Joaquín Barbera: "Veo a la gente más humana, veo que hemos vuelto a tener sensibilidad"

Joaquín Barbera: "Veo a la gente más humana, veo que hemos vuelto a tener sensibilidad"

Joaquín Barbera es parte de una familia de emprendedores y le agregó a la visión de negocios tradicional una impronta clave: la sustentabilidad ambiental y social. Qué piensa uno de los jóvenes empresarios de Mendoza sobre la realidad.

MDZ Política

MDZ Política

Llegó el turno de nuestro cuarto invitado al ciclo de charlas  MendozAprende, organizado por MDZ online y Capacita Mendoza; y en esta oportunidad entrevistamos a Joaquín Barbera, miembro de una familia de emprendedores de nuestra provincia, reconocida por sus exitosos negocios gastronómicos.

Joaquín es director de Sistema B Argentina, que propone un nuevo modelo de negocios basado en una economía social que considera fundamental el desarrollo de empresas de triple impacto: económico, social y ambiental.

El joven empresario dijo que la sostenibilidad del mundo es la ola que viene, cree que es determinante para el desarrollo de nuestro país que Argentina se sume a esta propuesta generando desde el Estado el marco de posibilidad para que cada vez mayor cantidad de empresas puedan adoptar este sistema. Analizamos también a la luz de los principios en que se asienta este modelo, las tensiones y conflictos socioeconómicos que esta crisis está poniendo en el tapete; y cómo pueden ser abordados de una manera eficaz si tenemos empresas resilientes, es decir, más humanas: conscientes de su capital humano, de la interconectividad social y fuertemente vinculadas a un propósito que trascienda el viejo concepto del éxito reducido a la sola generación de utilidades.

-¿Cómo fue para vos el día en que te levantaste y viste que el mundo estaba atravesado por una pandemia y Mendoza en cuarentena?

-Fue dura la noticia, pero estoy aprovechando y aprendiendo de esta crisis. Estoy cumpliendo con el distanciamiento físico, me gusta más llamarlo así que social, ya que no dejamos de estar socialmente conectados, me siento acompañado por mis amigos y equipos de organizaciones de las que soy parte, más allá del no contacto físico. Estoy aprovechando este momento de solidad para hacer mucha introspección.

-Me gusta esto de que aunque no podemos abrazarnos estamos juntos. Creemos que la innovación en un momento de crisis es clave, por eso queremos escuchar acerca de este nuevo paradigma. Contanos, ¿De qué se trata sistema B?

-Es una comunidad global de empresas que buscan resolver problemas sociales y ambientales desde sus modelos de negocios. Creemos que si bien los gobiernos y la filantropía hacen un trabajo muy importante para resolver los problemas del mundo, no dan abasto. Debe evolucionar nuestro sistema económico para dar respuesta; buscamos redefinir el sentido del éxito. Venimos de un paradigma que puso en el centro al dinero y eso generó daño: mucho estrés en los empresario y mucha gente fuera del sistema. Para llevar adelante este modelo necesitamos trabajar fuertemente no solo con las empresas sino también con el gobierno y la comunidad.

-Hablas de nueva economía y empresas de triple impacto. ¿Cuáles son los puntos de diferencia con la economía tradicional y qué implica este modelo de empresa?

-Es una empresa que además de generar lucro, o sea un impacto económico, genera un impacto social  y ambiental. Se trata de retomar conceptos que perdimos en la historia cuando creímos que el fin del sistema económico es generar dinero olvidándonos que su fin es generar bienestar social y para la tierra; y que como resultado de ello se logra el resultado económico.  Esto no significa que hablemos de pequeños emprendimientos, muy por el contrario hablamos de empresas sumamente rentables. Son modelos atractivos que vienen a resolver problemas de la vieja economía. Michael Porter, profesor de estrategia competitiva de la Universidad de Harvard habla de la teoría del shared value (creación de valor compartido) que dice: al principio algunas empresa adoptaron el triple impacto por convicción, luego algunas por conveniencia y ahora se meten por coerción. La tecnología genera más transparencia a nivel global, tenés mayor acceso a la información, por lo que vos como empresa podes mostrar a tus clientes y tu equipo, así como a los inversores que hoy quieren saber; no solo tu impacto económico sino social. Tenemos ejemplos de empresas muy exitosas como Natura, o Beyond Meat que apenas salió a la bolsa valía 9 billones de dólares.

