El Gobierno formalizó la denuncia contra el juez Ramos Padilla

El objetivo es que el Consejo de la Magistratura investigue si el titular del juzgado de Dolores se excedió en su exposición ante la comisión de Libertad de Expresión del Congreso de la Nación, que tuvo lugar el miércoles pasado.

redacción mdz

Alejo Ramos Padilla, en la mira del Ejecutivo.

El representante del Poder Ejecutivo ante el Consejo de la Magistratura, Juan Bautista Mahiques, formalizó hoy la denuncia para que el organismo encargado de designar y remover jueces investigue si el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Parrilla, incurrió en mal desempeño al exponer la semana pasada sobre el caso D'Alessio en una comisión de Diputados en el Congreso de la Nación.

El consejero Mahiques presentó un escrito de 5 páginas, al que accedió Télam, con el que solicitó la intervención de la comisión de Disciplina y Acusación de ese organismo a fin de determinar si Ramos Padilla se excedió en su exposición ante la comisión de Libertad de Expresión del Congreso de la Nación, ocurrida el miércoles pasado.

"El juez reveló cuestiones vinculadas a dicha investigación en curso, lo que demuestra una irregular actuación, violatoria de los deberes de imparcialidad y reserva que todo juez debe guardar respecto de las causas que tramitan ante sus estrados y en resguardo de los derechos de las partes involucradas”, sostuvo Mahiques en el escrito.

El juez federal de Dolores expuso, durante su paso por el Congreso, algunos detalles de la investigación por la que está detenido el falso abogado Marcelo D'Alessio, quien fue denunciado por un empresario que aseguró que le pidió dinero en nombre del fiscal federal Carlos Stornelli para desvincularlo de la conocida causa de los cuadernos.

“El magistrado hizo de su investigación una cuestión pública, política y mediática, alejada del rol que la Constitución Nacional reconoce al Poder Judicial, poniendo gravemente en crisis la confianza de los habitantes que depositan en ese poder del Estado”, sostuvo el representante del Poder Ejecutivo en la presentación ante el Consejo.

Mahiques remarcó que el artículo 66 del Código Iberoamericano de ética judicial establece que “el deber de reserva y secreto profesional que pesa sobre el juez se extiende no solo a los medios de información institucionalizados sino también al ámbito estrictamente privado” y sostuvo que eso no fue respetado por Ramos Padilla.

El juez de dolores “ha demostrado una actitud confortativa para con algunos legisladores, lo que demuestra un accionar contrario con la prudencia y el decoro que se espera de un juez federal”, afirmó Mahiques en la presentación realizada por solicitud del ministro de Justicia, Germán Garavano, según consta en el escrito.

“Ramos Padilla afirmó categóricamente como verdaderos diversos extremos de la investigación que, conforme sus propios dichos, todavía no han sido verificados. Del mismo modo cuestionó e involucró a otros magistrados y diputados nacionales, lo que resulta además imprudente, contradictorio y constitutivo de un inaceptable prejuzgamiento.”, aseveró.

“El juez tiene como rol ser garante del equilibrio de derechos y poderes entre el acusador y el acusado. Esto es absolutamente desvirtuado cuando, como en este caso, las funciones de investigación y acusación son acaparadas por un juez cuya actuación pública habla de una pérdida total de ecuanimidad”, afirmó.

Presentaciones y pedidos "extraños"

En el pedido de intervención de comisión de Disciplina y Acusación del Consejo, Mahiques solicitó que se le reclame al Congreso la versión taquigráfica de la exposición de Ramos Padilla y que se le pida al propio juez la totalidad de la causa certificada contra D´Alessio por asociación ilícita.

El propio Garavano reiteró hoy sus cuestionamientos a la presentación realizada la semana pasada por Ramos Padilla al sostener que “es extraño que un juez vaya al Congreso y haga presentaciones extrañas y pedidos extraños que no siguen lo que marca la ley”.

Garavano cuestionó además a la presentación de Ramos Padilla en la comisión de Libertad de Expresión de la Cámara baja, que conduce el radical Leopoldo Moreau, y no en la bicameral de Organismos y Actividades de Inteligencia, al sostener que allí “es donde debe ir para denunciar espionaje, que se conduzca con seriedad”.

No es una causa que perturbe al gobierno. El gobierno ve que alguien lo quiere involucrar en una causa en la que no tenemos ninguna vinculación. Se nos quiere involucrar y se hace con un show político en un año electoral”, afirmó Garavano.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?