Vuelve Alberto para tratar de que Anabel dé el "batacazo"

El candidato a presidente estará en Mendoza durante la ultima semana de la campaña, para afianzar la apuesta que le queda al PJ mendocino de cara al 29 de septiembre: machacar con la idea de que la provincia no podrá desarrollarse en un contexto político distinto al que casi con seguridad tendrá el país. El dato que vino desde el Sur y que entusiasmó a Rodolfo Suarez.

Avatar del Marcelo Arce

Marcelo Arce

El candidato presidencial ya está en la provincia.

Sergio Massa fue el puente, el jueves que pasó, para la confirmación de que Alberto Fernández estará en Mendoza en la ultima semana de la campaña provincial para intentar darle el empujón final a Anabel Fernández Sagasti.

“Va a venir la última semana y además (reveló en una charla informal con el equipo de Anabel) va a hacer un anuncio importante”.

-¿Un anuncio importante?, se mostraron todos sorprendidos

-Así parece. Y además, están haciendo alarde de que quizás sea el más importante de la campaña de Alberto hasta el momento, contestó Massa.

En realidad, el peronismo mendocino no quedó muy pendiente de este último dato. Les importaba el primero, la ratificación de que tendrán, a quien posiblemente sea el próximo presidente, levantándole el brazo otra vez a su candidata y a pocos días del 29 de septiembre.

En principio, Fernández tenía previsto desembarcar nuevamente en Mendoza los días inmediatamente posteriores al 15. pero decidió venir una semana después ya en pleno ejercicio de la campaña nacional que retomará sus actividades de manera oficial el domingo 22.

Cuál será su actividad en la provincia dependerá de lo que él decida. Las dos veces que vino últimamente, prefirió que le organicen reuniones sectoriales y ningún acto multitudinario. Aunque mostró disposición para acoplarse: “Hagan y organicen lo que les sirva”, fue el mensaje.

Si lo dejan hacer, el PJ le organizará a Alberto en esta oportunidad una gira por los medios. Necesitan que su candidata aparezca en todos lados como quien encarna en la provincia el proyecto que, para el país, ofrece la fórmula del Frente de Todos.

A esta altura de la campaña y cuando faltan quince días para la elección, esa parece ser toda la apuesta. El pequeñísimo universo de dos o tres personas que integran la mesa chica de Anabel, se reconocen como competidores que vienen corriendo desde atrás en las encuestas. Pero mantienen la expectativa de que darán el golpe en el sprint final.

Ese reducido grupo admite que la disputa por la gobernación está perfilada a una lógica y es que el ganador posiblemente será Rodolfo Suarez. Pero creen ver en la calle un clima que, sostienen, los mantienen con chances. “Lo esperado es que gane Suárez, pero para nosotros habrá un batacazo”, se esperanzan.

La clave para forzar este resultado estará en un solo lado: machacar con la idea de que Mendoza no podrá desarrollarse en un contexto político distinto al que casi con seguridad tendrá el país.

Para el Gobierno, en tanto, lo que está pasando es lo contrario. Suarez confía en que lo llevará al triunfo la noción de que la gente estaría definiendo su voto para el 29 de este mes con la mirada puesta en la provincia y un tanto alejada de las cuestiones nacionales. Y que la buena imagen sobre Alfredo Cornejo y su gestión harán el resto del trabajo.

Los sondeos de opinión le sonríen hasta acá, con diferencias que estarían por encima de los quince puntos. Un dato que vino desde el Sur entusiasmó un poco más al oficialismo: no es novedad, pero el voto antiaborto es fuerte allí (entre un 10% y un 12% del electorado) y esperan que eso le haga daño también a la candidatura de su rival.

Más allá de esto, para el peronismo el intendente de Capital no expresa futuro. Y Anabel sí.  “Cuando Suarez habla de generar empleo ¿Cómo lo va a hacer fuera del contexto macroeconómico? Suarez no expresa nada a nivel nacional. Y nosotros sí”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?