El mundo de la sostenibilidad es hacia donde el mundo va y queremos que Argentina pueda aprovechar esa ola.

Joaquín, un joven emprendedor.

-¿Es posible transformarte en una empresa que busca un propósito social desde un lugar diferente que no sea la convicción?

-Hay una frase muy bonita que dice “las empresas con principios no tienen fin”. Cuando hay convicción es más fuerte, pero muchos que entran por conveniencia o coerción, una vez que lo entienden se terminan quedando por convicción. El paradigma viejo dice que el objeto de la empresa es maximizar las utilidades del accionista, necesitamos un nuevo paradigma que nos diga que están para generar bienestar social y para la tierra, y lógicamente tener un resultado económico.

Necesitamos que el gobierno facilite las estructuras necesarias para este tipo de empresas, que son las del futuro, sino vamos a quedarnos con un modelo totalmente obsoleto. Al inversor lo llena a otro nivel que vos puedas mostrarle además del retorno económico el impacto social y ambiental que tuviste, por eso una empresa con propósito es más atractiva.

Lo mismo pasa con tu equipo de trabajo, nosotros hablamos de la teoría de pagar con las cinco “p”: plata, placer, poder, prestigio y propósito. Para quien trabaja la retribución no solo se trata de dinero, sino también pasarla bien, que su opinión sea valorada. Hoy atrae a muchos talentos una empresa con propósito por que prefieren trabajar en empresas de las que se sientan orgullosos por sus valores.

-El propósito le dá a la empresa un potencial mayor a la hora de empatizar con el capital humano y los clientes que se identifican mas fuerte con esa finalidad social o ambiental de la empresa.

-Con los clientes hay algo muy particular. La teoría del circulo de oro de Simon Sinek aplica, pasa por entender que somos seres sociales, el peor castigo en la antigüedad era el destierro y no la muerte. Basados en esto, cuando nuestro cliente usa nuestra marca dice algo de sí mismo, entonces si hay un propósito detrás crea mayor fidelidad del cliente, él dice por ejemplo “yo soy el que cuida la tierra” cuando usa una campera de Patagonia, que es empresa B.

Las personas necesitamos pertenecer a grupos por eso nos identificamos con los propósitos, de esta manera la empresa puede lograr esa conexión y complicidad con el cliente, el proveedor o inversor y eso se traduce en un poder resiliente en un momento de crisis porque cuando tu proveedor conoce tu propósito te va a acompañar, se trata de una empresa humana que se basa en las relaciones.  

-Qué importante es para una empresa tener un red de contactos fuerte asentada en un tejido humano sano. ¡Sobre todo en tiempos de crisis!

-Si, por esto es que grandes inversores buscan empresas con propósito para invertir, porque son rescilientes. Puedo darte muchos ejemplos de empresas que van por este camino y hoy son los mismos inversores lo que exigen el sistema b. Antes vos invertías en una empresa y no sabias bien lo que pasaba, hoy con la tecnología, con un video ves lo que hacen en cada rincón del mundo y para el inversor es importante saber que el dinero que invierte en tu empresa no se destina por ejemplo a operaciones de extracción de petróleo en el ártico que vos pudieras estar financiando.

La sustentabilidad es como la tecnología que crece a pasos exponenciales y eso no lo podemos medir, cuando surge crece luego tiene una meseta y después es cuando pega el salto exponencial, por ejemplo impresoras 3d, recién ahora vemos la utilidad que podemos darle y seguramente aumentará la demanda.

