Condenaron a Luis Lobos a cuatro años y medio de prisión

El exintendente de Guaymallén fue condenado por defraudación al Estado y administración fraudulenta. Además, el Tribunal encontró culpable a su esposa, Claudia Sgró, por ser partícipe primaria. No irán presos hasta que la sentencia quede firme. El abogado defensor sostuvo que "no creemos que un tribunal superior ratifique un fallo de esta naturaleza".

Avatar del Mariano Bustos

Mariano bustos

Sgro y Lobos, en el banquillo.

Alf Ponce / MDZ

El exintendente de Guaymallén Luis Lobos fue condenado a cuatro años y medio de prisión por los delitos de defraudación al Estado y administración fraudulenta. Así lo determinaron los jueces Ezequiel Crivelli, Marcelo Gutiérrez de Barrio y Jorge Luis Del Poppolo, quienes también condenaron a la esposa de Lobos, Claudia Sgró, a 3 años y medio como partícipe primaria del delito. Ambos con inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.

Si bien en la lectura del veredicto el Tribunal ordenó su inmediata detención, ésta no tendrá lugar hasta que la condena contra Lobos y Sgró quede firme, ya que la defensa apelará la condena. Hasta que la Suprema Corte no ratifique lo dispuesto por los jueces de primera instancia, el exintendente de Guaymallén continuará en libertad.

En este sentido el abogado de Lobos, Fernando Lúquez, insistió en que "el camino indeclinable de esta causa es la absolución". "No creemos que un tribunal superior ratifique un fallo de esta naturaleza y en el marco que se dio", manifestó, después de hablar de supuestos condicionamientos políticos.

De esta manera, se da una situación similar a la del exintendente de Santa Rosa Sergio Salgado, condenado en 2018 a cinco años de prisión por casos de corrupción, pero aún en libertad después de apelar la sentencia.

En este juicio no estuvo involucrada la suegra de Lobos, María Elena Fernández, quien por razones de salud no participó de este proceso y será enjuiciada más adelante.

La causa

Los acusados, antes de ingresar a la sala para escuchar la sentencia.

La denunciante, Laura Fara, indicó ante la justicia que ella planchaba en la casa de María Elena Fernández (suegra de Lobos). Un día Fernández le propuso cobrar una "ayuda económica" del municipio y para ello Fara tuvo que ir a la municipalidad, firmó papeles y cobró un cheque en el Banco Nación. Lo que Fara no sabía es que no existía ninguna ayuda económica, sino que la nombraron como empleada municipal pero no se lo informaron. Lo mismo hizo Fernández con el hijo de Fara, Pablo Muller. 

Ambos fueron nombrados en el municipio pero sus tarjetas de débitoquedaron en poder de Fernández. Existen registros de cómo la suegra de Lobos ingresa periódicamente al cajero automático del Banco Nación para extraer dinero de las cuentas de Fara y Muller, a los que luego les daba una pequeña parte en concepto de "ayuda económica".

Años después, la empleada doméstica Fara -según declaró- se enteró que figuraba como empleada de planta permanente y que su salario había sido cobrado periódicamente por la suegra del exintendente. Eso ocurrió en noviembre del año 2015, un mes antes de que Marcelini Iglesias asumiera como intendente.

La Fiscalía asegura que Lobos no podía estar al margen de esta maniobra, al igual que su esposa Sgró. Según el fiscal de Delitos Económicos Sebastián Capizzi, el tribunal demostró mucha valentía al condenar a Lobos y esgrimió que esto maraca un antes y un después en la lucha contra la corrupción. "El concepto de ñoqui es un delito por el que se debe sancionar al funcionario público que administra infielmente fondos del Estado como las personas que colaboran fuera de la administración pública.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?