Análisis

La "Peluca" Hebe Casado y la incorrección política en el poder

La vicegobernadora comparte los modos del presidente Javier Milei y no se preocupa por el impacto institucional de sus comentarios. Se jacta de que eso la llevó al lugar que ocupa.

Mariano Bustos
Mariano Bustos lunes, 20 de mayo de 2024 · 17:16 hs
La "Peluca" Hebe Casado y la incorrección política en el poder
Foto: ALF PONCE MERCADO / MDZ

Javier Milei y Hebe Casado están cortados con la misma tijera. Ambos se resisten a aceptar la solemnidad del cargo que ostentan y se siguen mostrando políticamente incorrectos en sus declaraciones públicas. Sobre todo en el uso de las redes sociales. Lejos de medirse, ambos se jactan de romper el molde y presumen que gracias a esa característica llegaron al lugar que hoy tienen.

No es la primera vez que el presidente de la nación carga contra el socialismo y las "lágrimas de zurdo", pero en esta oportunidad hirió la sensibilidad del presidente español Pedro Sánchez por tildar de corrupta a su esposa. Lejos de arrepentirse, Javier Milei ha dedicado la mañana a reforzar su acusación en las redes sociales dejando al país al borde de una crisis diplomática. 

Por su parte, la vicegobernadora de Mendoza fue cuestionada este fin de semana por un comentario acerca del partido de fútbol que enfrentó a Independiente Rivadavia y Godoy Cruz. Al igual que el presidente, cuando le dijeron que debía cuidar las formas por ser representante de todos los mendocinos se negó a pedir disculpas y redobló la apuesta.

A Casado la acusaron de incentivar la violencia con su comentario.

Si bien los hechos son diferentes y también sus implicancias, comparten el mismo espíritu. Porque a ninguno de los dos les interesa quedar bien con todo el mundo. Se expresan sin filtros a pesar del costo político que eso puede llegar a tener. Incluso piensan que más que costo político, es todo ganancia.

Los "pelucas" están convencidos de que una gran porción de la sociedad se cansó de la corrección política de dirigentes que parecen vivir en una bola de cristal. Prefieren que los cuestionen por decir lo que piensan y no por querer quedar bien con Dios y con el Diablo. Esa decisión los encamina a incentivar el sectarismo y probablemente termine agigantando las diferencias que hace años dividen a los argentinos. 

Hebe Casado respaldó al presidente Javier Milei.

Porque la grieta ya no es más entre kirchnerismo y antikirchnerismo. La confrontación ahora es global y tiene de un lado a la justicia social con un Estado presente, mientras que por el otro cobra fuerza el liberalismo económico con el "Peluca" Milei como ícono de moda.

Archivado en