La defensa de Ricardo Jaime pidió absolución y prescripción de la causa Tren bala

La defensa de Ricardo Jaime pidió absolución y prescripción de la causa Tren bala

Fue durante los alegatos ante el Tribunal Oral Federal 8. En la audiencia anterior la fiscalía había solicitado condena para el exfuncionario.

Lourdes Marchese

Lourdes Marchese

El juicio que se le sigue ante el Tribunal Oral Federal 8 al exsecretario de Transporte durante el kirchnerismo Ricardo Jaime está llegando a su fin. Se lo juzga por el cobro de supuestos sobornos por un millón de dólares para otorgar la licitación a una empresa para la obra del tren bala que iba a unir Buenos Aires con Rosario y Córdoba, anunciado por Néstor Kirchner en 2006, que luego avanzó durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, pero nunca se concretó.

La defensora oficial de Jaime, Verónica Blanco, pidió durante los alegatos, la prescripción de la causa y como consecuencia de ello la absolución de su defendido. 

En la audiencia anterior, el fiscal Marcelo Colombo había solicitado la pena de cuatro años y seis meses por cohecho pasivo al considerar que existió la promesa de una coima de un millón de dólares ofrecida a través de una persona interpuesta.

El exfuncionario que permanece detenido en la cárcel de Ezeiza desde 2016, en el marco de la causa por la compra de trenes chatarra a España y Portugal, es el único sentado en el banquillo de los acusados, ya que a lo largo de los años el resto de los imputados, entre ellos Manuel Vázquez o los directivos de la firma Alstom fueron sobreseídos porque fue declarada la prescripción para ellos.

La causa se inició en 2008 por la denuncia del exlegislador Mario Cafiero y el abogado Ricardo Monner Sans por el supuesto cobro de sobornos de Jaime en orden al millón de dólares por el proyecto frustrado del tren bala.

Según la investigación, la empresa favorecida era Alstom, representada por Jean-Daniel Lainé y de Thibault Peters Desteract, y si bien el proyecto nunca avanzó, quedaron las sospechas del cobro de sobornos por parte de Jaime.

Durante la instrucción se determinó que la firma consultora CAESA, que era propiedad de Manuel Vázquez, asesor y testaferro de Ricardo Jaime, pactó un contrato con Alstom por un millón de dólares. 

El primer pago sería de cien mil dólares cuando entrara en vigencia el contrato y el resto se pagaría en 30 cuotas mensuales de treinta mil dólares. El contrato era por el “asesoramiento” que iba a brindar CAESA a Alstom como camuflaje para el cobro de las coimas. 

Se espera que en la próxima audiencia del primero de septiembre el Tribunal Oral Federal 8 responda al planteo de prescripción efectuado por la defensa de Jaime y si ello no prospera , el 8 de septiembre tendrán lugar las últimas palabras del imputado que en su indagatoria negó los hechos y luego el TOF de a conocer su veredicto.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?