-Bueno la definición de la innovación es un poco así, estar un paso adelante, tenés el producto antes que la necesidad esté generada, sabiendo que eso va a suceder y tenés que esperarlo. En Mendoza ¿Cómo ves el crecimiento del sistema B?  

-Mendoza es una provincia muy pujante por el trabajo de líderes locales, VALOS y también excelentes emprendedores; es un  un polo de sustentabilidad muy grande de hecho el encuentro global del empresas B cuando se realizó por primera vez en Argentina fue en Mendoza, y convocó a grandes lideres globales.

-A lo largo de las entrevistas del Ciclo Mendoza Prende, se han puesto en el tapete varias tensiones producto de la crisis que estamos atravesando hoy, entre ellas la del gobierno y los empresario ¿Qué opinas de ésto y cuál es la forma de resolverlo desde la mirada del sistema B? 

Creo que es momento de estar más juntos que nunca. Aunque no voté al Gobierno Nacional ahora hay que apoyar, aún cuando el Presidente ha tenido declaraciones erradas y desafortunadas; porque no debemos quedarnos con eso, sino con el esfuerzo y trabajo que cada uno está haciendo para salir de esto. A diferencia de ello destaco el Gobierno Provincial y Municipal, que si se han acercado para ayudar al empresario. 

Uno de los grandes flagelos de la Argentina es la presión impositiva, necesitamos bajar el gasto publico y comprender que si el 60% de la economía esta en negro, si se bajan los impuestos  y se procura que la mayoría los pague, incluso tendrías una recaudación mayor y las empresas serían más competitivas. Es necesario achicar el Estado y corregir sus ineficiencias, que son varias.

Debemos entender que este problema lo resuelve el Gobierno, los empresarios y la comunidad.

-Concuerdo en la eficacia del diálogo, sin embargo ¿Cómo se hace para generar condiciones de diálogo, con las declaraciones realizadas por el Presidente, la queja de la falta de consideración y asistencia a la pyme, así como la no predisposición de la clase política nacional de no sintonizarse con la austeridad que nos toca  todos? 

-Para mi es fácil como empresario que nos cuesta muchísimo trabajar en un ecosistema donde las reglas de juego no son claras, tenés una presión impositiva brutal y mucha competencia desleal, pegarle al gobierno, que sin dudas comete muchos errores. Pero creo que es suficiente de estar enemistado; el problema lo tenemos antes como sociedad cuando alguien del PRO no puede compartir con un peronista. Si hay algo que le tenemos que pedir todos a los funcionarios es que se sienten y no salgan del recinto hasta que hayan generado políticas públicas de estado que trasciendan al gobierno en los temas más importantes. Me encantaría ver una manifestación de peronistas, radicales y del pro exigiendo esto a nuestros gobernantes. Es hora que dejemos los egos de lado, de creérnosla que nos la sabemos todas, hoy tenemos que estar más juntos que nunca porque de esta crisis tenemos que salir mejor de lo que entramos.

-El modelo que planteas requiere un cambio de mentalidad en todos, redefinir nuestra manera de involucrarnos en todo lo que nos concierne como seres sociales que somos. ¿Qué le dirías al emprendedor que está con una actitud pesimista, que se siente derrotado?

-En las crisis surgen oportunidades y es ahí donde tenemos que ver. La primera oportunidad es con tu equipo reforzando la cultura de tu empresa, en estos momentos se notan los valores reales de la empresa, entonces, ahí es donde tenés que trabajar las “cinco p”, hacé que tu equipo se sienta orgulloso de la empresa y mostrale un propósito para trabajar juntos por ejemplo repartir alimentos donde se necesita. Con tus clientes lo mismo, mostrá tus valores y que te sigan. Esto no se trata de una utopía miles de empresas funcionan exitosamente con este modelo, mas allá de que Galeano decía que la utopía sirve para ir hacia allá.

