El Gobierno por dentro

El fantasma del "premier Francos" que sobrevuela cada despacho de Casa Rosada

Guillermo Francos superó expectativas del Presidente y trabajan en dupla en cada decisión en la Casa Rosada. Javier Milei dictamina, Francos ejecuta y avanzan en su plan de Gobierno.

Pedro Paulin
Pedro Paulin lunes, 17 de junio de 2024 · 16:50 hs
El fantasma del "premier Francos" que sobrevuela cada despacho de Casa Rosada
Just call. Guillermo Francos, con Javier y Karina Milei coordinan el trabajo diario del Gobierno Foto: Noticias Argentinas

- Guillermo Francos anda por acá, recién lo vi.

- Creo que responde a Francos, debe estar por acá, déjame que averiguo que anduvo dando vueltas.

- Entiendo que depende de Francos, pero déjame que chequeo que recién me pareció verlo. 

Hay un nuevo fantasma en Casa Rosada, no es un mito, es real, es la presencia de Guillermo Francos en prácticamente cada decisión, cada duda, cada vínculo que hay en el equipo de Gobierno que encabeza Javier Milei y Karina. El jefe de Gabinete flota, aparece y desaparece, siempre con el "ok" del presidente y su hermana, se mueve de salón en salón sin prisa ni pausa. No regala minutos estériles y maneja una agenda que agota al más joven del gabinete, pero que no genera lo mismo en el más experimentado que recibió los 74 en abril. Sobrevuela un primer ministro con coordinación presidencial absolutamente aceptada.

Javier Milei ensaya y yerra sin problema, es la nueva interpretación de la política que no ve en el cambio, el retroceso, el despido o al reconocimiento público a un ministro, como hizo con Luis Caputo en el acto de Córdoba, a quien trató como un patriota y un rock star, algo que jamás se hubiera atrevido un presidente con otra percepción del poder y el liderazgo. Lo mismo sucede con Guillermo Francos, a quien el mandatario pondera públicamente y reconoce su trayectoria, por lo que el fantasma del premier recorre los despachos del poder con la contraseña correcta de cada puerta. 

Dupla. Manuel Adorni y Guillermo Francos, la confianza del presidente es total.

Fantasma y jefe de Gabinete de ministros, también estuvo durante la debate de la Ley Bases, aprobada en buena medida gracias a sus gestiones, mirándolo hasta las 3.30 de la madrugada junto a su mujer. El fantasma casi se divorcia, era su cumpleaños y años de casados, tenía que estar presente también en el Congreso y lo logró. Habló ese día con nueve gobernadores, tres decenas de legisladores y otras tantas de empresarios, periodistas y operadores. Todos coinciden en Guillermo Francos a la hora de buscar un horizonte que tenga la mirada de Javier Milei para evitar una gafe que pueda terminar con su puesto.

La relación de Guillermo Francos y Javier Milei es inmejorable, la confianza es total y la coordinación del Gabinete en manos del fantasma Francos funciona perfecto. "Está en todos lados, no sabemos cómo, pero aparece de repente y resuelve, no puede desaparecer un día", plantean los funcionarios en Casa Rosada. Se mueve como un primer ministro, dependiendo absolutamente de la toma de decisiones de Milei, quien lo apoda "El Profe" hace ya años. Se llevan casi exactamente veinte años, y se entiende de memoria, no hay rispideces ni rencores entre el fantasma y el presidente. 

Casa Rosada se encuentra en un periodo de rotación constante. Entran y salen funcionarios; la mirada de Javier Milei sobre la alternancia de los integrantes del equipo de Gobierno es absolutamente contrapuesta a la histórica. Las personas no salen despechadas ni tienen que irse eyectadas, se les reconoce el periodo de trabajo y se reemplazan, casi todos, el fantasma sólo suma dependencias, responsabilidades y resta horas de sueño. Los fantasmas no duermen, y este no es la excepción. Después de la votación de la Ley Bases, dormitó casi tres horas para iniciar otra jornada de casi veinte.

Casa Rosada. El presidente y periodistas en ronda de preguntas.

El ministerio del Interior está en la planta baja de la Casa Rosada, se atraviesan las palmeras y entre granaderos y curiosos un cartel anuncia el ministerio del Interior, ahora en manos del fantasma Guillermo Francos. Los equipos se quedaron por la ubicación y la comodidad para trabajar allí, pegado al salón de Bustos, también está la sala de audiencias que hace todo más sencillo. Arriba, despobladas, las oficinas que supo usar Nicolás Posse, pero que por ahora nadie abre. Allí, en el enorme Mint, tal como lo dicta su abreviatura, Lisandro Catalán trabaja sin mudarse tal como los equipos que se mantienen intactos geográficamente, como el fantasma. 

La política hoy es más centrípeta que nunca, todo es absorbido por los hermanos presidenciales y Guillermo Francos. El resto pregunta, y empieza a sobrevolar otro fantasma que le quita el sueño al PRO: quién va a aterrizar el año que viene en la Ciudad en nombre de Javier Milei. Parte del organigrama del premier fantasma es el armado con Karina Milei de La Libertad Avanza tanto en provincia como en Ciudad. Ahí es donde las dudas aparecen y no se van, hay quienes creen que puede ser el propio Francos, otros que ven a Patricia Bullrich en búsqueda de su primera victoria territorial contra Jorge Macri, todo es posible.

El fantasma de Casa Rosada es más que bienvenido por los empleados, que conversan sobre la amabilidad inglesa del ministro coordinador. "Entra y sale, no se queda mucho, pero está siempre", plantean distintos integrantes del staff de la casa de gobierno. Allí entonces los colaboradores se cruzan y entran y salen son distintas misiones planteadas desde lo más alto del poder hoy, la voz de Guillermo Francos empoderada por Javier Milei, a la espera de una nueva misión: la definitiva aprobación de la Ley Bases.

Archivado en