Camino a un narcoestado que nos quiere esclavos de la muerte

Camino a un narcoestado que nos quiere esclavos de la muerte

¿Qué políticas son estas que fomentan adicciones en vez de prevenirlas? ¿Qué significa “ir de a poco y despacio”? ¿Quién está detrás de estas políticas propias de un narcoestado? Estas y otras preguntas surgen a partir de las acciones de la Dirección de Políticas para Juventudes de Morón.

Ana Mármora

“Cocaína/Pastillas. Andá de a poco y despacio. Tomá poquito para ver como reacciona tu cuerpo. Si te detienen, tenés derecho a un abogadx”. Esto dicen los folletos que reparte y promociona en su página oficial la Dirección de Políticas para Juventudes del Municipio de Morón

Hace tan solo unos meses fuimos testigos del impacto de la droga con las 24 muertes y más de 80 personas intoxicadas por consumir cocaína adulterada en la zona noroeste y oeste del conurbano.

Pero ese lamentable suceso pareciera no sólo no haber hecho reflexionar sino empeorar las políticas provinciales y municipales que tienen como antecedente la repudiada campaña lanzada durante el verano acerca del “consumo responsable” de las drogas con su campaña “#ConSumoCuidado”. 

Campaña #ConSumoCuidado del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires

Esclavos de la muerte. Así nos quieren a nuestra juventud. Funcionales a sus intereses que hoy intentan imponernos una ausencia total de la percepción del riesgo. Como si no pudiéramos comprender algo tan real y tan duro que las Madres contra el Paco repiten una y otra vez como que las drogas matan.

¿Por qué el Estado fomenta el consumo en vez de prevenirlo? Porque ha perdido el rumbo y la percepción del riesgo. Porque ha ajustado sus políticas a sus intereses económicos e ideológicos abandonando la idea de luchar contra las adicciones e instalando campañas que intenta justificar bajo esquemas de “reducción de daños” que hoy nos traen abandono y muerte.

Y entonces hoy ya no nos sorprende tanto encontrarnos con un Estado que en vez de atacar los problemas de fondo intenta poner “parches” que ni siquiera hacen de tales sino que dejan en evidencia su absoluto fracaso para abordar integralmente el problema de las drogas en Argentina.

La diputada María Eugenia Brizzi denuncia que estos folletos se socializaron el mismo día que se denunció que drogaron y violaron a una menor de edad en un boliche de la localidad

El abordaje de las drogas en Argentina nos tiene que hacer entender que este debate no debe ser ideológico, ni meramente doctrinario porque este es el resultado de sus aparentemente estudiadas políticas de control de daños. El problema es cultural.

Necesitamos un enfoque cultural que nos permita comprender que la mejor política a fomentar es la de droga cero. Para esto, nuestra dirigencia deberá resignar a sus intereses económicos-ideológicos si de verdad queremos atacar el problema de fondo con políticas de prevención a largo plazo, con mejor acceso al sistema de salud y en aras al bien común que permita que el proyecto de vida de cada uno de nuestros jóvenes no sea el vacío de la droga.

Sin esas políticas que necesitamos, Argentina estará más cerca de ser un narcoestado que un país con igualdad, salud y desarrollo para sus ciudadanos.

 

*Ana Mármora es abogada y periodista, diplomada en Derechos Humanos por la Universidad Austral. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?