Santi Maratea: “Quiero tener una ONG más grande que Google pero en Argentina es imposible”

Santi Maratea: “Quiero tener una ONG más grande que Google pero en Argentina es imposible”

El influencer publicó en sus redes sociales una reflexión sobre las dificultades de ayudar en Argentina. Santi Maratea tomó como ejemplo a Enrique Piñeyro y tras confesar su deseo de tener una ONG más grande que Google explicó por qué acá es imposible.

Santiago Alvarez Tocalli

El influencer Santi Maratea cada vez genera más repercusión en las redes por las colectas de dinero que realiza con fines sociales. Desde Emmita, una beba de menos de un año con Atrofia Muscular Espinal que necesitaba 2 millones de dólares para el tratamiento médico hasta Tamy, un elefante que rescató del cautiverio, son algunas de las tantas causas con las que el joven argentino se comprometió.

Santi Maratea a menudo cuenta a través de sus redes sociales que su objetivo es poder crear una “ONG más grande que Google”, dónde él asegura que sueña con poder armar una organización social en donde los trabajadores puedan gozar de beneficios y sueldos de la misma magnitud que en grandes empresas privadas.

Actualmente, Santi Maratea se encuentra en España de vacaciones luego de terminar una colecta que lo llevó ahí. Hoy contó en sus redes sociales las dificultades que cree que va a tener en Argentina a la hora de abrir la ONG que anhela, y que, probablemente, sea más próspero desarrollarla en otro país por más de que le gustaría hacerla en su tierra natal.

Para ejemplificar las dificultades de desarrollar una organización social en Argentina, el influencer cuenta lo que padeció Enrique Piñeyro, un médico aeronáutico y activista argentino-italiano. Se conocieron gracias a que puso a disposición de Santi Maratea su avión para poder transportar a Fede, un chico cordobés que debía viajar a España para un tratamiento médico.

Según cuenta el influencer, Enrique Piñeyro tuvo la voluntad de colaborar en causas sociales en Argentina reiteradas veces, como por ejemplo poniendo a disposición sus recursos para repatriar varados o traer vacunas contra el coronavirus, pero ante las distintas trabas que tuvo que sortear decidió emigrar a España, donde colabora con la ONG Open Arms.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?