Como en Jurassic Park, científicos planean revivir mamuts

Como en Jurassic Park, científicos planean revivir mamuts

Una compañía de ingeniería genética busca revivir este animal extinto hace 10 mil años con el objetivo de repoblar áreas del planeta y combatir el cambio climático. ¿Es una buena solución?

Nicolás Hornos

Devolver a los mamuts a la naturaleza, una especie que desapareció hace diez mil años de la faz de la Tierra, es el ambicioso plan de Colossal. Es una empresa cofundada por Ben Lamm, emprendedor de tecnología y software, y George Church, profesor de genética en la Escuela de Medicina de Harvard. La empresa recibió en el mes de septiembre una inyección adicional de 15 millones de dólares para poner en marcha el proyecto.

Los científicos que participan de la investigación buscan aprovechar la ingeniería genética para resucitar el mamut de la extinción mediante CRISPR, lo que significaría demostrar las capacidades de la ingeniería genética para conservar especies extintas o en peligro de extinción.

El genoma del mamut se logró secuenciar por completo en 2015 y desde entonces no han parado de surgir avances relacionados, ya que su ADN se ha conservado relativamente bien en comparación con el de otros animales.

La ingeniería genética, que tan revolucionaria ha sido en los últimos años, permite modificar el genoma de un ser vivo extrayendo partes del ADN para luego insertarlos en otro lugar. A partir de esta idea, se podría extraer parte del ADN de un mamut para insertarlo en elefantes. Los investigadores esperan que el resultado sea un híbrido entre ambas especies con las capacidades suficientes para sobrevivir en entornos como el Ártico.

En una primera fase, los científicos han puesto su mirada en la creación de este híbrido entre elefante y mamut. El punto de partida del proyecto consiste en tomar células de la piel de elefantes asiáticos, que se encuentran en peligro de extinción,  y reprogramarlas para convertirlas en células madre más versátiles que transporten ADN de mamut (los genes responsables de las adaptaciones al clima frío). Estos embriones luego se inyectarían en una madre sustituta o en un útero artificial.

“Nuestro objetivo es hacer un elefante resistente al frío, pero se verá y se comportará como un mamut. Queremos algo que sea funcionalmente equivalente al mamut, que disfrute a -40 °C y haga todas las cosas que hacen los elefantes y mamuts, en particular derribar árboles”, explicó Church en el períodico británico The Guardian.

Si todo va según lo planeado, Colossal espera haber logrado sus primeros híbridos elefante-mamut en seis años.

El presidente de Neuralink comentó que "ya existe la tecnología para crear un parque jurásico real.

En su página web, Colossal expone que la extinción es un problema que enfrenta el mundo y que ellos van a solucionarlo. “Combinando la ciencia de la genética con el negocio del descubrimiento, nos esforzamos por impulsar el latido ancestral de la naturaleza. Ver al mamut lanudo tronar sobre la tundra una vez más. Promover las economías de la biología y la curación a través de la genética. Para hacer a la humanidad más humana. Y para volver a despertar la naturaleza perdida de la Tierra. Para que nosotros, y nuestro planeta, podamos respirar mejor”, presenta Colossal su proyecto “De-extinción”.

Los científicos que participan del proyecto creen que la introducción de manadas de híbridos de elefante y mamut en el Ártico puede ayudar a restaurar el hábitat degradado y combatir algunos de los impactos del cambio climático.

Asimismo, la ingeniería genética podría usarse en el futuro para estabilizar las especies amenazadas que aún no han entrado en extinción. Editando el ADN sería posible ofrecer a determinadas especies mejores características que les ayude a sobrevivir y adaptarse a las condiciones de vida de su entorno. Hasta el momento, Colossal tiene 15 millones de dólares recaudados para hacerlo, y unos cuantos años por delante de investigación.

Por otro lado, la noticia ha despertado una alarma entre muchas personas en redes sociales rechazando esta investigación y recordando la película Jurassic Park como muestra de por qué no es conveniente revivir animales muertos. 

Sin lugar a duda, la especie humana se encuentra en un momento de impresionantes avances científicos que va a requerir un debate en pocos años: si se abraza el transhumanismo para seguir tapando y solucionando los problemas del cambio climático que afectan al planeta y que el propio ser humano creó por sus hábitos, o abrazar el naturalismo y modificar nuestros hábitos dañinos para el medioambiente aprendiendo de la naturaleza para solucionar por completo la crisis climática.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?