Furor en Spotify e Instagram y amor viral: la abuela que emociona por redes sociales en cuarentena

Furor en Spotify e Instagram y amor viral: la abuela que emociona por redes sociales en cuarentena

Bea extraña mucho a sus nietos y craneó una hermosa forma de estar todas las noches con ellos: les graba un cuento para que se los hagan escuchar ya en cama. Nunca sospechó que serían miles los niños que los disfrutarían gracias a Spotify. En la nota, su hermosa historia y los links para seguirla.

Federico Croce

Federico Croce

En "El Permitido", el programa de la tarde de MDZ Radio, tenemos una sección que se llama "Gente que sí". En ella charlamos con personas que marcan una diferencia. No porque sean héroes, o realicen proezas especiales; sino simplemente porque irradian positividad, entregan un ejemplo, iluminan, son creativas y tienen una actitud de empuje ante una crisis: "le buscan la vuelta a la cosa", en vez de sentirse derrotados.

Podés escuchar la charla completa con Bea en MDZ Radio haciendo click aquí.

Beatriz Koessler es una docente jubilada que tiene 68 años y extraña muchísimo a sus nueve nietos, que tienen entre 3 y 9 años. Todos lo sabemos: la dura etapa de confinamiento que se vive en el AMBA se ha hecho sentir no solamente en el ámbito económico sino que la dimensión psicológica, espiritual y afectiva de las personas se ha visto comprometida.

Pero la "abuela Bea" puso a trabajar la creatividad y decidió encontrarse todos los días con sus nietos a través de algo que ella sabe hacer muy bien: contar cuentos. Cuando empezó la cuarentena y se vio alejada de ellos y decidió que era importante que no dejaran de escuchar un cuento antes de ir a dormir. En el programa de MDZ Radio "El Permitido" hablamos con ella y nos contó sobre su tierna historia, que la ha convertido en un fenómeno viral.

"Me dio mucha tristeza lo que iba a pasar con los más chiquitos de mi familia, y de todos los chicos del mundo. Los más chiquitos este año creo que alcanzaron a ir a la escuela dos días. De repente los encerraron en un departamento, no vieron más ni primos ni amiguitos, y no entendían qué estaba pasando. Estaban llenos de angustia, e incluso una de mis nietas más chiquitas comenzó a preguntar cada mañana si ya se había ido el virus", comenzó contando Bea. "Pensé que, como tenía la costumbre siempre de contarles historias, sería bueno hacerles llegar un cuento mío cada noche y que sus papás se los hicieran escuchar cuando ya estuvieran en la cama. Me pareció una gran opción para acortar distancias". 

Así fue como a esta tierna abuela se le ocurrió grabar todas las noches un cuento y enviárselos a través de un grupo de Whatsapp que creó para tal fin: "Los cuentos de Bea". Desde entonces, cada día elige puntillosamente un cuento clásico, un interesante hecho histórico, un mito, una leyenda o alguna historia de su infancia y lo adapta a las edades de sus fieles oyentes.

"Me cuentan que ellos se van a dormir contentos, se relajan, y eso me pone muy contenta. Aunque nunca pensé que la cuarentena iba a ser tan larga", sigue Bea.

"Yo soy una tercera generación de profesores de literatura inglesa. Mi abuelo y mi mamá lo eran, y tengo dos hijas que también tienen la misma profesión. La literatura siempre formó parte de mi vida porque de chica tenía dos abuelas que ambas me contaban cuentos, y recuerdo el placer de escucharlas", explica Koessler.

