Argentina, el país con la brecha más amplia entre vacunados con una y dos dosis

Argentina, el país con la brecha más amplia entre vacunados con una y dos dosis

Por problemas de suministro o estrategia de vacunación, se enfrenta la llegada de la variante Delta con fragilidad sanitaria. La demora en la llegada del segundo componente ruso mantiene a millones de personas con el esquema incompleto de inmunización, en contraste con lo que sucede en el mundo

Horacio Alonso

Horacio Alonso

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, reconoció que se está analizando la posibilidad de reemplazar la segunda dosis de la Sputnik V por una alternativa de otro laboratorio.

Desde Rusia, se informó que la vacunación de su población tiene prioridad, por lo que el abastecimiento desde el Centro Gamaleya a otros países, seguirá con demora.

Hay quejas de argentinos que, tras haber sido citados para recibir el segundo complemento de esa vacuna, se les comunica la cancelación del turno.

Ayer fue un día de noticias que confirman que la Argentina tiene un serio problema para completar el esquema de inmunización.

Con el avance de la variante Delta, hay consenso entre los especialistas respecto a que es necesario tener vacunada a la mayor parte de la población pero, aclaran, con dos dosis y no sólo con una, para evitar cuadros graves y trágicos. Incluso, ya se habla de sumar una tercera.

Mientras se multiplican los ejemplos de países que están logrando controlar el coronavirus, en base a tener vacunada de forma completa a alto porcentaje de sus habitantes, la Argentina está viviendo récord de muertos.

Como en materia económica, la diferencia entre el tipo de cambio oficial y el dólar “blue” refleja que algo no funciona bien, la diferencia entre la cantidad de gente que está inmunizada totalmente y los que lo están de forma parcial, puede servir para explicar los resultados sanitarios. No sólo por el momento actual sino en lo próximos meses.

Ante la amenaza de la variante Delta y la llegada del invierno, la mayor distancia entre ambas puntas, puede tener consecuencias graves.

Comparado con las naciones representativas, la Argentina es el país que tiene la brecha más grande entre los que recibieron una o dos dosis.

Esto puede estar sucediendo por una situación forzada, ante falta de vacunas, o por una estrategia sanitaria. También, por las dos cosas. Lo concreto es que esta diferencia es un dato de la realidad, más allá de las causas. Vale aclarar que la comparación se realiza con países que tienen similar porcentaje o más de población con doble cobertura.

Hasta el momento, 8.2% de los argentinos presentan el esquema completo de vacunación y el 32% recibió una dosis. Es decir, por cada persona con dos dosis hay 2,9 que tienen sólo una y esperan la segunda. Es decir, la brecha entre los dos datos es de 290%

Israel, por ejemplo, se ubica en el otro extremo: vacunó con dos dosis al 57% y con una al 61%. Con sólo cuatro puntos porcentuales de diferencia, la relación está equilibrada. Este país es uno de  los que muestra mejores resultados frente a la pandemia.

En contraste con la Argentina, no sólo tiene una brecha casi inexistente, entre el esquema total y el parcial, sino que además tiene a la mayoría de la población vacunada. Este, obviamente, es el otro de factor clave para ganarle al Covid.

Estados Unidos es otro de los países que tienen una relación pareja: 46% con dos dosis y 54% con una. La brecha de los que falta vacunar con dos dosis es del 20%

Inglaterra vacunó ya a 47% de sus habitantes con dos dosis y 64% con una (la diferencia es 30%)

En esa línea hay una serie de países: Hungría (20%), Chile (30%), Grecia (40%), Uruguay (50%), Perú (50%) o España (50%)

Otro pelotón se ubica en un nivel más alto en la diferencia entre los vacunados con dos dosis y los que recibieron sólo una: Alemania (60%), Nueva Zelanda (60%), México (60%), Suecia (70%), Portugal (70%), Holanda (80%), Italia (90%), Francia (90%)

Hay otros países que muestran una brecha amplia entre vacunados completos o parcial, aunque siempre menos que la Argentina. En Brasil, por ejemplo, es de 160%. Por cada vacunado con dos, hay 1.6 con una. En Colombia, es de 110%.

En cambio, dos ejemplos rompen la regla. En Canadá, la brecha entre vacunados completos y los que recibieron una dosis, es de 250%. Sin embargo, tiene la situación controlada, con baja de contagios y pocos muertos. La diferencia es que 20% de la población tienen el esquema completo y 67% con una dosis.

Otro caso curioso es Australia. Sólo 3,4% de los habitantes tiene la vacunación completo y 22% en forma parcial. Este país frenó el coronavirus desde el inicio, con testeos masivos, seguimiento y aislamiento, por lo que no tiene urgencias para inmunizar a sus habitantes.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?