No fue magia: las extremas medidas que aplicó China para dominar el coronavirus, en primera persona

No fue magia: las extremas medidas que aplicó China para dominar el coronavirus, en primera persona

Un español radicado en Shangai contó cómo se vivieron desde adentro las medidas para combatir el coronavirus en China. Un férreo control ayudó a que, fuera de Wuhan, se detectaran menos casos que en España.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

China comienza a recuperarse del desastre causado por el coronavirus, y hasta en Wuhan, epicentro de la pandemia, ya se ven los signos de la reactivación. Pero para llegar a ese punto se tomaron medidas extrema que incluyeron un férreo control sobre la población, valiéndose de la tecnología.

Un usuario español de Twitter publicó un hilo en el que contó en primera persona cómo se vivieron estos controles, y en qué consistían. "Vivo en Shanghái. Parece que la crisis del coronavirus empieza a estar controlada por fin en China", escribía hace tres días el usuario identificado como Nyscalo. "Os voy a contar cómo se ha combatido el virus aquí y el efecto de las medidas tomadas en la población", siguió.

Primero recordó que este no fue el primer brote de coronavirus en ese país, ya que en 2003 un virus similar al actual había causado 349 muertes, y ya había causado el cierre de escuelas, hoteles y cuarentenas masivas, lo mismo que con brotes esporádicos de gripe aviar.

Además destacó que si hablamos de China, "hablamos de otro planeta". "La civilización china ha vivido oprimida casi siempre. Cultura de clases, emperadores absolutistas, dictadores políticos, etc. La dedicación, el esfuerzo y el bien común sobre las libertades individuales son valores asumidos en China".

Según remarcó, en diciembre se dieron los primeros casos, pero no fue sino hasta enero que se les dio visibilidad. Antes quienes hablaban del tema eran "acallados". Recién en la última semana de enero se toman medidas concretas, cuando el brote en Wuhan ya había afectado a 500 personas.

Ese fue el punto de quiebre en el que el Gobierno comenzó con las restricciones y los controles. "Los comités vecinales y las empresas deben enviar un informe diario al gobierno con datos precisos de los ciudadanos". Entre estos datos se encuentran nombre, apellidos, documento de identidad, temperatura a las 10am, lugares visitados en los últimos 14 días, contacto con afectados y síntomas. Además todos debían llenar un formulario a través de sus teléfonos

En los controles se utilizó big data para implementar un sistema de colores que marcaba el riesgo de circulación de cada persona: verde si no hay peligro; naranja para los que han visitado zonas sin riesgo durante los 14 días previos; rojo para los que deban permanecer en cuarentena.

Estos datos se conseguían con la cruza de información del Ministerio de Sanidad, del de Transporte y de la policía, con la información que los comité vecinal y los empleadores envían a diario al gobierno. El control fue absoluto.

Entre algunas curiosidades, Nyscalo contó que muchas oficinas trabajan sin calefacción por miedo a que el virus se propague por los ductos del aire, y que los restaurantes cerraron, pero los que permanecieron abiertos, separaron sus mesas para que haya menos contacto entre clientes.

Hoy Wuhan está cerrando sus hospitales de emergencia, y se está retomando la actividad en lugares de trabajo, lo que se considera una muy buena noticia. Pero hay que tener en cuenta qué se hizo para llegar a este punto.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?