenerse es el calentamiento global, producto de la emisión de gases de efecto invernadero y la tala descontrolada de árboles que impide la absorción del dióxido de carbono en la atmósfera.

Aunque un año puede haber más nieve que el anterior, Juan Rivera deja claro que “la tendencia a largo plazo asociada al cambio climático generado por las actividades humanas muestra un déficit que se intensifica en el tiempo”.

La situación actual de los centros de esquí

La proyección a largo plazo es que haya cada vez menos precipitaciones níveas, debido al calentamiento global. / Foto: Télam
  • Cerro Catedral, el más grande de los centros de esquí en América Latina, ubicado en San Carlos de Bariloche (Río Negro) demoró en abrir este año y tuvo intervalos de cierre por falta de nieve a principios de julio. Luego transitó una buena temporada y arrancó el mes de agosto nevando. Ahora conserva 80 centímetros en las pistas de arriba y una marca de 10 centímetros abajo, pero con una nevada fresca de 6 centímetros, según informa el sitio especializado Snow Forecast. Sin embargo en 2021, el centro permaneció cerrado todo julio porque no nevaba. La firma concesionaria Catedral Alta Patagonia invirtió en equipos de nieve artificial para intentar asegurar calidad de superficie en las pistas.
  • El parque de nieve Los Puquios, en el norte de Mendoza, estuvo abierto menos de un mes en esta temporada. Arrancó más tarde de lo previsto, el 8 de julio aclarando que “la acumulación de nieve no es la óptima ni la deseada para una apertura”. Cerró sus servicios, por este año, la semana pasada. Cabe destacar que este fue el único centro de esquí operativo en el corredor internacional de la ruta 7 este año. Cerca está Penitentes, que aún no funciona por una demora en la concesión del complejo.
  • Vallecitos, más abajo, en la montaña de Mendoza, dejó de tener buena base para esquiar hace 20 años. Sufrió un paulatino y constante retroceso de la nieve, debido al cambio climático. Algo que obligó a los esquiadores a tener que olvidar este parque, que fue escuela de muchos aficionados y profesionales de los deportes de nieve. 
  • Las Leñas, en el sur de Mendoza, tiene hoy una cobertura de 50 centímetros arriba y 20 abajo. Si se considera que lo óptimo para esquiar es tener al menos 30 centímetros de nieve. Las altas temperaturas de esta semana asustaron a los propietarios de la concesión de hoteles y restaurantes en el lugar. Empezaron tarde la temporada y esperan aprovechar agosto, si se cumple el pronóstico de nevadas para el próximo fin de semana. 
  • Chapelco, en San Martín de Los Andes, Neuquén, tiene 54 centímetros de base para esquiar arriba y 5 centímetros abajo. Hace dos años, como Catedral y Cerro Bayo, tuvo una mala temporada en julio, por falta de nieves.
  • Cerro Bayo, también en Neuquén (en Villa La Angostura), tiene 45 centímetros de nieve pisada.
  • La Hoya, en Chubut también ha recibido nevadas en los últimos días, sobre una base de 70 centímetros de nieve pisada. Sin embargo ayer cerró temporalmente por peligro de avalanchas.
  • Cerro Castor, en Tierra del Fuego, es el centro de esquí más austral del país y del mundo, de modo que sería el último en ser afectado por el cambio climático. También empezó agosto nevando y conserva una base blanca de 65 centímetros de profundidad en lo alto de las pistas y 15 centímetros abajo, con una nevada fresca de 6 centímetros.
Archivado en