Qué implicaría la existencia de transmisión comunitaria en Mendoza

Qué implicaría la existencia de transmisión comunitaria en Mendoza

La provincia podría retroceder de fase ante el aumento en los brotes de los que no se puede identificar el nexo epidemiológico. En caso de hacerlo, se daría marcha atrás con la flexibilización de muchas actividades y volvería a depender del Gobierno nacional a la hora de administrar la crisis.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

En los últimos días se registró un aumento en los casos de coronavirus en Mendoza y las principales preocupaciones de las autoridades sanitarias son el aumento de los contagios entre los profesionales de la salud y la aparición de brotes de los que no se puede identificar el nexo epidemiológico.

En la conferencia de prensa de este lunes, la ministra de Salud, Ana María Nadal, no confirmó que ya exista la transmisión comunitaria pero dejó una puerta abierta al asegurar que están esperando la validación científica.

"La transmisión comunitaria no es una cuestión que requiera evidencia política, requiere evidencia científica. Mendoza está en un país con pandemia y el virus está en la provincia, es evidente que nos vamos a contagiar, pero la velocidad del contagio es responsabilidad de todos", expresó Nadal.

 Acto seguido, añadió: "Determinar la transmisión comunitaria es un proceso científico en el cual inclusive interviene la Nación. Nosotros desde el equipo de salud y el comité epidemiológico estamos realizando acciones para entender el estatus de la provincia. Hay un abordaje que se está profundizando, de zonas y de clúster, donde podremos evidenciar si hay o no circulación, cosa que será comunicada por nosotros cuando tengamos la evidencia científica".

En ese contexto, la apertura de muchas actividades, el vínculo ineludible con sitios donde hay contagios y la dinámica de comercio, de movilidad y otros factores hacen inevitable que el virus se transmita. El objetivo del Gobierno es demorar y hasta “administrar” los contagios. Mendoza parece acercarse al pico de casos en medio del frío invernal y con la mayoría de las actividades habilitadas. 

El enfoque sobre la situación sanitaria en Mendoza ha comenzado a generar una grieta entre los especialistas. En el Gobierno están convencidos de que no hay datos sólidos para sostener que hay transmisión comunitaria del virus en Mendoza porque no hubo un crecimiento “tan marcado” de casos y la mayoría tienen un vínculo. Otros especialistas, en cambio, aseguran lo contrario.

La secretaria general de Ampros, María Isabel Del Pópolo, sostuvo la semana pasada que en la provincia ya existe una leve transmisión comunitaria del virus. "Si hay casos en donde no se ha llegado al caso testigo o inicial, y no se puede establecer el nexo, estamos hablando de que hay circulación comunitaria del virus", sostuvo en diálogo con MDZ Radio.

El principal problema radica en que, si en Mendoza se declara la “transmisión comunitaria”, el Gobierno provincial pierde muchas potestades para administrar la crisis. El último Decreto de Necesidad y Urgencia firmado por el presidente Alberto Fernández dividió al país en dos. Por un lado los distritos que mantienen el aislamiento y por el otro los que pasaron a la etapa de distanciamiento social. Eso implicó devolverles “casi” todas las potestades a los gobernadores para habilitar actividades y rutinas. 

Pero para mantenerse en ese grupo Mendoza debe cumplir tres requisitos: que el sistema de salud tenga capacidad para dar respuesta a la demanda sanitaria; que no haya circulación comunitaria del virus; y que el tiempo de duplicación de casos no sea inferior a los quince días. Así está determinado en el DNU 520.

Por eso declarar si hay o no “transmisión comunitaria” en Mendoza no es una decisión sencilla. Si ocurre, Mendoza podría perder la gestión de la crisis y volvería a la fase de aislamiento social junto a las otras provincias "complicadas" por el avance de la enfermedad. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?