Día Sin Compras: la curiosa propuesta contra en Black Friday

Día Sin Compras: la curiosa propuesta contra en Black Friday

El Día Sin Compras -Buy Nothing Day en inglés- se presenta como una propuesta anticapitalista, anticonsumista y ecologista para combatir el consumo innecesario en las sociedades y se celebra cada año el mismo día que el Black Friday.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Cada último viernes de noviembre se celebra mundialmente el Black Friday, un día de promociones extremas que buscan incentivar el consumo de la población. Probablemente todos lo hayamos oído nombrar y hasta hayamos hecho algunas compras aprovechando las tentadoras ofertas. Este día es cuando en muchos lugares del mundo se inician las compras previas a navidad y se celebra luego del Día de Acción de Gracias, una festividad clásica norteamericana.

Históricamente las grandes filas en los negocios eran un ícono del Black Friday, pero actualmente un gran flujo de esas ventas se trasladó al mundo digital. Gracias a esto se realizan muchas campañas de ciberseguridad anualmente para informar a los consumidores sobre que paginas web son seguras para evitar caer en estafas.

El año pasado se consumieron 1.1 billones de dólares a nivel mundial desde  el Black Friday hasta navidad.

Sin embargo, existe una contracara a esta festividad. El día BND, por sus siglas en ingles “Buy Nothing Day” (en castellano, Día Sin Compras), busca exactamente lo opuesto al Black Friday, reducir el consumo que consideran innecesario. Esta jornada, también se replica mundialmente y apunta contra el modelo actual de producción y consumo en la que gran parte de la sociedad está inmersa.

Su origen se remonta al año 1992 en la ciudad canadiense de Vancouver, en donde el artista Ted Dave creó la fecha para combatir la lógica consumista con la que el no comulgaba. Fue en el año 1997 cuando se estableció que la fecha definitiva del Día Sin Compras sea luego del Día de Acción de Gracias, para así hacerlo coincidir con el Black Friday y poder luchar contra el sistema de consumos el día en donde más se realizan.

Esta actividad autoproclamada como anticapitalista, anticonsumista y ecologista recibe anualmente duras críticas que dudan de su efectividad. La principal es la que establece que por una pausa del consumo de 24 horas no se consigue ningún cambio real, ya que al día siguiente las personas volverán a consumir de manera regular y comprando lo que no hicieron durante la jornada anterior. Los más críticos afirman que, de querer tener actitudes anticapitalistas, se debe adoptar una vida coherente a estos principios en cada momento.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?