Cornejo se ilusiona con dar vuelta la única elección que perdió

Cornejo se ilusiona con dar vuelta la única elección que perdió

Tanto el Presidente como él fueron derrotados en la PASO del 11 de agosto, pero el gobernador cuenta con datos que indicarían un viraje a favor de ambos en la intención de voto. Su imagen supera el 60 por ciento y podría ayudar a que Mauricio Macri gane en nuestra provincia. Cuál es el panorama a sólo una semana del comicio más importante del año.

A una semana de las elecciones presidenciales, el oficialismo mendocino tiene a la mano datos para ilusionarse con dar vuelta la PASO del 11 de agosto.

Aquella vez, en la penúltima elección provincial, Cambia Mendoza perdió. La derrota en la categoría presidencial fue por algo más de tres puntos (40 a 37). O sea, menos dura que la que sufrió la fórmula Mauricio Macri-Miguel Pichetto a nivel nacional. La diferencia, en ese caso, fue de 15 puntos.

Alfredo Cornejo, como primer candidato a diputado nacional de la boleta de Macri, también fue derrotado. Pero la diferencia, en su caso, fue menor a la de la fórmula presidencial: obtuvo un punto menos (43 a 42, 12.460 votos abajo) que Marisa Uceda, la debutante primera candidata a diputada nacional del frente Todos.

Los datos nuevos indican que ese resultado podría revertirse la semana que viene. El entorno del gobernador cree que esto pasará porque los electores valorarán el "modelo Mendoza", es decir, la gestión provincial.

En los sondeos propios, Cornejo aparece con una imagen muy alta: por encima del 60 por ciento. Es el factor que vuelca con mayor claridad la balanza hacia un lado, en una provincia en la que, según dicen, ni Fernández ni Macri enamoran demasiado.

El panorama electoral es de todos modos complejo y hay algunos datos que faltan para completar el cuadro. Normalmente en Mendoza se evalúa la intención de voto en ocho departamentos, que son los que concentran el 80 por ciento del electorado. De esos ocho "grandes", hay uno que todavía no ha sido medido.

Además, los siete distritos evaluados hasta ahora revelan dos datos diferentes. Uno es que Cornejo podría aventajar a Uceda por 12 puntos. El otro dice que Macri podría ganarle a Fernández, pero por solo 3 puntos.

En ambos casos, los números cantan una victoria de Cambia Mendoza, Sin embargo, la diferencia real con Todos no se puede anticipar, ya que los estudiosos evitan hacer pronósticos sobre el corte de boleta que se va a producir.

Existe, en realidad, mucha desconfianza respecto del corte. Dicen algunos analistas que la gente "se pone inteligente" cuando responde cara a cara las preguntas de los encuestadores. Es decir, practica un corte de boleta en la ficción que después no cumple en el cuarto oscuro.

Aunque algunos puntos de corte hay al final, la mayoría termina metiendo la boleta completa a la urna, la cual, en este caso, es de apenas dos cuerpos: fórmula presidencial y diputados nacionales.

 El enigma es, entonces, si Macri arrastrará a Cornejo o Cornejo a Macri. Si se da el primer caso, el resultado sería más apretado que si se da el segundo.

Respecto de la fórmula FF, cifras y hasta proyecciones del voto de los indecisos (ascienden al 15 por ciento) sugieren a Cornejo y su equipo que habría el domingo próximo una caída en Mendoza en cuanto al volumen de votos que obtuvo en las elecciones PASO del 11 de agosto. Bastante por debajo de los 40 puntos que consiguió en esa ocasión.

A la hora de buscar alguna razón para este descenso, hay quienes hablan del rechazo a la "cristinización" de Alberto Fernández en la campaña.

Sea esto cierto o no, Macri nunca aparece en el análisis como el responsable de que aquí pueda darse vuelta la torta el 27 de octubre. En consecuencia, tampoco hay razones, al menos por ahora, para creer que el escenario electoral de Mendoza se replicará a nivel nacional.

Por el contrario, el voto en Mendoza podría ser muy diferente al de otras zonas, precisamente porque podría poner en valor al gobernador más que al candidato a la reelección presidencial con quien comparte la boleta.

Eso sí, es un hecho que, si gana en su provincia, la futura proyección nacional de Cornejo mejorará. Cualquiera sea el resultado general del domingo que viene.

La intención de lograr ese objetivo es evidente en los spots de campaña que el gobernador protagoniza. En ellos, despojados de toda referencia a Macri, se pide el voto para la "lista de Cornejo". Y el propio candidato habla de llevar al orden nacional la "austeridad" y el "orden", sus palabras preferidas a la hora de describir su forma de gobernar.

"Argentina necesita tomar el ejemplo de los buenos valores mendocinos", señala en estos mensajes de campaña un gobernador que está convencido de que a Macri le hubiera ido mejor si replicaba a tiempo su modelo de gestión en Mendoza.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?