Quinta hora de clases: polémica gremial y la crisis educativa al desnudo

Quinta hora de clases: polémica gremial y la crisis educativa al desnudo

En abril el Gobierno presentó una medida por la que los colegios de jornada simple sumarían una hora de clase. Qué pasó en estos meses con la puesta en práctica de este proyecto.

Ángeles Reig

Ángeles Reig

La medida para agregar una quinta hora de clase fue presentada por el ministro de Educación, Jaime Perczyk en la 117° Asamblea del Consejo Federal de Educación que se llevó a cabo en Tierra del Fuego en el mes de abril y quedó plasmada en la Resolución 426/22.

La propuesta buscaba llevar la carga horaria de la jornada simple, de cuatro a cinco horas y suponía la firma de un convenio bilateral entre el Ministerio de Educación de la Nación y las carteras educativas de las 24 jurisdicciones provinciales del país.

La quinta hora en las distintas provincias

A pesar de la urgencia en la necesidad de tomar medidas para subsanar el enorme daño que generó el cierre de las escuelas durante 2020 y 2021, para el mes de julio sólo cuatro provincias habían firmado el convenio: Tucumán, Santa Cruz, Chaco y Catamarca, a las que luego se sumaron Entre Ríos y Tierra del Fuego. En todas, además, la implementación se está llevando en forma gradual y en ningún caso ha alcanzado a cubrir el 100% de los establecimientos educativos.

Con respecto a la provincia de Santa Fe, la firma del convenio implicó agregar treinta minutos de clase, ya que allí la jornada simple es de cuatro horas y media. La provincia de Salta sólo extenderá la jornada en las escuelas rurales. Lo mismo anunció el gobierno de San Juan y ya trabajan en su implementación.

Por su parte, en Córdoba, la jornada para cuarto, quinto y sexto grado en las escuelas urbanas es de 6 horas desde el año 2010. La quinta hora se agregó en los tres primeros grados, pero fue luego de un anuncio del gobernador Juan Schiaretti a principio de año. De todos modos, la implementación se lleva delante de forma gradual a medida que los establecimientos se pueden ir adaptando.

Durante el mes de agosto, se sumaron Formosa y Corrientes que, de acuerdo a fuentes oficiales, ya implementaron la extensión horaria sin inconvenientes.

En la provincia de Río Negro, la medida se aplicará a partir del próximo 27 de agosto y, en una primera etapa, sólo beneficiará a 17 escuelas. Simultáneamente preparan una propuesta para dar clases los sábados.

Finalmente, en la Ciudad de Buenos Aires, apuntan a seguir aumentando la cantidad de escuelas con jornada extendida. De las 467 primarias de gestión estatal, el 60% ya cuenta con las 8 horas de clase y apuntan a agregar 30 escuelas más.

¿Qué pasa en la provincia de Buenos Aires?

Mientras tanto, en la provincia de Buenos Aires, la quinta hora aún no se ha implementado. Es cierto que la enorme cantidad de problemas que padecen las escuelas de gestión estatal, sobre todo en el conurbano bonaerense, dificulta su aplicación.

Uno de ellos es la cantidad de turnos. En muchas escuelas no sólo hay turno mañana y turno tarde, sino también turno vespertino. Si bien este último es solo para secundaria, en muchos casos, los edificios se comparten. Donde funciona una primaria a la mañana y a la tarde, podemos tener una secundaria a la tarde o a la noche. ¿Cómo agregar carga horaria allí? El otro gran inconveniente son los docentes que trabajan en más de un establecimiento, que en el conurbano son la mayoría.

Además, hay que tener en cuenta el alto índice de ausentismo tanto de alumnos como de docentes. Agregar una hora de clase no modificaría en nada esta realidad.

A esto se suma el rol obstaculizante de los gremios que, en la provincia, siempre encuentran una excusa para no trabajar. Durante la pandemia, fueron los abanderados de la virtualidad e incluso, luego de estar vacunados seguían resistiéndose a la vuelta de las clases presenciales. El daño que esta medida generó es incalculable. Sin embargo, a Roberto Baradel solo le preocupa la “sobrecarga del trabajo docente”. Que el 40% de los alumnos que llegan a sexto grado no comprenda un texto complejo, parece no preocuparle.

El sector privado tampoco estaría exento de dificultades si se avanzara con esta decisión. Hay muchos establecimientos que ofrecen alternativas de jornada simple y deberían, sobre la marcha y con el ciclo lectivo muy avanzado, pagar horas extras adicionales que no estaban contempladas en el presupuesto, además de conseguir que los docentes puedan cubrir ese tiempo adicional.

¿Y la jornada extendida?

En medio de esta polémica, hay algo que nadie parece recordar: la Ley 26.206 de Educación Nacional establece en su artículo 28 que “las escuelas primarias serán de jornada extendida o completa con la finalidad de asegurar el logro de los objetivos fijados para este nivel por la presente ley”. La ley es del año 2006.

Dieciséis años después, de acuerdo con números oficiales, en la provincia de Buenos Aires hay 4188 escuelas primarias de gestión estatal, de las cuales apenas 555 brindan este servicio que, en el conurbano, alcanza solo al 6,4% de los alumnos. En este contexto, la quinta hora parece más un premio consuelo que, por ahora, sigue siendo inalcanzable.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?