Delitos en Buenos Aires

Cárcel y deportación: Jorge Macri se endurece contra extranjeros delincuentes

Jorge Macri apuesta a endurecer la política de seguridad con Waldo Wolff para reducir el delito en un 50%. El rol de los extranjeros y reincidentes, en la mira del Gobierno. La cercanía, el objetivo.

Pedro Paulin
Pedro Paulin martes, 20 de febrero de 2024 · 07:14 hs
Cárcel y deportación: Jorge Macri se endurece contra extranjeros delincuentes
Duro. Jorge Macri busca inversión, prevención y detención. Foto: Gobierno de la Ciudad

Jorge Macri y el ministro de Seguridad, Waldo Wolff, vienen planteando desde el comienzo de su gestión dos meses y medio atrás sobre el tema inseguridad, prevención del delito y el rol de la Justicia. Los homicidios fueron cometidos en un 50% por extranjeros y la reincidencia sin detención por parte de la Justicia hace que los delincuentes esperen el juicio mientras llevan a cabo otro delito, por lo que la avanzada del Gobierno porteño será multidisciplinaria: exigirá una nueva ley para poder deportar con facilidad los extranjeros que entren a delinquir, integrar la ley de repitencia para que esperen el juicio en la cárcel y endurecer las penas. 

"Dentro de la norma, todo, afuera, aunque sea un milímetro; nada, esto va a ser así, es la única forma de que la gente de bien, que labura temprano y quiere llegar tranquila a su casa, lo pueda hacer". La frase es de Waldo Wolff, quien la repitió en privado más de una vez en las últimas semanas, durante el lanzamiento de las patrullas que recorren la Ciudad de acuerdo a un mapa calórico del delito. "De la policía quieta a la policía en movimiento, de eso se trata", dicen en el ministerio. 

Movimiento. Policía de Jorge Macri, con mapa calórico.

El rol de los extranjeros fue medular en 2023: llevaron a cabo 3.000 delitos incluido homicidio, hurto y violencia de género. Casi 4 de 10 homicidios totales fueron a manos de extranjeros también, por lo que la lupa se pone en Migraciones y la Justicia porteña, también atenta a un cambio de paradigma para el endurecimiento. Hay datos que circulan entre los despachos que muestran que habiendo sido detenidos, por no haber ley de reiterancia la justicia liberó más de la mitad de los que vuelven a delinquir, por lo que el gasto millonario en seguridad y prevención desnuda la falta de pericia del poder judicial.

Jorge Macri sabe que su proyecto político estará ligado a los resultados en las dos temáticas más conflictivas en la Ciudad: la seguridad y el espacio público, que incluye desde la limpieza a la libre circulación, algo que no se respetó durante la segunda gestión de Horacio Rodríguez Larreta. La inversión en Seguridad llegará antes de 2025 con prevención y tecnología para tener el distrito filmado y los policías equipados con los mismos elementos que Londres o Roma, de donde Macri volvió entusiasmado por el modelo de gestión. 

La relación de los porteños y la gestión se enfrió durante la campaña presidencial de Horacio Rodríguez Larreta, por lo que la recomposición de ese vínculo influye en la confianza en el Gobierno y el sentimiento de comunidad. La cercanía con los vecinos para poder prever y prevenir quedó a cargo de César Torres, secretario de Gobierno y tal vez el hombre de mayor territorialidad del Gabinete por haber militado en su niñez en el sur de la Ciudad. Tiene por objetivo volver a conectar a la policía con los vecinos, con la confianza que supo haber en otros tiempos.

Cercanía. Macri y Torres, para recomponer el vínculo con el vecino.

Waldo Wolff cree si logran las herramientas de reiterancia, expulsión de extranjero que delinque y ley de salud pública para internar compulsivamente a los adictos y personas con trastornos mentales en situación de calle o peligrosos para la sociedad, se podrá reducir en un 50% el delito, lo que pondría al municipio dentro de los más seguros del continente. El desembarco con Diego Kravetz en Seguridad cristalizó un cambio en el trabajo diario, con tolerancia cero a los piquetes y la búsqueda de ordenar el espacio público, visiblemente violentado los últimos años. 

La Legislatura porteña tendrá su capítulo aparte, ya que no se descarta la elaboración de un paquete de leyes para lograr que la guerra contra el delito sea más dura. Allí conviven los quince legisladores puros de Juntos por el Cambio, con los ocho seguidores de Martín Lousteau, liberales y el impredecible Yamil Santoro de Republicanos Unidos, quien trabaja con el ministro de Desarrollo Urbano, Roberto García Moritan. 

El poroteo será complicado, pero Jorge Macri tiene la tranquilidad de que en temas de seguridad las manos estarán levantadas para que la prevención y deportación de extranjeros que delinquen sea aprobada. "Si no quieren aprobar leyes para que los porteños estén más seguros, será un problema de ellos explicárselo a los porteño", definió en privado Macri.

Archivado en