Los 105 años del monumento al Ejército de los Andes del Cerro de la Gloria

Los 105 años del monumento al Ejército de los Andes del Cerro de la Gloria

El bisabuelo de la reina de Holanda fue quien encaró la obra de construcción de un monumento al Ejército Libertador en el Cerro del Pilar, que pasó a llamarse Cerro de la Gloria. Contsruyeron un tren que iba por la actual Juan B. Justo hasta su cima, desde la estación Mendoza. El uruguayo Juan Ferrari fue el gran escultor.

En 1913 el cerro del Pilar pasa a llamarse Cerro de la Gloria. Fue cuando se destinaron $120.000 de la época para el consolidado de la base y el tratamiento de superficie del camino de acceso a la cúspide licitándose la construcción de obras de mampostería para la erección del Monumento al Ejército Libertador. Se tendió entonces un ramal ferroviario de trocha angosta que, partiendo desde la estación Mendoza, avanzaba por "Prolongación Las Heras" (hoy Juan B. Justo) y llegaba al cerro transportando los grandes bloques de la obra escultórica, que llevó adelante el escultor uruguayo Juan Ferrari.  En los años ‘20 ante las reiteradas quejas de los vecinos el tren y sus vías desaparecerían.

Un 12 de febrero de 2014 la obra fue inaugurada, en conmemoración del 97 aniversario de la batalla de Chacabuco. El constructor fue Amadeo Zorreguieta, bisabuelo de la actual reina de Holanda, Máxima. Según lo contó el historiador Carlos Campana en Los Andes, este hombre nació en Salta en 1868, fueron sus padres Mariano y Jesús Hernández. Durante su juventud viajó a Buenos Aires en donde se radicó hasta 1899.  En la Capital Federal se casó con Máxima Bonorino, tuvieron dos hijos: Berta quien nació el 6 de octubre de 1896 y bautizada en la Iglesia de San José de Flores en mayo del año siguiente y Juan Antonio - abuelo de la reina Máxima- quien vio la luz un 19 de setiembre de 1897. A fines de 1898, la familia Zorreguieta se trasladó a Mendoza.

Según contó Campana, al poco tiempo de llegar a Mendoza, Amadeo Zorreguieta ocupó el cargo de secretario de la Municipalidad de la Ciudad. "Entre las actividades sociales que tenía el bisabuelo de la reina de Holanda, participó activamente como miembro del Tiro Federal Mendoza y del club de pelota vasca. En 1905 asumió como concejal y junto a Guillermo Cano propusieron la apertura de la prolongación de la antigua calle conocida como Alto Godoy sino también, le dieron el nombre del ilustre gobernador Tiburcio Benegas", escribió el historiador. Añadió que "un año después, se asoció como procurador con el reconocido abogado Cruz Vera para formar un estudio jurídico que se ubicaba en calle España 1169 de ciudad.  Los Zorreguieta se instalaron en la manzana comprendida por calle Las Heras, Perú, 25 de Mayo y Belgrano; entre sus vecinos se encontraban el destacado traductor y profesor de idiomas Héctor Monneret de Villar"s.

Campana contó que "durante la primera década del siglo XX, el procurador Zorreguieta, ocupó el cargo de legislador provincial y participó en la Convención Constitucional para renovar la constitución mendocina.  En 1910, juró nuevamente como concejal de la ciudad y meses después fue nombrado intendente municipal en donde presidió por un breve período, desde el 26 de agosto hasta el 27 de diciembre del mismo año.  Durante su progresiva gestión, ejecutó el adoquinado de la calle San Martín desde Pedro Molina hasta el límite norte de la ciudad, además de construir otras importantes obras públicas. También solucionó un eterno conflicto entre los vecinos de la calle Las Heras y los dueños del Mercado Central". En cuanto al Cerro de la Gloria y su monumento, Campana señaló que "en el gobierno de Rufino Ortega (hijo), el dinámico Amadeo Zorreguieta fue elegido ministro de Industria y Obras Públicas. Fue él junto a una comisión en donde Francisco P. Moreno, Luis Lagomaggiore y Estanislao Gaviola quienes decidieron elegir el entonces Cerro del Pilar como lugar en donde se levantaría el monumento en conmemoración a la gesta libertadora en 1912. Inmediatamente, el ministro ordenó la construcción, de este hito la cual llevó más de dos años y un costo de 120.000 pesos para el consolidado de la base y el tratamiento de la superficie".  

Las imágenes de la inauguración las mostró en TV el Proyecto Celuloide en Canal 7 en una remembranza que difundimos en esta nota, pero también quedó captada en una maravillosa fotografía que hoy recuerda el portal Mendoza Antigua.  José Benito de San Martín la tomó aquel el jueves 12 de febrero de 1914 con su cámara, justo momentos antes de que el velo que cubría al general San Martín cayera para admiración de los presentes en el Cerro de la Gloria. "Si uno mira los diarios locales los días posteriores a esa inauguración, no encuentra imágenes tan significativas y completas como las que él tomó. Éstas son, pruebas cabales de lo que las crónicas de la época describen, además de un testimonio de alguien que tuvo la clara convicción de que cada aldea o ciudad podía preservarse para el futuro por medio de la fotografía. Hoy, somos ese futuro. José Benito de San Martín nació y murió en Mendoza (1876-1944). Fue escribano público y notario destacado durante el segundo gobierno de Emilio Civit. También, director del Banco de Préstamos y Ahorros y del Banco de la Provincia. Entre 1913 y 1916 fue diputado provincial y en 1919 miembro del directorio de la Compañía Vitivinícola", recuerda Mendoza Antigua.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?