El deporte para educar: liderazgo escolar según la Brujita Verón, Agustín Pichot y Mariano Tubio

El deporte para educar: liderazgo escolar según la Brujita Verón, Agustín Pichot y Mariano Tubio

La Brujita Verón, Pichot, Mariano Tubio y directores de escuela se reunieron para potenciar el liderazgo escolar en el marco del trabajo conjunto que llevan adelante lUNESCO, Fundación Varkey y Global School Leaders para impulsar el liderazgo educativo y transformar las escuela.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Los jóvenes suelen imitar a sus ídolos: sus gustos, sus peinados, sus gestos y hasta la forma de caminar. Si alguien cuenta con la admiración de otro, tendrá mucho más que eso. Muchas veces esos referentes -líderes de cualquier ámbito- han tenido que sortear muchos obstáculos para llegar a serlo y ese aspecto de su experiencia no suele ser suficientemente valorado por los jóvenes en particular ni por la sociedad en general.

Esto puede representar un riesgo y, a la vez, una oportunidad para conocer los desafíos que -en este caso los deportistas- han tenido como líderes, reflexionando sobre cómo actúan, cómo gestionan las crisis, la creación de equipos y otros aspectos que pueden desarrollarse en la escuela.

Justamente por esa razón se reunieron ayer el exjugador y dirigente de rugby, Agustín Pichot, el reconocido exfutbolista Sebastián “la brujita” Verón y Mariano Tubio, un referente mundial del golf adaptado que practica el deporte con una silla que le permite jugar en el campo, como cualquier otra persona.

El encuentro fue parte de la Red Global de Liderazgo Escolar, una agrupación de más de 350 líderes escolares y 100 expertos de todo el mundo que trabajan para que el liderazgo escolar sea más eficaz. Se trata de una iniciativa que comenzó en abril 2021 Fundación Varkey junto a Global School Leaders, y forma parte del International Task Force on Teachers for Education de UNESCO.

A través de los desafíos, experiencias y lecciones aprendidas de los referentes se exploró el papel vital del liderazgo en el deporte para enriquecer la conversación en torno al liderazgo escolar y, en última instancia, impulsar la transformación de las escuelas.

La conversación fue moderada por Agustín Porres, director regional de Fundación Varkey, que indagó sobre aquellos referentes que les sirvieron de inspiración, sobre las habilidades para liderar un equipo, y los desafíos para superar obstáculos. “Aprender de la humildad de estos grandes deportistas y acercarlos a los líderes escolares, es invaluable. Creemos que hay mucho que aprender del liderazgo en otros ámbitos que enriquecerán la transformación escolar”, expresó Porres.

En un momento de la conversación, Verón declaró: "La principal barrera es el ego. Y en un grupo eso puede llevar aparejado querer ser más que el otro. Obviamente, existe la competencia, esto es innegable. Pero lo que puede quebrar todo es colocar el ego por delante del objetivo grupal. Eso rompe cualquier esquema”. Con él coincidió Pichot cuando dijo que "la primera carga que hay que tratar es la de uno, cuando todos relegan su ego, todos brillan mucho más”.

El futbolista enfatizó la relación entre el deporte y la educación y señaló que la escuela debería "aprovechar el deporte como vehículo para trasladar a los chicos a las escuelas y que puedan tener la sapiencia para mejorar ese vínculo del educador, del director, con los chicos de la escuela. Me parece importantísimo el vínculo que debe tener el chico -deportista o no- con la educación. Ese es un gran desafío”.

A su vez, Tubio, que practica golf adaptado, expresó que “un desafío es poder aprovechar el deporte como medio de integración. Cualquier persona con alguna discapacidad o que se sienta menos hábil, el deporte la puede integrar. Ayuda psicológica y socialmente. En mi caso o en el caso de muchos chicos, que no tienen la autoestima tan alta como otros, nos sentimos súper héroes haciendo deportes”.

“Tenemos que usar el deporte para educar, no para ser buenos deportistas sino para algo que los haga mejores, más libres", sentenció Pichot y añadió: "Lo lindo que tiene el momento de aprendizaje, desde que sos niño hasta que sos un adulto, es que vos podes aprender haciendo algo que te gusta. Yo siempre lo digo a esto: yo iba al colegio, y no me gustaba ir, pero yo era feliz cuando hacia deporte en el colegio, o artes. Creo que tenemos que usar más esa parte que antes era complementaria a las matemáticas a materias más duras, a usar otras formas lúdicas o artísticas para enseñar cosas más profundas. En definitiva, la información es accesible a un botón, pero lo que no es tan sencillo es relacionarte con la gente, hablar, comunicarte, mirar a los ojos, saludar, todas esas pequeñas cosas el deporte te impulsa a hacerlo, sin querer lo va logrando. Yo creo que el deporte y las partes más sensibles son el futuro para la educación”. 

Luego de conversación con los deportistas, los directores de escuelas y los expertos que forman parte de la red trabajaron en pequeños grupos. Allí reflexionaron sobre desafíos comunes entre el deporte y la educación, sobre cómo llevar al aula parte de los aprendizajes y sobre una rutina para un mejor liderazgo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?