El suicidio que expuso una estafa piramidal con cientos de damnificados

El suicidio que expuso una estafa piramidal con cientos de damnificados

La existencia estructuras piramidales y financieras informales suelen ser atractivas para miles de argentinos que no se encuentran bancarizados. Las promesas tentadoras de ganancias inmediatas son el señuelo de un engaño que genera pérdidas millonarias para los damnificados.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Las estafas piramidales son habituales y adquieren relevancia en contextos de vulnerabilidad económica y financiera. Las crisis políticas y económicas forman un entorno adecuado para que miles de personas crean promesas de ganancias inmediatas que de ninguna forma serían posibles bajo un sistema formal o bancarizado. 

En junio se conoció el suicidio de Néstor de Gruttola quien fue hallado sin vida en su local de electrodomésticos donde, además, funcionaba una financiera informal que estafó a miles de personas que perdieron todos sus ahorros. Los damnificados decidieron denunciar y la justicia abrió causas penales y civiles cuyos montos de la defraudación en dólares son millonarios.

Al igual que en las estafas piramidales más conocidas donde se pone especial énfasis en la captación de personas, De Gruttola utilizaba la confianza de sus vecinos y allegados para llevar a cabo las estafas a través de las cuales recibía dinero en calidad de préstamo por el que pagaba intereses altos en pesos y dólares. El sistema funcionó durante más de una década y se calcula que fueron más de 4.000 personas damnificadas que acudían a la financiera ante la promesa de importantes ganancias producto de los intereses recibidos. Si bien la justicia aún no determina el monto de la estafa, se calcula un promedio de 35 millones de dólares.

Otras estafas piramidales en Argentina

Quizás por la falta de confianza en el sistema formal o por la escasa educación financiera, los argentinos suelen ser un blanco fácil para los estafadores que aprovechan la confianza o expectativa de los ahorristas para adquirir abultadas sumas de dinero. En muchos casos, la justicia interviene para investigar el delito pero también son miles los damnificados que no realizan la denuncia ya que los ahorros "invertidos" no fueron blanqueados en el sistema formal.

El caso de la firma Hope Funds fue emblemático ya que transformó a su presidente, Enrique Blaksley Señorans, en el principal acusado de la mayor estafa de la historia argentina. Blaksley se encuentra detenido desde 2018  y fue imputado por diversas causas relacionadas a estafa y lavado cuyo perjuicio fue calculado en 900 millones de pesos. En el transcurso del juicio que se está llevando en su contra, el Ministerio Público Fiscal de la Nación pidió diez años de cárcel y una multa de casi 230 millones de pesos.

Otro caso de estafas piramidales en Argentina tiene como protagonista a Leonardo Cositorto, CEO de Generación Zoe, quien fue detenido en República Dominicana y extraditado a Argentina tras permanecer varias semanas prófugo de la Justicia. El hombre que está acusado de liderar una megaestafa piramidal.

La mayoría de las estafas que salieron a la luz a partir de las denuncias de los ahorristas que se vieron perjudicados con pérdidas millonarias que afectaron sus ahorros fueron realizadas a través de esquemas Ponzi. Esta forma de estafa piramidal atrae a los inversores y paga utilidades a los inversores anteriores con fondos de inversores más recientes. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?