View this post on Instagram

u00a1Queu0301 difiu0301cil describirse! ud83eudd14De chica era Titita porque no podiu0301a pronunciar mi diminutivo, Beatricita. De mau0301s grande fui Beatriz para los conocidos y Bea para los amigos pero en los profesorados y escuelas secundarias adonde ejerciu0301, fui Profesora o Sra. ud83dudc69u200dud83cudfeb A su vez, mis cuatro hijos me fueron poniendo distintos apodos: mamau0301, maminguiu0301n, enano, le corcheu0301, mientras que mi marido me llamaba Tota. Y ahora soy Abuela Bea para mis nueve nietos, que van desde los tres a los nueve anu0303os, y Grandma Bea cuando les doy clases de ingleu0301s por Zoom. Mis dos pasiones son la ensenu0303anza y las plantas. ud83dudcd6A la primera se la debo a mi abuelo materno y a mi madre, tambieu0301n profesores de literatura inglesa. ud83cudf37A la pasiou0301n por las plantas la heredeu0301 de mi madre y de mi tiu0301a Lola. Ambas pasiones me han hecho y me hacen muy feliz. Al amor por los cuentos lo heredeu0301 de mis abuelas. ud83dudc75ud83cudffbMi abuela Bertha, gran recopiladora de cuentos malteses y mapuches, era una narradora extraordinaria que embelesaba a propios y extranu0303os. Y mi abuela Cecilia, todas las tardes, a la hora de la siesta, me contaba cuentos tradicionales y, por insistencia miu0301a, el de La gallina coloradaud83dudc14, al que habreu0301 escuchado cientos de veces. Todos los abuelos les contamos cuentos a nuestros nietos. Nos gusta contarles de dou0301nde viene nuestra familia, de cou0301mo era la vida cuando eu0301ramos chicos, de travesuras que hicimos en casa o en el colegio. ud83eudd2aAlgunos tambieu0301n les leemos o les contamos cuentos escritos por otros o inventados por nosotros. Antes de la cuarentena soliu0301a contarles cuentos a mis nietos como rutina. Pero cuando comenzou0301, me puse a reflexionar sobre cou0301mo les habiu0301a cambiado la vida radicalmente, de un diu0301a para el otro, sin escuela, sin salidas, sin el contacto con otros chicos y, especialmente con toda la angustia de no entender queu0301 estaba pasando. ud83dude14Por eso se me ocurriou0301 acompanu0303arlos por medio de un cuento diario de las buenas noches, grabau0301ndoles y enviau0301ndoles un audio para escuchar en la cama que los ayudara a relajarse y a dormir. ud83dude34 (Continuu0301a en el 1er comentario) #cuentos #cuentosinfantiles #cuentosparaninu0303os #loscuentosdebea

A post shared by Los cuentos de Bea (@loscuentosdebea) on

Lo que sin lugar a dudas no esperaba, era volverse viral. Esto sucedió gracias a sus hijas y su nuera Laura; que decidieron compartir los audios con otras mamás y rápidamente la cadena siguió prolongándose. "Después me llamaban para pedirme más cuentos, tipo delivery" relata Bea sorprendida y divertida.

De ese Whatsapp doméstico y familiar, "Los cuentos de Bea" pasaron a tener su espacio en Instagram y sobre todo en Spotify, donde están como podcast. Allí podés escuchar relatos de leyendas locales y del mundo, la historia de "Hansel y Gretel", "Alí Babá y los 40 ladrones", "Rapunzel" y "El flautista de Hamelín", hasta sucesos como la primera expedición al Polo Sur, los viajes de Magallanes y Elcano, historias sobre José de San Martín, Marco Polo o la vida de los hermanos Wright, padres de la aviación. 

"Yo soy una persona muy curiosa, y para elegir los relatos siempre pienso si me gusta a mí; porque si me gusta a mí la historia, la voy a transmitir con pasión, con gusto", dice.

"Me causa mucha gracia porque mis nietos luego me mandan sus opiniones respecto a lo que les conté con total honestidad. Me dicen si les gustó o no les gusto, y también me preguntan cosas o me dicen qué tipo de historias tienen ganas de escuchar. Como llevamos tantos días de aislamiento, he tenido que ser muy creativa e innovar en todo tipo de aventuras: también les cuento fábulas, e historias familiares de las que me contaba mi abuela. Estas últimas no están en Spotify, porque pertenecen a la vida privada de mi familia", comenta Bea.

Bertha Koessler: ella le contaba historias a Bea.

Con cientos de miles de reproducciones, "Los cuentos de Bea" son un furor y esta mujer, que le entregó más de 40 años a la docencia y que ahora sigue dando clases de literatura inglesa por Zoom, se admira y se ríe cuando le comentan esos números; pero al mismo tiempo se llena de alegría porque hay cada vez más chicos que se van a dormir con su voz y con una historia mágica, entretenida y enriquecedora. 

Si querés escuchar y compartir sus cuentos, podés hacerlo en Spotify haciendo click aquí. Si querés seguirla en Instagram, podés hacerlo haciendo click aquí

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?