"Debajo del agua", de Lousteau: leé un fragmento

Así presenta la casa editora del último libro de Martín Lousteau, "Debajo del agua", la obra: “Martín Lousteau nos propone un paseo por el laberinto en el que se transformó el presente permanente de la Argentina. Pero tiene la capacidad de brindarnos, a cada paso, las señales en el mapa que nos permitan ir advirtiendo cada pasaje sin salida, cada falsa disyuntiva, cada atajo, que, más que atajo, es una trampa. Debajo del agua es una posibilidad de pensar y pensarnos como comunidad, y, a partir de un diagnóstico claro y preciso, estimularnos a buscar también entre todos una salida”.

MDZ Política

Martín Lousteau.

El exembajador de Mauricio Macri en Wa­shington y exministro de Economía de Cristina Kirchner, Martín Lousteau, presentó el pasado fin de semana  su libro “Debajo del agua” en una colmada Sala Jorge Luis Borges de la Feria del Libro. Lo acompañaron el politólogo Andrés Malamud, la diputada del PRO Silvia Lospennato y el neurocientífico Facundo Manes.  Entre el público, Lousteau reunió a varios dirigentes políticos. Estuvieron el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, y los dirigentes radicales Ricardo Alfonsín y Federico Storani. También hubo dos videos de respaldo a la presentación, enviados por el gobernador jujeño Gerardo Morales y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

Lousteau explicó que su libro es "un diagnóstico" de los problemas argentinos porque "sabemos qué nos duele pero no por qué nos duele". En ese marco, convocó a acuerdos amplios para enfrentar la delicada situación económica y aseguró: "Para construir una Argentina mejor es mucho más lo que nos une que lo que nos separa". Su convocatoria, dijo, es a una alianza "sin excluir", que "tenga a Cambiemos, que tenga a la UCR, a los de la UCR que no están contentos con Cambiemos, que tenga al GEN, al socialismo, al peronismo y a todos aquellos que están dispuestos a debatir una acción común: reimaginar el Estado".

El libro del ex embajador en Estados Unidos se define como “una inmersión en los problemas argentinos y sus soluciones”. En su introducción, Lousteau explica el porqué del título "Debajo del agua":  “En 2005 el escritor David Foster Wallace fue invitado a dar el discurso para los recién graduados del Kenyon College de Ohio, en Estados Unidos. Y eligió comenzarlo así: ‘Hay dos peces jóvenes nadando y sucede que se cruzan con un pez más viejo que viene en sentido contrario. Este los saluda con la cabeza y dice: ‘Buenos días, chicos. ¿Cómo está el agua?’. Los dos peces nadan un poco más y, entonces, uno de ellos se vuelve hacia el otro y dice: ‘¿Qué cuernos es el agua?’”.

El prólogo de Andrés Malamud

Compré Economía 3D en un kiosco de Retiro y me lo devoré en el viaje a Olavarría. Me fascinó la manera relajada de explicar cuestiones complicadas, pero lo que más disfruté fue la amplitud temática: nada de lo humano le era ajeno. Del dinero al Estado pasando por el sexo y la comida, todo lo que yo consideraba importante estaba tratado con profundidad y frescura. El libro que tenés ahora en las manos conserva ese estilo, pero con un blanco más preciso: el fracaso argentino. ¿A qué se debe y cómo podemos superarlo?

Spoiler alert: Martín culpa al Estado. En las últimas décadas, nos dice, triplicó lo que nos saca de impuestos, pero ni por asomo aumentó lo que nos brinda en servicios. Al contrario: las escuelas públicas, los hospitales y la policía se vinieron abajo. Peor aún: este Estado del hortelano no hace ni deja hacer. Es una mochila de plomo que arrastra al portador, o sea, a los ciudadanos. Ojo: cualquier parecido con el diagnóstico de los liberosaurios termina acá. Primero, porque el problema no está en el tamaño, sino en la flacidez: los países que nos gustan, como los escandinavos, tienen Estados más grandes que el nuestro, pero son atléticos en vez de anémicos. Y segundo, porque para el autor la solución no es individual, sino colectiva. “Nuestro fracaso” está en plural; nuestra solución, también.

El problema no somos los argentinos aislados. Cuando viajamos al exterior funcionamos bien; el problema es cuando convivimos. Juntos funcionamos mal. Algunos creen tener la solución: un pacto político. Escéptico, Martín alerta que ningún acuerdo sirve si no se basa en un diagnóstico acertado. Su argumento recuerda al diálogo entre Alicia y el gato de Cheshire en el país de las maravillas:

—¿Podría decirme por favor qué camino debo tomar?

—Eso depende de adónde quieras ir —respondió el Gato.

—Lo cierto es que no me importa demasiado adónde... —dijo Alicia.

—Entonces tampoco importa demasiado en qué dirección vayas —contestó el Gato.

—Siempre que llegue a alguna parte —añadió Alicia tratando de explicarse.

—Oh, te aseguro que llegarás a alguna parte —dijo el Gato— si caminas lo suficiente.

Es hora de definir adónde queremos llegar. Para ello, dice Martín, es necesario juntarse y dialogar con el que piensa diferente, aunque sea para ponernos de acuerdo sobre lo que discordamos.

Su diagnóstico es crudo: nos robaron el Estado. Su propuesta, directa: devolverle el Estado a la clase media, que incluye a los que pertenecen y a los que quieren, y deben, pertenecer. En otras palabras, poner al Estado al servicio del ascenso social.

Pero para eso hay que salir del encierro.

Los economistas comparten un privilegio con los abogados: el Estado les concede cotos de caza en el gobierno. Por ley, solo los abogados pueden integrar uno de los poderes constitucionales; por costumbre, solo los economistas conducen el Banco Central y el Ministerio de Economía. La consecuencia de cazar en el zoológico, es decir, de competir por esos cargos solo entre colegas, es que se pierde la capacidad de ver el bosque, donde vivimos los demás seres humanos. Nos gobiernan desde el zoológico y no se dan cuenta. Martín es una excepción: él logró huir. Habitó el zoológico, pero salió para contarnos y, quién sabe, para cambiarlo. En la senda de Daniel Kahneman y Richard Thaler, dos ganadores del Nobel en Economía que incomodan a los economistas, este libro no está escrito para sus colegas. Está dedicado a sus compatriotas. El objetivo no es tener razón ni ganar una discusión académica: lo que busca es entender un problema para abrir el camino a la solución.

El problema es el fracaso argentino. Este libro contiene el diagnóstico. Ahora está en tus manos; en nuestras manos. Como la solución.

ANDRÉS MALAMUD Lisboa, 20 de febrero de 2019

INTRODUCCIÓN

En 2005 el escritor David Foster Wallace fue invitado a dar el discurso para los recién graduados del Kenyon College de Ohio, en Estados Unidos. Y eligió comenzarlo así: “Hay dos peces jóvenes nadando y sucede que se cruzan con un pez más viejo que viene en sentido contrario. Este los saluda con la cabeza y dice: ‘Buenos días, chicos. ¿Cómo está el agua?’. Los dos peces nadan un poco más y, entonces, uno de ellos se vuelve hacia el otro y dice: ‘¿Qué cuernos es el agua?’”. Leé más haciendo clic aquí.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?