Vuelta a las aulas en Mendoza: qué opinan los docentes

Vuelta a las aulas en Mendoza: qué opinan los docentes

A nivel nacional y provincial ya se establecen los lineamientos para el regreso a la presencialidad de las clases. ¿Cuál es la visión de aquellos profesionales que estarán al frente en cada aula?

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

Desde el Consejo Federal de Educación (el cual nuclea a los ministros de Educación de todas las provincias) se elaboró una resolución que establece los lineamientos necesarios para la vuelta a las clases presenciales en el país. 

Esta resolución incluye una guía en la cual se tendrá en cuenta la situación epidemiológica de cada provincia para evaluar el regreso a las aulas, es así como en Mendoza el titular de la Dirección General de Escuelas, José Thomas, comenzará a trabajar desde la semana que viene con la ministra de Salud Ana María Nadal en un retorno selectivo y no urgente.

Desde el Sute (Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación)  informaron que hoy se les envió  dicha resolución y que en las próximas horas la analizarán y debatirán en conjunto. Además, adelantaron que harán foco en que se cumplan todas las medidas de prevención para resguardar la salud de los docentes. 

Si bien, aún no es oficial el regreso a las aulas los docentes ya expresan su posición al respecto.

“El regreso debería ser con una mayor información hacia las familias que aún no tienen conciencia que este virus llegó para quedarse y que obviamente nuestras vidas nunca más volverán a ser como lo era antes”, expresa Claudia Mónica docente de quinto y sexto grado.

Mónica considera que el regreso debe ser escalonado comenzando con los alumnos que se “desconectaron” por distintos motivos. Además, advierte que se deberá hacer un estricto seguimiento por parte de la DGE, “ya que se supone que esta decisión de volver anticipadamente son por los casos de trayectorias escolares débiles y ausentes”.

En cuanto a la seguridad en las aulas, la docente considera que “es imposible que se cumplan los protocolos de prevención en algunos o la mayoría de los establecimientos escolares, ya que no están dadas las condiciones edilicias adecuadas”.

Además, observa que desde antes muchas escuelas presentaban “un completo abandono sin personal para llevar a cabo la limpieza diaria y algunas con serios problemas de manutención”. “Es imposible abrir un aula así, es inhumano creer que tanto niños como docentes puedan permanecer en un sitio sin limpieza acorde para la situación de pandemia”.

Mariángeles Calzetti es asesora pedagógica y profesora de tercero, cuarto y quinto año de la secundaria, si bien se siente segura con los protocolos que se podrían elaborar desde la DGE para volver a las aulas, destaca que será complejo organizar los grupos de trabajo de los alumnos, ya que implica considerar los horarios y los tiempos dentro del aula.

Otro punto en el que hizo foco la profesora fue en el tipo de modalidad que se aplicará, “si los profesores y los alumnos tendremos que trabajar desde la bimodalidad, es decir presencial y virtual, será doble esfuerzo” y agrega “trabajar todo el día frente a las pantallas es agotador y hacer las dos cosas al mismo tiempo sería más agobiante y más en esta época del año”.

Calzetti opina que es “un despropósito” comenzar las clases ahora, considerando “lo que estuvimos trabajando en las últimas jornadas sobre cómo encarar la etapa de recuperación de saberes en los alumnos con trayectorias débiles”.

Para profundizar en su postura la docente aclara: “ya estamos organizados entre docentes y alumnos en relación a lo hablado en esas jornadas, a esta altura ya estamos habituados a lo virtual y echaríamos por la borda todo lo logrado”.

La Licenciada en Psicopedagogía y especialista en Orientación Escolar Giselle Agüera, por su parte considera que es oportuna la vuelta a clases para los chicos a partir de sexto grado, “por la edad tienen mayor conocimiento acerca de la situación y pueden respetar las medidas de prevención". La vuelta deberá ser paulatina, según la psicopedagoga ya que, teniendo en cuenta la adaptación, “no pueden volver con la carga horaria completa, debe ser de a poco y con una capacitación previa a docentes y alumnos sobre los protocolos”.

Además, Giselle Agüera cree que lo ideal es trabajar con grupos reducidos, “hay que tener en cuenta la infraestructura de las aulas y el espacio físico de cada lugar para mantener las distancias entre los niños y los docentes”.

Si bien la escolaridad virtual ha sido protagonista todos estos meses de aislamiento, son muchos los niños que no han tenido continuidad en la enseñanza debido a diversos obstáculos: dificultad en la conectividad, problemas en la estructura familiar, la falta de un adulto que cuente con los medios y tiempo para acompañar y orientar en las tareas escolares. Por tal motivo Agüera advierte: “será necesario priorizar la vuelta a clases presenciales de aquellos chicos que han tenido trayectorias escolares discontinuas y a aquellos chicos que antes de todo esto presentaban dificultades de aprendizaje y dificultades pedagógicas y que ahora se han enfatizado por la falta de un maestro monitor o mediador con una mirada más personalizada hacia el alumno”.

Por ello, la licenciada valora que la vuelta a las aulas sea focalizando en estas situaciones, “ante las dificultades individuales que puede presentar cada chico, es necesario una atención personalizada y la modalidad presencial ayuda mucho y supera estas barreras que se han presentado estos meses”.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?