Opinión

"Eu! Santilli, Manes, Vidal: que fiscalice tu vieja"

A un mes de la PASO, reinan la decepción, la desesperanza y la apatía cívica. Aún así los republicanos anti-populistas movilizaremos 100.000 fiscales en todo el territorio porque tenemos algo clave.

Santiago Morgan sábado, 7 de agosto de 2021 · 08:54 hs
"Eu! Santilli, Manes, Vidal: que fiscalice tu vieja"

Lejos de la épica de 2019 que logró que hasta el más anti-política de tus conocidos se movilice para fiscalizar, quienes empezamos estos días a convocar gente para estas elecciones encontramos un panorama muy diferente y desolador. Muchos desencantados, decepcionados, con apatía cívica total o que argumentan que ¨las PASO no son tan importantes, llamame para las generales¨. Ah, sí. Porque eso funcionó de maravilla la última vez... 

Nos encontramos sobre todo con bronca hacia los dirigentes. Con que Vidal es un fantasma (tibio, por cierto), con que Santilli es un chanta socialista (cool, pero socialista al fin), con que el neurocoso es un vende-humo (muy) y con que Larreta se olvidó de quiénes lo votaron para intentar agradar a los que nunca van a hacerlo. 

Puede que tengan razón -yo creo que la tienen-. Pero nada de eso importa hoy. Manes, Santilli, Vidal y cualquier otro son sólo pequeños engranajes intrascendentes en la gran maquinaria del cambio.

Estoy de acuerdo con que gran parte de las listas de Juntos por el Cambio (soy de los negacionistas que nunca lo llamarán Juntos) son invotables. Hubiese querido que las listas las encabezaran la jubilada que tomaba sol en Ciudad de Buenos Aires y el surfer en Provincia de Buenos Aires. Seguidos por todos los bailarines-albañiles de Flavio Mendoza. Pero no se pudo. En menor medida por la desconexión de la dirigencia con la sociedad y mayormente porque. como ciudadano libre, yo no me involucré lo suficiente. Aprendizaje para 2023.

De todos modos no importa. No son los candidatos la razón por la que hay que fiscalizar. Hoy, más que nunca, sobran motivos para hacerlo. Hoy, más que nunca, hay que recordar lo que hay del otro lado. Hoy, más que nunca, hay que ir a cuidar los votos para que no se los roben.

Para que no se los roben como se robaron la vida de Luis Espinoza, Facundo Castro, Mauro Ledesma y otros cientos de compatriotas masacrados por el kirchnerismo durante la cuarentena criminal e ilegítima. 

Para que no se los roben como se robaron la vacunas y el futuro del millón de pibes que expulsaron de las escuelas o de los miles de laburantes que bajaron persiana. 

Para que no se los roben como se robaron la despedida de Solange con su papá o la dignidad de Abigail y el suyo. En realidad esto es inexacto. En su corta vida Abigail tuvo mas dignidad de la que tuvo el kirchnerismo en toda su historia. 

Y no solo es importante que no roben votos. También es muy importante que los populistas ese día vean una masa inmensa de gente en la vereda de enfrente. Una masa inmensa de gente que, a los tumbos y con dirigentes que no están a la altura, se oponen al pobrismo y quieren el verdadero desarrollo para este país. Aunque implique sufrimiento, sacrificio y planificación a largo plazo. Ya habrá momento de reorganizarnos, impulsar nuevos líderes y hacer rendir cuentas a los actuales. Pero no ahora. Ahora hay que bancar. 

¿Saben por qué había clima de derrota total en el búnker del Frente de Todos los Chorros en 2019? Porque a pesar de la magra victoria electoral estaban golpeados por la inmensidad de gente que se había movilizado a favor de la República y en contra del pobrismo que ellos tanto defienden. No podemos detenernos ahora. Este año hay que repetir la hazaña. Incluso Gabriela Cerruti, Capitana Déficit Fiscal, quiso bajarse de la lista porque, como muchos, no quiere quedar pegada a la paliza que se les viene en las urnas. No podemos aflojar ahora.

Te digo más. No toda la dirigencia republicana son unos tibios especuladores. Desde el colosal Toty Flores en La Matanza hasta el eficientísimo Ramón Lanús en San Isidro tenés toda una gama de gladiadores por todo Argentina para militar y apuntalar. Se van acabando las excusas. Hay que meterse y hay que bancar. 

Pero bueno. ¿Alguno quiere quedarse ofuscado en su casa y esperar el Apocalipsis populista desde el sillón? Buenísimo. Suerte con eso. Yo prefiero mil veces irme a fiscalizar a las trincheras. Es más noble, más necesario y más divertido. Personalmente no tengo ninguna duda de que los republicanos anti-pobrismo vamos a movilizar 100.000 fiscales que garanticen el futuro de esta patria. Porque tenemos todo lo que hace falta: te tenemos a vos

 

Santiago Morgan es padre de familia, ingeniero y profesor de matemática. 

Archivado en