La Nación dio autonomía y Mendoza podría abrir aulas el mes que viene

La Nación dio autonomía y Mendoza podría abrir aulas el mes que viene

El Gobierno Nacional y las provincias se pusieron de acuerdo en una guía que fija las condiciones epidemiológicas necesarias para la apertura de los colegios. Esto permite que los gobernadores tengan autonomía de decisión. En Mendoza, recién el mes que viene podrían volver algunos alumnos.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

El Gobierno Nacional y las provincias dieron por primera vez un paso firme para el retorno a la presencialidad escolar. Hubo hoy una asamblea del Consejo Federal de Educación (órgano que nuclea a los ministros de Educación de todas las provincias) y este encuentro derivó en una resolución que establece los parámetros sanitarios para que los chicos puedan volver al aula.

En la resolución del CFE hay una guía de análisis epidemiológico que les indica a los gobernadores si pueden abrir las escuelas o si deben mantenerlas cerradas por los riesgos de contagio de coronavirus. La resolución 370/2020, en definitiva, concede autonomía a las provincias, cuando hasta ahora, cada distrito dependía de la autorización del Ministerio de Educación de la Nación para abrir las escuelas.

Con la guía en la mano, el titular de la Dirección General de Escuelas, José Thomas, comenzará a trabajar desde la semana que viene con la ministra de Salud Ana María Nadal en un retorno a la presencialidad educativa selectivo y no urgente.

Es probable que esto ocurra recién el mes que viene. En el Gobierno provincial creen que Mendoza está experimentando un amesetamiento de casos positivos y una mejora en los indicadores sanitarios. Pero hasta noviembre no habrá novedades y el impacto del retorno al aula será bajo en cuanto al número de alumnos. "Solamente será para los desconectados, un grupo menor de gente, y algo de los últimos años", insisten en la DGE.

La importante resolución 370/2020 del CFE fue fruto de un trabajo en tiempo récord, motivado por un cambio de opinión en el Gobierno Nacional respecto de las clases presenciales, o incluso por presión interna de actores internos del oficialismo.

Más concretamente, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, reclamó el lunes que los chicos de los últimos años de la primaria y la secundaria vuelvan a las clases presenciales. Las palabras de Massa provocaron un sorpresivo encuadramiento del ministro de Educación, Nicolás Trotta, quien de rechazar todo proyecto en ese sentido (recordemos el freno a CABA para que haya clases en patios o plazas) pasó a prometer medidas y a decir que no hacía falta la vacuna para volver al aula.

Se puso en marcha en ese momento la maquinaria política, con todo. El martes hubo una reunión de trabajo de los ministros de Educación, el miércoles se elaboró un borrador de la guía sanitaria con los directores de epidemiología de todas las provincias (incluida Mendoza) y este jueves, el borrador se convirtió en una resolución hecha y derecha.

"Esto es bueno, da autonomía a las jurisdicciones para tener su mapa de trabajo. Hoy Mendoza no está en condiciones de tener presencialidad, pero si se mantiene el amesetamiento esperamos que antes de fin de año podamos tenerlo. No para el ingreso masivo a la presencialidad, pero sí como apoyo de las trayectorias educativas más débiles y para cerrar quinto año de la secundaria y sexto de las escuelas técnicas", expresó Thomas.

Uno de los protocolos aprobados precisamente es para los talleres de las escuelas técnicas.

 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?