-Verdaderamente es inspirador. Si abrimos la cabeza surgen nuevas posibilidades. Hoy se está planteando hoy la dicotomía entre salud o economía ¿Realmente es una dicotomía, hay que elegir una o se puede pensar de otra manera? 

-Hay que trabajar en las dos, porque una impacta en la otra. La cuarentena está bien, de lo contrario, no hubiéramos tenido impacto económico en el momento pero después hubiera sido un terror económico para las arcas del Estado con hospitales colapsados y para las empresas también porque iba a ser una catástrofe de epidemia. Por otro lado debemos darnos cuenta que estar en cuarentena no significa quedarnos quietos sino movernos de otra manera.

"En las crisis surgen oportunidades", dice Barbera.

-Sobre los temas recurrentes de la economía argentina, recesión, moneda débil ¿Esta nueva economía que propones, puede generar un contexto que impacte positivamente para resolver estos problemas? 

-Argentina lo primero  que tiene que hacer es entablar relaciones de confianza entre el gobierno, las empresas y la comunidad. Mientras se vea al empresario como un explotador y no se entienda que las pymes sostienen la economía; y también que una pyme es la ferretería atendida por su dueño  y no se restablezca la confianza, es imposible que nuestra moneda sea fuerte y que no caiga en la inflación. Mientras el gobierno no cree reglas claras es imposible que la gente crea en argentina. La inflación se da por la desconfianza hacia la Argentina y por otro lado porque gastamos más de lo que ingresa, y en ese caso hay dos fuentes de financiamiento o pedís crédito o imprimís;  que ahora va a haber una emisión monetaria muy grande. Y Luego detrás de la inflación viene el dólar, de lo contrario Argentina se queda cara en dólares.

-¿Cómo te imaginas el mundo post crisis?

-Desde un punto de vista global, falta un liderazgo, la ONU es una ley blanda y se ha quedado muy atrás, por lo que se van a replantear los tema de reorganización del mundo, los Estado Naciones y la soberanía que ningún país quiere ceder para tener una gobernanza global.

A nivel nacional espero que entendamos que tenemos que estar juntos, que no significa estar de acuerdo en todo, y que para resolver esto debemos cambiar el sistema y el ecosistema económico. Creo que va a haber una conexión más profunda entre gobierno y empresa. También  espero que los empresarios vean en la sustentabilidad grandes oportunidades de negocios porque es el futuro y no podemos quedar atrás del mundo .

Hay una frase de Sábato que me gusta mucho “el combate decisivo es el de recuperar cuanta humanidad hayamos perdido “ me parece que el mensaje de esta crisis es eso o vivimos en sociedad o sobrevivimos en cuarentena, elijamos!

¿Qué cosas buenas nos ha dejado ya esta crisis?

-Veo a la gente más humana, veo que hemos vuelto a tener sensibilidad humana: aplaudimos, agradecemos… porque en algún momento nos perdimos y nos tratamos a nosotros mismos como un emprendimiento, como si el éxito es tener un MBA (Master of Business Administration) y hacer buenos negocios.

En esta cuarentena en vez de nuevos negocios, leer tantos libros o tanto entrenamiento, hay un lado humano que hay que volver a desarrollar y eso es lo que nos va a permitir volver a convivir en sociedad y no seguir aislados. Hoy vimos que somos vulnerables, que un virus muy chiquito nos puso a todos en jaque y que se viene el cambio climático y si no estamos preparados como sociedad nos va a comer, y no se va morir la tierra los que no van a poder vivir muy bien son nuestros hijos, entonces es hora de volver a disfrutarnos con nuestra humanidad y que tengamos empresas mas humanas y nos reconozcamos como una misma especie trabajando por un bien común .

¡Estoy seguro que vamos a salir de esto todos juntos pongámonos la misma camiseta que es la dela argentina!

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?