El dirigente radical que puede ser el árbitro en las PASO de Juntos en la provincia de Buenos Aires

El dirigente radical que puede ser el árbitro en las PASO de Juntos en la provincia de Buenos Aires

El presidente del radicalismo bonaerense, Maximiliano Abad, ha acumulado mucho poder desde su llegada a ese cargo y se perfila como una figura clave con miras a las PASO de Juntos en la provincia de Buenos Aires. Interés del larretismo por seducirlo.

Beto Valdez

Beto Valdez

A medida que va quedando en evidencia que los radicales de la provincia de Buenos Aires no tienen un candidato competitivo para competir por la gobernación, la mayoría de los referentes del PRO empiezan a mirar con interés a Maximiliano Abad, titular de la UCR bonaerense, como un armador decisivo en la PASO de Juntos por el Cambio. Sus acciones crecen dentro y fuera de su propio partido.

Además, el dirigente oriundo de Mar del Plata se anotó ayer un triunfo interno al lograr ser el anfitrión de la Convención Nacional en la ciudad de La Plata, pese al intento de Gerardo Morales, cuando el gobernador Axel Kicillof con una excusa los dejó sin las instalaciones del Teatro Argentino. Pero Abad se puso duro y consiguió el Teatro Municipal Podestá.

El jefe del radicalismo del principal distrito del país se ha consolidado políticamente luego de su triunfo en las internas partidarias. Aliados y enemigos admiten que el marplatense es una de las figuras más relevantes y con mayor poder en la provincia de Buenos Aires. “Ha acumulado más que su antecesor, Daniel Salvador, desde la vicegobernación", comentan dirigentes del PRO con admiración.

Cuentan en su haber el manejo de los dos bloques de la UCR en la Legislatura, ya que preside la bancada de Diputados, y ha comenzado a liderar a los 31 intendentes que tiene ese partido en el interior bonaerense, a excepción de Gustavo Posse de San Isidro, con quien está distanciado. Esos jefes comunales, más el peso territorial en otros distritos, tuvieron mucho que ver con el 40% que logró Facundo Manes en las PASO de Juntos contra Diego Santilli.

Sin subestimar al neurocirujano, Abad logró unificar y revitalizar la identidad y las ansias del radicalismo bonaerense por volver a estar en las mesas del poder. Sabe que el déficit partidario está en el Gran Buenos Aires, sobre todo en la Tercera Sección Electoral. Pero compensa con el peso en el resto de las secciones electorales donde la UCR logró imponerse salvo en la Segunda por la familia Passaglia de San Nicolás y en la Octava, donde pesa la estructura y el estilo peronista del intendente platense, Julio Garro.

El presidente del Comité Provincial logró que un bonaerense como Gastón Manes sea el nuevo presidente de la Convención Nacional que se reunió ayer en La Plata. Más allá del intento de impulsar a su hermano como candidato presidencial, las últimas encuestas lo muestran relegado en su intención de voto. Ese dato no lo desconocen en el PRO y consideran que Abad y su poder territorial pueden llegar a ser clave.

No son pocos los dirigentes del partido amarillo que le recomiendan a Horacio Rodríguez Larreta y a Diego Santilli que empiecen a seducir al marplatense para eventualmente enfrentar a la oferta electoral de los “halcones” que pueden representar Mauricio Macri o Patricia Bullrich. “Si Mauricio sigue con este juego, Horacio tiene que ser el candidato presidencial de los radicales y Maxi puede ser el árbitro en la provincia de Buenos Aires”, comentan los que adhieren a esa movida.  

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?