4 claves para lograr un liderazgo exitoso en un mundo pospandemia

4 claves para lograr un liderazgo exitoso en un mundo pospandemia

A medida que la covid-19 retrocede gradualmente y la atención se centra en la recuperación económica, un buen liderazgo es esencial para ayudar a las empresas y a sus empleados a navegar por un futuro pospandémico

BBC News Mundo

La interrupción y la devastación causadas por la pandemia de covid-19 han cambiado el mundo.

No solo se ha cobrado la vida de más de 5 millones de personas en todo el mundo, sino que también ha herido gravemente a la economía mundial.

Miles de empresas quebraron y los empleados están desmotivados, y casi cuatro de cada 10 se sienten menos motivados en el trabajo desde la pandemia.

Ha habido una disminución en la productividad para la mayoría de las empresas, y los sectores que involucran el mayor contacto social son los más afectados.

Recientemente escribí sobre las habilidades que los líderes efectivos deben poseer.

Estas nunca han sido más relevantes, especialmente ahora que necesitamos un liderazgo fuerte que nos guíe hacia la recuperación después de la pandemia.

Aquí hay cuatro habilidades clave que son cruciales para ayudar a que eso suceda.

1. Ser empático

Los líderes eficaces necesitan comprender los sentimientos, las motivaciones y las emociones de los demás, especialmente de las personas que trabajan para ellos.

La empatía con los empleados es fundamental ahora que muchas personas se enfrentan a diversos desafíos como la ansiedad, el estrés y la adaptación a las nuevas condiciones laborales y la disminución de los ingresos.

Los líderes deben demostrar que son humanos.

Un buen ejemplo es Arne Sorenson, director ejecutivo de Marriott, la cadena de hoteles más grande del mundo con una fuerza laboral de alrededor de 121.000 personas.

Los ingresos de Marriott experimentaron una disminución drástica al comienzo de la pandemia.

Sorenson grabó un mensaje de video, que desde entonces se ha vuelto viral, expresando compasión por los empleados y sus familias, asegurándoles que las cosas mejorarían.

En ese momento estaba siendo tratado por cáncer de páncreas y sometido a quimioterapia, pero esto no le impidió mostrar empatía o liderazgo.

Este acto de liderazgo compasivo es lo que diferencia a los buenos de los grandes líderes durante una crisis.

Foto: GETTY IMAGES

2. Ser decisivo

La pandemia hizo imperativo que los líderes empresariales actuaran con rapidez.

Las situaciones pueden cambiar rápidamente y las empresas exitosas son aquellas que pueden responder rápidamente y adaptarse al cambio.

Los buenos líderes deben ser decididos y no reacios a asumir riesgos. Deben poder identificar, evaluar y valorar los riesgos mientras toman decisiones difíciles.

Los recursos durante la pandemia eran limitados, por lo que era importante que los líderes adoptaran un enfoque lógico y analítico para garantizar que las decisiones se tomaran no solo con rapidez, sino de manera reflexiva.

Amazon salió de la pandemia más fuerte en comparación con otras empresas debido a las decisiones que tomó Jeff Bezos al principio.

Como las personas se vieron confinadas en sus hogares debido a las restricciones de movimiento, Bezos reclutó a 175.000 empleados adicionales y aumentó el salario en US$2,60 la hora, sabiendo que la pandemia iba a tener un impacto drástico en la cadena de suministro y los empleos.

Esto fue fundamental para ayudar a aumentar las ganancias de Amazon durante la pandemia. Lo que conduce a la siguiente regla.

3. Reconocer y aprovechar las oportunidades

La pandemia también fue un período que vio un gran salto en las oportunidades nuevas y existentes.

La capacidad de reconocerlos en una crisis es vital.

Los líderes deben ser catalizadores agresivos e identificar oportunidades donde otros ven caos, confusión y problemas.

Estas oportunidades varían desde la expansión a mercados emergentes hasta la venta de nuevos productos y la adaptación de los servicios existentes, como que los restaurantes se reconviertan a comida para llevar.

Eric Yuan, director ejecutivo de Zoom, es un ejemplo clásico de un líder que fue capaz de reconocer y aprovechar las oportunidades que surgieron como resultado de la covid.

La pandemia provocó un cambio abrupto hacia el trabajo a distancia para muchas empresas de todo el mundo.

Esto transformó a Zoom en una marca global durante la pandemia.

Las ganancias en 2020 se dispararon a US$186 millones, mientras que el crecimiento de clientes aumentó en un 458% en comparación con 2019.

Yuan identificó que el éxito dependería de la capacidad de la empresa para atraer corporaciones con grandes gastos a Zoom, además de personas que simplemente lo usan de forma gratuita.

El CEO de Zoom es muy consciente de que el futuro ha cambiado e, independientemente de cómo se desarrolle el mundo posterior a la pandemia, el trabajo remoto será un elemento fijo.

Los grandes líderes conocen la importancia de esta habilidad y generalmente están preparados para aprovechar las oportunidades cuando surgen.

Foto: GETTY IMAGES

4. Construir equipos efectivos

El liderazgo se trata de influir y motivar a las personas.

Los líderes deben promover el trabajo en equipo y fomentar el espíritu de equipo para garantizar que su personal coopere y colabore para trabajar juntos de manera efectiva.

Para hacer esto, los empleados deben confiar en quienes están a cargo.

Los líderes deben ser modelos a seguir que predican con el ejemplo; los empleados aprenden mucho de los buenos líderes, especialmente en tiempos difíciles.

Carsten Spohr, director ejecutivo de Lufthansa, se enfrentó a una situación extremadamente difícil y trágica en marzo de 2015 cuando un piloto suicida estrelló deliberadamente su avión y mató a 150 pasajeros.

Durante esta crisis, Spohr mostró honestidad y asumió la responsabilidad.

Esto inspiró e impresionó a sus empleados y ayudó a construir una cultura de confianza dentro de la organización después de un evento tan devastador.

Para desarrollar estas habilidades, las actividades de tutoría y crecimiento personal son importantes.

El liderazgo es un viaje personal y los líderes empresariales deben comprometerse a desarrollar sus propias habilidades.

Nadie es perfecto ni tiene todas las respuestas, pero los buenos líderes no deben tener miedo de fallar.

Deben demostrar que la vida continúa y puede mejorar después de fallar, si se aprenden lecciones, por dolorosas que sean.

Como todo, un liderazgo fuerte y eficaz requiere práctica.

* Christian Harrison es catedrático de liderazgo de la Escuela de Industrias Empresariales y Creativas de la Universidad del Oeste de Escocia. Este artículo apareció en The Conversation. Puedes leer la versión original aquí.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?