Pandemia: así son los cascos de oxígeno que comprará Rodolfo Suarez

Pandemia: así son los cascos de oxígeno que comprará Rodolfo Suarez

El gobernador anunció esta mañana que la provincia adquirirá unos 500 dispositivos de este tipo para alivianar la ocupación de camas de terapia intensiva.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

El gobernador de Mendoza, Rodolfo Suarez, brindó una conferencia de prensa esta mañana en la que anunció las nuevas restricciones que regirán para la provincia por el preocupante avance en la cantidad de casos de coronavirus y la elevada ocupación de camas de terapia intensiva, que a fines de la semana pasada alcanzó el 90%.

El pico de casos ha saturado al sistema sanitario y las camas de terapia intensiva están al límite. Suarez señaló que se sumaron 110 camas de UTI desde que comenzó la pandemia y anticipó que están trabajando en algunas terapias alternativas. Una de ellas será el empleo de "cascos de oxígeno" en lugar de respiradores para usar en pacientes con dificultades pulmonares y que podría alivianar las terapias. "Esto permitirá 'pronar' a las personas. Vamos a comprar 500 cascos", anticipó Suarez.

Los cascos en cuestión son desarrollados por la empresa argentina Ecleris, especializada en equipamiento médico. La empresa desarrolló un sistema de ventilación no invasiva para pacientes con Covid-19 que puede reemplazar en muchos casos el uso de respiradores mecánicos, uno de los insumos más críticos a la hora de enfrentar la pandemia.

Los cascos para ventilación no invasiva fueron desarrollados por ingenieros de la propia compañía, en colaboración con equipos médicos de los Hospitales Fernández (CABA) y Zonal General de Agudos. Su utilización ya fue aprobada por la autoridad sanitaria, la ANMAT.

Suarez explicó que los cascos son "similares a una escafandra". De acuerdo a la descripción de los creadores, permiten inyectar el oxígeno con una presión superior, lo que genera un efecto benéfico en los alvéolos pulmonares, que en muchos casos colapsan por el efecto del coronavirus en el organismo.

Además, estos cascos evitan la dispersión del virus a través del aire expulsado por el paciente, ya que cuentan con un filtro viral y bacteriológico. Con otros sistemas de oxigenación esa dispersión existe y causa muchos casos de enfermedad en médicos y enfermeros.

Según la experiencia internacional, este tipo de cascos permiten evitar entre 30% y 60% de los entubamientos de los pacientes, liberando así el uso de respiradores mecánicos, uno de los insumos más críticos en esta pandemia. Además, el costo de los cascos y sus descartables por paciente es muy bajo (cuesta aproximadamente $60.000, 20 o 40 veces menos que un respirador) comparado con el costo de los respiradores y del material que se utiliza diariamente en un paciente en terapia intensiva intubado.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?