Videos: se multiplican las escenas de violencia en playas de la costa argentina

Videos: se multiplican las escenas de violencia en playas de la costa argentina

Mientras el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, insiste con que "la Policía no está para hacer de babysitter"; las fotos y videos de lugares fuera de control se multiplican y preocupan a las autoridades. Peleas y situaciones incomprensibles. Reportes desde distintos centros vacacionales.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

En los últimos días se han multiplicado las imágenes que muestran el grado de descontrol que prima en algunas playas de la Costa Atlántica y otros centros vacacionales de Argentina. A principios de temporada, uno de los primeros videos mostró cómo un partido de fútbol derivaba en piñadera. Luego vinieron más y más. Y a esta altura del verano, los ejemplos son muchísimos

¿Por qué tantas personas se comportan de modo irracional? Hay quien teoriza y sospecha que buscan en el verano un "cable a tierra" para descargar tensiones tras un año particularmente complicado. 

El año pasado, una patota mató a Fernando Báez Sosa en Villa Gesell. Se habló del caso hasta el hartazgo. ¿Hubo alguna reflexión? No parece. Anoche, un grupo de barras de Rosario Central desfiguró a botellazos a un hombre de 20 años en Mar del Plata. La evidencia está ahí: la fiebre violenta no parece parar.

Y esta tarde, sin ir más lejos, trascendió esta grabación de un incidente entre jóvenes que veranean en Pinamar. Según informaron medios locales, el lío se desató cuando unos 80 efectivos intentaron dispersar a unos 800 chicos y chicas. Ahí comenzaron los arrebatos de celulares y las trompadas. Nótese el grado de masividad que tiene la riña:

Aquí, otro ángulo de la misma situación. Algunos testigos reportan que hay heridos a causa de los botellazos que volaron:

Y la llegada de las autoridades no hace mella en el ánimo de los involucrados. En Córdoba se han visto escenas como la que sigue, donde chicos y chicas se niegan a despejar una playa al canto de "no nos vamos nada/que nos echen a patadas".

Hasta las agencias internacionales se han sorprendido al ver la cantidad de gente que se junta sin cuidados en las playas Argentinas. Sobre todo, porque buena parte del mundo padece en estos momentos los efectos de la "segunda ola" de covid-19.

En algunos extremos, se llega a lo que ocurrió en Claromecó, cuando efectivos policiales fueron enfrentados por veraneantes, en una sucesión de acciones que parece salida de una absurda obra de teatro:

 

Las vacaciones deberían servir para reconstruir los lazos sociales que a veces, en la vorágine de las actividades que se llevan a cabo el resto del año, tienden a desdibujarse. En cambio, los meses estivales dan la sensación de consolidarse cada vez más como un tiempo donde la estupidez es el idioma universal.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?