Estilo político

Kicillof repite una estrategia que ya le propinó una dura derrota

El enfrentamiento entre el Gobierno nacional y el bonaerense contra la ciudad de Buenos Aires suma una nueva batalla por las medidas sanitarias ante el inicio de clases. Alberto Fernández y Axel Kicillof repiten la estrategia de dureza que le provocó una derrota. Padres Organizados están en alerta

Horacio Alonso
Horacio Alonso sábado, 12 de febrero de 2022 · 07:00 hs
Kicillof repite una estrategia que ya le propinó una dura derrota
Foto: Archivo MDZ

A pocos días del inicio de clases, el Gobierno nacional y el de la ciudad de Buenos Aires vuelven a discrepar sobre las medidas sanitarias en los colegios.

La ministra de educación porteña, Soledad Acuña, anunció el fin de "palabras raras" en las escuelas, como protocolo o burbujas, dando por terminada las restricciones en el distrito. Esto motivó una fuerte polémica, fogoneada desde la provincia de Buenos Aires, que siempre lideró la política más dura en relación con este tema.

Alberto Fernández, Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta protagonizaron, en los últimos dos años, diversos enfrentamientos sobre la presencialidad escolar. Hasta tal punto que tuvo que intervenir la Justicia en los momentos de mayor tensión.

El resultado fue claro. Los padres de los alumnos tomaron un papel fundamental en esta puja y obligaron a que el Presidente y el gobernador bonaerense tuvieran que dar marcha atrás en muchas decisiones. Con meses de demoras, terminaron tomando las mismas medidas que ya había implementado la Capital Federal.

Incluso, muchos analistas políticos responsabilizaron a esta política restrictiva en materia educativa, contraria a la evidencia científica y a lo que sucedía en otros países, como una de las causas de la mala perfomance en las elecciones legislativas pasadas, especialmente para Kicillof.

Pese a esta experiencia, tanto la Nación como la provincia, parecen replicar la estrategia que los llevó a esa derrota.

El gobierno porteño fijó el inicio de clases para el 21 de este mes. No habrá barbijos, ni pase sanitario, ni aislamiento por contacto estrecho de una caso positivo.

Desde la gestión de Kicillof se va en dirección contraria. El ministro de Salud, Nicolás Kreplak, propuso repartir barbijos en todos los colegios y coqueteó con el pase sanitario. Algo difícil de implementar cuando no existe la obligatoriedad de vacunación, muchos padres se resisten a hacerlo y recién ahora se están aprobando de forma plena – no de emergencia – algunas vacunas.

El jueves pasado, el Gobierno Nacional, tras una reunión con el Consejo Federal de Salud y Educación, presentó el protocolo que regirá en las escuelas para el nuevo ciclo lectivo. Entre los puntos más importantes, se estableció el uso de barbijo a partir del nivel primario, un sistema de aislamiento diferenciado según el nivel de vacunación para los casos de contactos estrechos y la no concurrencia a clases de maestros y alumnos ante síntomas asociados a covid.

Anoche, el ministro de Educación bonaerense, Alberto Sileoni, confirmó que, en el inicio de clases previsto para el 2 de marzo, el distrito implementará las restricciones que establece ese protocolo.

Desde los distintos grupos de Padres Organizados, que fueron clave en la lucha contra la política que bajaba desde Nación, se preparan para una nueva batalla para la normalidad plena en los colegios.

En el colectivo de padres que representa a los alumnos bonaerense mantienen contactos permanentes para analizar paso a paso lo que se decida a nivel gubernamental.

“Hay que ver de lo que se decidió en el Consejo Federal de Educación qué es lo que se baja a la provincia. Una cosa son las declaraciones y otra lo que se pone en el papel. Las resoluciones en la provincia son siempre bastantes grises y difusas”, dijo a MDZ Joaquín Gardel, integrante de Padres Organizados de la Provincia de Buenos Aires.

“Sobre las diferencias de los protocolos de aislamiento, según la vacunación, hay consenso en toda de la red de padres, no sólo los de la provincia, que es una discriminación. Se está restringiendo el acceso a la educación a los estudiantes que no tengan una vacunación completa. En la práctica, de hecho, funciona como un pase sanitario encubierto. Está dejando  a niños fuera de la presencialidad. Los ministerios de Educación van a tener que explicar cómo, si no pudieron el año pasado dar virtualidad a muchos chicos argentinos, van a hacer para brindar educación a los chicos que tengan que estar más días aislados en su casa”, advirtió.

El tema de la obligatoriedad del barbijo es uno de los más conflictivos: “Es una discusión que está en desarrollo en todos lados. En Estados Unidos está en ebullición y va a seguir en las próximas semanas. Hay muchos estados que están eliminando la obligatoriedad. Más lento o más rápido, pero se está haciendo. En Europa se va avanzando día a día. En estos meses se va a ir en esa dirección y se van a ir acabando estas restricciones en las escuelas. Vamos a ver cuál es la actitud que adopta cada provincia, especialmente en el caso de Buenos Aires. Si hay un cambio en la velocidad de adaptación de los protocolos que en el pasado ha sido muy lento".

Según Gardel, en la práctica se ve que por esos “grises” no es lo mismo lo que dice una resolución que lo que se termina implementando en los colegios. “Las inspectoras o directoras de escuelas se toman atribuciones que muchas veces, al  interpretar las resoluciones, caen del lado que no les conviene a los niños. Siempre deciden para afectar a la educación. Cada escuela es distinta. Si tiene subsidio, si no lo tiene, si es pública o es privada. Desde ahora hasta un par de días antes del inicio de clases va a haber una serie de comunicaciones de los colegios y ahí se va a ver realmente cómo baja todo. Estaremos atentos y también veremos la posición de los padres”, señaló.

Archivado en