La historia de Coco Chanel y su mítico perfume Nº 5

La historia de Coco Chanel y su mítico perfume Nº 5

Una tienda de sombreros en París fue el comienzo del imperio de Coco Chanel y su emblemática fragancia Chanel Nº 5

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Su figura es inspiración femenina pura. Visionaria, talentosa y tenaz, Gabrielle Coco Chanel fue una costurera que fundó un imperio dentro de la moda de su época cuya impronta llega hasta hoy. La historia está magistralmente retratada en la película estrenada en 2009 y protagonizada por la actriz de Amelie, Audrey Tautou: “Coco antes de Chanel, de la rebeldía a la leyenda“. 

La mujer, la diseñadora, la leyenda 

Un 19 de agosto nació Gabrielle Chanel 1883 en una casa de caridad en Francia. Era hija ilegítima y su padre, al morir su madre, internó a Coco junto a sus otras 2 hermanas en un orfanato en Roma. Sus hermanos varones fueron entregados a una familia campesina.

En el orfanato Gabrielle aprendió a coser, a bordar a mano y a planchar. A los 18 años fue trasladada al internado religioso Notre Dame hasta los 21 años de edad. En sus primeros años trabajó de costurera y aprendió a hacer sombreros. De aquellos años proviene su sobrenombre Coco.

Había querido ser cantante y en un cafetín consiguió interpretar un par de temas, entre los cuales gustó la canción “Quién ha visto a Coco en el trocadero“. En ese momento empezó a interesarse en un joven adinerado - Etienne Balsan- que despertó sus primeras ilusiones románticas.

Pronto, el pícaro y rico muchacho la invitó a su castillo junto a otros amigos y a su amante oficial. Allí Coco conoció el lujo, los salones, la vajilla suntuosa, las fiestas, la equitación, los modales “de señorita“ frente a invitados de renombre.

La amante de Balsan lo dejó y entonces el joven avanzó con Coco invitándola a París, que dejó a la jovencita obnubilada. Su talento como costurera y diseñadora latía fuerte en contacto con esa ciudad y comenzó a soñar con un negocio propio.

Esto no sería posible hasta que la ayudara otro amante, Arthur Capel, conocido como Boy, que le financió su primera tienda. La “belle époque“ fue el contexto en el que Coco eirigió su casa con su sello dedicada al diseño y venta de sombreros. Pronto se convirtió en la marca favorita de señoritas y señoras de clase alta, que encontraban en sus atrevidas propuestas una brisa de renovación que amalgamaba perfectamente con la época. Fue el inicio de todo, pues jamás paró de crecer. 

La leyenda del perfume Chanel Nº 5 

Actualmente, se estima que la fragancia más famosa del mundo se vende a la impresionantes velocidad de un frasco cada 30 segundos en todo el globo.

Favorito de muchas celebridades, es mención constante de medios de comunicación, diseñadores, referentes de moda y celebridades. Entre tantas, se destaca la de la fallecida actriz Marylin Monroe, que confesó que como atuendo para dormir usaba “solo unas gotas de Chanel Nº 5“.

Sin embargo, esta increíble fama comenzó con la modesta idea de Coco Chanel de regalarle a sus mejores 100 clientas un aroma que las halagara, fresco y floral, el sello distintivo de una mujer elegante y parisina.

Un tiempo atrás en una fiesta, Coco había conocido al perfumista francés nacido en Rusia, Ernest Beaux. Pensó que era perfecto para el encargo y éste le presentó envases de laboratorio numerados. Ella, innovadora e instintivamente quizás, eligió el Nro. 5 porque era su número de la suerte y porque olía a esencia de naranjo, jazmín, rosa, sándalo, vainilla y vetiver.

Todas notas olfativas que le recordaban a su infancia y a los campos de Grasse al sur de Francia, cuando aún vivía su madre. La singularidad de esta opción era notable, ya que el perfumista le había agregado aldehído: un componente orgánico que intensificaba las notas florales sin que fuera necesario demasiada cantidad de esencia.

Así, en 1921 había nacido lo que ella misma describía como “una fragancia de mujer, con olor a mujer“. En 1924 fue la primera vez que el ya reconocido perfume entre la alta sociedad parisina accedió a una publicidad a toda página en el New York Times, con una imagen de un boceto.

Ya en 1937, era la misma Gabrielle Chanel la que posaba para la publicidad de Harper's Bazaar para imponer su total apoyo a su adorado perfume. Luego de la segunda guerra mundial su negocio sufrió la bancarrota, que la impetuosa mujer se dedicó a levantar nuevamente de sus cenizas.

Sus revolucionarias ideas de estilismo como el pantalón femenino y las prendas funcionales para la mujer, el perfume fresco sin resignar identidad e intensidad y su mítico sombrero con cinta ancha la mantienen por siempre inspirando a las nuevas generaciones, que buscan las diversas maneras en las que la marca siguió reinventando el aroma clásico del legendario perfume Nº 5.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?