¿Qué diferencia hay entre un jubilado y un pensionado?

¿Qué diferencia hay entre un jubilado y un pensionado?

En la práctica presentan varios aspectos en común, pero se trata de dos cosas distintas.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

La diferencia que hay entre un jubilado y un pensionado es que, si bien ambos reciben por parte del Estado un monto determinado de forma mensual, el primero lo hace como resultado del fin de sus actividades laborales, mientras que el segundo lo hace por otros motivos, como pueden viudez e invalidez.

Dicho de otra manera, se puede decir que un jubilado es también un pensionado, aunque no sucede lo mismo a la inversa. Por más que reciba una prestación social, un pensionado aún no entra en la categoría de jubilado.

La distinción queda marcada por el cumplimiento del ciclo laboral en la vida de una persona, sin importar cuáles sean los motivos que impliquen dicho final.

Jubilaciones y pensiones: dos expresiones de seguridad social

Ante todo, hay que decir que tanto las jubilaciones como las pensiones se inscriben en el marco de las prestaciones que da la seguridad social. Éstas son todas aquellas que buscan hacer frente de las distintas problemáticas de la sociedad, principalmente de las que padecen los sectores más vulnerables.

El objetivo es cubrir las necesidades básicas de todas las personas. Algunos ejemplos de prestaciones de seguridad social son:
 

  • Asignaciones familiares.
  • Cobertura de riesgos en el trabajo.
  • Cobertura de salud.
  • Seguro de desempleo.

Dentro de este grupo también se encuentran las jubilaciones y las pensiones.

¿Qué tipos de jubilaciones existen en Argentina?

Cuando se habla de jubilaciones, es importante considerar que no existe un único tipo, sino que las mismas se adaptan en función de distintas circunstancias.

La más conocida es la jubilación ordinaria, que es la prestación que corresponde a todas aquellas personas que cumplen con los requisitos necesarios: contar con un mínimo de 30 años de aportes al sistema previsional y ser mayor de 65 años, en el caso de los hombres, y de 60 en el de las mujeres.

Por otro lado está la jubilación docente, la cual presenta variaciones en las edades y los años de aporte que se exigen para tramitarla.

Por último, dentro de este grupo también se presentan los retiros por invalidez y las jubilaciones de trabajadores minusválidos. Ambas abarcan a los autónomos y a los trabajadores en relación de dependencia. 

Según cual sea el caso, los requisitos son más excluyentes. Si se trata de invalidez, por ejemplo, es preciso que un equipo médico justifique las dificultades para desempeñarse laboralmente.

Pensiones: casos más frecuentes

Uno de los motivos más comunes por los que una persona solicita una pensión consiste en el fallecimiento de la mayor fuente de ingreso de un hogar, que bien puede ser un jubilado o un trabajador en actividad.

Quienes también pueden recibir una pensión son aquellos inválidos que, además de estar incapacitados para trabajar, presentan dificultades económicas serias.

Otros ejemplos de pensiones son los siguientes:

  • Pensión no contributiva para madres de 7 o más hijos.
  • Pensión no contributiva por vejez.
  • Pensión universal para adulto mayor.

¿Dónde se puede obtener más información?

Para encontrar más datos acerca de las jubilaciones y de las pensiones, lo que hay que hacer es consultar los sitios web del Gobierno de la Nación y de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses).

En ambos espacios se detallan tanto las posibilidades a las que se puede acceder como los requisitos que hay que cumplir y la documentación que hay que presentar en cada uno de los casos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?