Cristina Fernández de Kirchner le envió un mediador al Movimiento Evita para calmar las aguas

Cristina Fernández de Kirchner le envió un mediador al Movimiento Evita para calmar las aguas

Eduardo "Wado" de Pedro volvió a actuar de bombero para contener el incendio interno provocado por su jefa política, Cristina Fernández de Kirchner, quien reclamó que los planes sociales dejen de ser manejados por las organizaciones como el Movimiento Evita. En Moreno, estuvo con Mariel Fernández.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

En medio de una tormenta de acusaciones mutuas, declaraciones y devoluciones, acusaciones y explicaciones derivadas por el mensaje de Cristina Fernández de Kirchner el lunes en Avellaneda sobre el manejo de los planes sociales, el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro visitó Moreno, cuya intendenta, Mariel Fernández, se fue más que molesta y ofendida del acto de la CTA, porque la sentaron en primera fila cuando la vice cargaba duramente contra el Movimiento Evita. 

El ministro del Interior, "Wado" de Pedro, arribó hoy a la localidad bonaerense de Moreno donde, junto a la intendenta local, Mariel Fernández, recorrió obras del Programa Municipios de Pie. En ese contexto, el titular de la cartera resaltó el permanente acompañamiento del Gobierno nacional “a todos los intendentes e intendentas que tienen la voluntad de mejorar la calidad de vida de los vecinos y vecinas”, al tiempo que resaltó la figura de Mariel Fernández al asegurar que “es una intendenta de nuestro pueblo, comprometida, apasionada y militante, con un equipo de funcionarios y funcionarias que viven para resolver los problemas de la gente”, dijo la página oficial de argentina.gov.ar en alusión de este encuentro. 

De Pedro es la cara amigable de La Cámpora y el enviado directo de la vicepresidenta en el Gobierno y ante cada una de las autoridades con las que tiene que interactuar. De buenos modales y siempre dispuesto a encontrar los puntos de contacto antes que las diferencias, el funcionario y la jefa comunal intercambiaron un largo rato poniendo claro sobre oscuro cada una de las posturas que representan. 

En las cercanías de la intendenta no dieron mayores precisiones sobre el encuentro pero funcionarios vinculados con el ministro reconocieron que su presencia tuvo como objetivo principal empezar a apaciguar las aguas que se volvieron tormentosas dentro del oficialismo. "A cada uno se le aplica la medicina necesaria. Cada uno habla con quien tiene que hablar", le dijo a MDZ un reconocido operador oficialista. 

"Ahora el problema lo tiene el presidente. Porque tarde o temprano "el Evita" también se sentará a dialogar con la jefa", siguió con su explicación este experimentado funcionario y multifacético operador. "Si es por cuestión de votos, ¿con quién crees que cerrarán los movimientos obreros, con Cristina o con Alberto?", se preguntó, irónico. "Ahora son ellos los únicos que le están dando apoyo a él, porque ni los ministros 'albertistas' ya saben cómo va a actuar luego de hablar con ellos", concluyó. 

Moreno es el único municipio que administra el Movimiento Evita. Mariel Fernández creció al amparo del trabajo de innumerables cooperativas y organizaciones que nacieron bajo el amparo de su exesposo, Esteban "El Gringo" Castro y es, para Máximo Kirchner y algunos intendentes, un verdadero "caso testigo" de cómo "con el manejo de los planes se arman un partido político y luego llegan al poder". Lo dicen como queja, no como virtud, por supuesto. 

Uno de los que apoya esta mirada es Fernando Espinoza, el intendente de La Matanza, quien mantiene una durísima disputa interna con Emilio Pérsico en su localidad. Patricia Cubría, la esposa del jefe del Evita, pretende pelearle el poder por dentro o fuera del Frente de Todos. El otro frente abierto, pero muy probablemente a través de una PASO, es en General San Martín, localidad en la que el diputado nacional Leonardo Grosso disputará contra el intendente interino Fernando Moreira, alineado con Gabriel Katopodis. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?